ANÁLISIS | Los poderosos radicales de derecha están poniendo a prueba los controles y equilibrios democráticos tanto en Israel como en EE.UU.

(CNN) — Las críticas de la Casa Blanca a Israel después de que su coalición de derecha se embarcara en un plan para atacar el Poder Judicial está generando un nuevo tipo de turbulencia en una de las amistades más antiguas de Estados Unidos.

Este lunes, el Parlamento israelí aprobó una controvertida ley que despoja a la Corte Suprema de su poder para bloquear las decisiones del Gobierno, lo que provocó protestas. La medida, distinta de las disputas sobre la construcción de asentamientos o Irán –que a menudo sacuden la alianza entre Estados Unidos e Israel–, y contra la cual la administración Biden se pronunció repetidamente, es la primera etapa de una reforma judicial más amplia impulsada por el Gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu que los críticos temen que podría darle un poder ilimitado. Muestra que Israel, al igual que Estados Unidos, está experimentando una era de políticos de derecha que buscan flexionar agresivamente el poder y poner a prueba las restricciones democráticas consagradas.

Es probable que el drama empeore aún más la relación de larga data, pero cada vez más frágil entre el presidente Joe Biden y Netanyahu. El líder estadounidense ha hecho de la salvaguardia de la democracia en EE.UU. y en el extranjero un valor central de su presidencia.

El primer ministro israelí, en comparación, está instintiva y políticamente más cerca de la ideología del expresidente Donald Trump, el antiguo y posiblemente futuro rival de Biden por la Casa Blanca, que ha sometido a las propias instituciones democráticas de Estados Unidos a su desafío más difícil en generaciones.

Israel aprueba el proyecto de ley que le quita poder al Tribunal Supremo

Pero los opositores a las reformas de Netanyahu advierten que debilitar el poder de la Corte Suprema de Israel comprometerá los controles sobre la autoridad del Gobierno más derechista en la historia del país, lo que allanaría el camino a políticas extremistas, plantearía dudas sobre la conducta justa de futuras elecciones y, en última instancia, erosionaría su democracia. Temores similares de que las barandillas democráticas se están desmoronando han dado forma a la política estadounidense desde que Trump llegó al poder, en 2016, luego usó su puesto para tratar de anular una elección que perdió, en 2020. Ahora, Trump apunta a regresar a la Casa Blanca y promete “represalias” contra las instituciones judiciales y políticas que moderaron su deseo de ejercer el poder de un hombre fuerte.

Al igual que Trump, Netanyahu insiste en que sus acciones están arraigadas en el deseo de devolver el poder a los ciudadanos, argumentando el lunes que sus esfuerzos fueron “un movimiento democrático necesario”.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, habla con Aryeh Deri, presidente del partido ultraortodoxo Shas, durante una sesión del Parlamento en Jerusalén, el 24 de julio de 2023, en medio de una ola de protestas de un mes de duración contra la reforma judicial impulsada por el Gobierno israelí. (Crédito: Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images)

Las acciones de Netanyahu conmocionan a Washington

Las reformas judiciales de Netanyahu han ampliado la división entre los republicanos que respaldan en gran medida al primer ministro israelí y la Casa Blanca dirigida por los demócratas, lo que subraya la creciente polarización política que golpea las relaciones entre Estados Unidos e Israel.

Aun así, no tiene sentido que la alianza de Estados Unidos con Israel esté bajo amenaza. Biden lo ha considerado durante mucho tiempo como inquebrantable y ha estado mucho menos interesado en presionar al Gobierno israelí sobre los esfuerzos de paz inactivos con los palestinos que sus predecesores demócratas más recientes. Existe un apoyo abrumador en el Congreso para la asistencia de seguridad de EE.UU. a Israel por valor de miles de millones de dólares al año. Si bien existe cierto debate en los círculos de política exterior sobre si Israel debería tratar de satisfacer más sus propias necesidades de defensa, esta opinión no tiene ni de lejos una masa crítica en el Capitolio.

Sin embargo, existe una profunda preocupación en la Casa Blanca sobre las implicaciones de cualquier intento exitoso de subvertir los controles y equilibrios en Israel. Esto podría conducir a políticas cada vez más extremas sobre el alcance de la construcción de asentamientos en la Ribera Occidental que contradigan los objetivos de la política exterior de EE.UU. y podrían desencadenar conflictos y desestabilizar la región, causando problemas a otros aliados de EE.UU. como Jordania.

El Parlamento de Israel inicia una gigantesca sesión de reforma judicial con Netanyahu en el hospital

Si a la coalición de derecha en Israel le resulta más fácil implementar políticas que restringen los derechos de las personas LGBTQ, los ciudadanos árabes o los israelíes seculares, podría desencadenar nuevas tensiones en las relaciones entre EE.UU. e Israel y generar una reacción política en EE.UU. a favor de Biden. Y los intereses de seguridad nacional de Washington podrían verse perjudicados por el caos en la sociedad israelí o cualquier condición que pudiera crear un incentivo político para que Netanyahu adopte políticas más agresivas en el extranjero, posiblemente sobre Irán, que podrían desencadenar crisis de política exterior.

Martin Indyk, exembajador de EE.UU. en Israel, expresó los temores de muchos partidarios de EE.UU. desde hace mucho tiempo en Israel sobre una aparente grieta en la democracia israelí.

“Es un día muy oscuro para Israel”, le dijo Indyk a Lynda Kinkade, en CNN International. “En sus 75 años de historia, no ha enfrentado este tipo de amenaza a su unidad causada por un Gobierno extremista que impulsa una agenda legislativa antidemocrática que genera una gran oposición… Es muy peligroso no solo para la cohesión interna de Israel, sino también para el mensaje que envía a sus enemigos”, dijo Indyk.

