Funcionarios y legisladores de EE.UU. piden más transparencia gubernamental sobre los ovnis

(CNN) — Tres veteranos militares retirados testificarán este miércoles en una audiencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos sobre “fenómenos anómalos no identificados” -conocidos como FANI y más comúnmente llamados ovnis- y advertirán que los avistamientos constituyen un problema de seguridad nacional y que el gobierno ha mantenido un secretismo excesivo al respecto.

Una subcomisión de supervisión de la Cámara de Representantes convocó a la audiencia del miércoles sobre los ovnis, ya que los legisladores que impulsaron la audiencia están pidiendo que el gobierno sea más comunicativo sobre los fenómenos anómalos no identificados.

“Si los ovnis son drones extranjeros, se trata de un problema urgente de seguridad nacional. Si se trata de otra cosa, es un problema para la ciencia. En cualquier caso, los objetos no identificados son una preocupación para la seguridad de vuelo”, dijo Ryan Graves, expiloto de la Marina que ahora dirige Americans for Safe Aerospace, un grupo que fundó para animar a los pilotos a informar sobre incidentes de FANI.

El gobierno califica como FANI los avistamientos sin explicación y ha publicado informes sobre los casos en los últimos años. Algunos de ellos aún no se han explicado, mientras que otros se han atribuido a “globos o globos-entidades”, así como a drones, aves, fenómenos meteorológicos o desechos aéreos como bolsas de plástico.

EE.UU. rastrea ahora más de 800 posibles casos de ovnis, según un funcionario del Pentágono

Graves y David Fravor, un comandante retirado de la Marina estadounidense, testificaron sobre sus propios avistamientos de FANI mientras prestaban servicio militar. David Grusch, exoficial de inteligencia de las Fuerzas Aéreas, denunció que el gobierno ha encubierto sus investigaciones sobre los avistamientos de objetos no identificados y dijo que comunicó la información al inspector general de la comunidad de inteligencia.

La audiencia es la más reciente iniciativa de legisladores, funcionarios de los servicios de inteligencia y militares que trabajan en fenómenos aéreos inexplicables para investigar el asunto en una plataforma nacional.

“Se trata de una cuestión de transparencia gubernamental”, declaró Tim Burchett, representante republicano de Tennessee que impulsó la celebración de la audiencia. “No vamos a traer hombrecillos verdes ni platillos voladores a la audiencia… Solo vamos a llegar a los hechos. Vamos a descubrir el encubrimiento, y espero que esto sea solo el comienzo de muchas más audiencias”.

Ningún funcionario del gobierno testificó en la comparecencia del miércoles. En abril, Sean Kirkpatrick, director de la Oficina de Resolución de Anomalías del Pentágono, creada por el Congreso para centrarse en los FANI, declaró ante una subcomisión del Senado que el gobierno estadounidense estaba rastreando 650 casos potenciales de fenómenos aéreos no identificados, reproduciendo videos de dos de los episodios. Kirkpatrick subrayó que no había pruebas de vida extraterrestre y que su oficina no había encontrado “ninguna prueba creíble” de objetos que desafíen las leyes conocidas de la física.

Los legisladores han presionado al Departamento de Defensa sobre los avistamientos, que califican como amenazas potenciales para la seguridad nacional.

“Los FANI, sean lo que sean, pueden suponer una grave amenaza para nuestro ejército y nuestras aeronaves civiles, y eso debe entenderse”, dijo el representante demócrata de California Robert Garcia. “Deberíamos fomentar que se informe más, no menos, sobre los FANI. Cuanto más comprendamos, más seguros estaremos”.

Tanto Garcia como el representante Jared Moskowitz, demócrata de Florida, dijeron que es importante que el Congreso trabaje en este asunto de forma bipartidista para presionar en favor de una mayor transparencia