El consejo de Biden fue ignorado por Netanyahu

La administración Biden no ha ocultado su preocupación por el renovado esfuerzo de Netanyahu para impulsar reformas judiciales, preocupaciones que se agudizaron desde que el Parlamento israelí, la Knesset, carece de una Cámara Alta, un dispositivo constitucional que muchas naciones utilizan como una forma de controlar el poder de un ejecutivo radical. Biden planteó el tema en una llamada telefónica con Netanyahu, la semana pasada. Invitó al escritor de asuntos exteriores de The New York Times, Thomas Friedman, a la Oficina Oval para discutir el asunto, lo que dio lugar a una columna redactada enérgicamente. También emitió una declaración inusualmente franca, este domingo, argumentando que “dada la variedad de amenazas y desafíos que enfrenta Israel en este momento, no tiene sentido que los líderes israelíes apresuren esto; el enfoque debe estar en unir a las personas y encontrar un consenso”. La secretaria de Prensa de Biden, Karine Jean-Pierre, dijo que la votación de la Knesset del lunes fue “desafortunada” y pidió “consenso”.

Hasta el momento, no hay señales de que habrá sanciones contra el Gobierno de Netanyahu. Sin embargo, una fecha firme para una visita a la Casa Blanca del primer ministro israelí, algo que aún no ha sucedido en el mandato de Biden, puede seguir siendo difícil de alcanzar. Esta omisión es especialmente notoria desde que el líder estadounidense invitó al presidente israelí, Isaac Herzog, a la Oficina Oval, la semana pasada, en una visita que le permitió celebrar las relaciones entre Estados Unidos e Israel. Pero Biden tiene poco que ganar diplomática o políticamente con el antagonismo abierto, por muy preocupante que le resulte el comportamiento de su antiguo conocido y las fuerzas extremas de la coalición que lo mantienen en el poder.

“El presidente está tratando de navegar por una línea muy fina”, le dijo a Isa Soares, en CNN International este lunes, Aaron David Miller, un negociador de mucho tiempo para presidentes demócratas y republicanos. “A los presidentes estadounidenses no les gusta pelear y tienen brechas abiertas con los primeros ministros israelíes. Es molesto, distrae, es desordenado y políticamente problemático. [… Biden] no tiene ningún deseo, me parece, de imponer ningún costo o consecuencia no solo sobre el tema de la política interna israelí, sino sobre lo que está haciendo el Gobierno israelí”.

ANÁLISIS: ¿Por qué el auge de los partidos de ultraderecha en toda Europa? Protesta nacional en Isael en contra de las políticas de Netanyahu 4:00 Una reacción política negativa para Biden a medida que se calienta la campaña de 2024

Es una medida de la creciente politización de la relación diplomática entre los líderes israelíes y estadounidense que las críticas a Netanyahu por parte de un presidente tan proisraelí como Biden están causando una tormenta política interna.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo la semana pasada: “Sr. presidente, a nadie aquí en el Congreso parece gustarle que los políticos extranjeros intervengan en la política interna estadounidense y nos digan cómo hacer nuestro trabajo, así que trato de mantenerme al margen de la política interna de otras democracias”.

El Partido Republicano de la era Trump comparte una perspectiva temperamental e ideológica que refleja la marca de conservadurismo de hombre fuerte de Netanyahu. Y el Partido Republicano simpatiza con las políticas de línea más dura hacia los palestinos perpetradas por la coalición Netanyahu. Mientras tanto, el líder israelí a menudo parece modelar parte de su respuesta a sus propios problemas legales en el manual de estrategias a los escándalos del expresidente estadounidense propenso a los escándalos. Sin embargo, las advertencias republicanas para que Biden se mantenga al margen de la política interna israelí son irónicas, dado el uso que hace el líder israelí de su propia influencia en Estados Unidos para jugar a la política en Washington. Netanyahu fue visto con gran desconfianza en la administración de Obama por sus esfuerzos para socavar un acuerdo nuclear con Irán en el Congreso. Y Netanyahu pareció alinearse políticamente con Trump mientras estuvo en la Casa Blanca. Mientras busca otro mandato, Trump se anuncia a sí mismo como el presidente más proisraelí de la historia, destacando especialmente su traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

Israel también se ve cada vez más atraído por las elecciones presidenciales de EE.UU., ya que el apoyo al tipo de políticas internas y externas que persigue el Partido Likud, de Netanyahu, y su coalición profundamente conservadora se alinea con las opiniones de muchos cristianos evangélicos y algunos de los principales donantes que son importantes en las elecciones primarias del Partido Republicano. El exvicepresidente Mike Pence se apresuró a ponerse del lado de Netanyahu, este lunes, y dijo en el programa de radio de Hugh Hewitt que los demócratas deberían dejar de “tratar de microgestionar lo que está sucediendo en la política interna de Israel”, y agregó que “debemos dejar que Israel sea Israel”. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, otro republicano que busca los votos de los votantes evangélicos, también arremetió contra el presidente la semana pasada y dijo: “Biden necesita enfrentarse” y “dejar que Israel se gobierne solo”.

La continua acritud política en Israel también somete a Biden a irritantes políticos de la izquierda de su propio partido. A principios de este mes, la presidenta del Grupo de Legisladores Progresistas del Congreso, Pramila Jayapal, demócrata del estado de Washington, criticó a Israel como un “estado racista”. Más tarde, se disculpó por el comentario hecho a los manifestantes propalestinos y dijo que no creía que Israel como nación fuera racista, pero que el Gobierno de Netanyahu había promovido políticas racistas.

Al igual que todo el tema de la reforma judicial israelí, la disputa sobre Jayapal creó un dolor de cabeza para la Casa Blanca que preferiría evitar cuando Biden se embarca en una candidatura a la reelección.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.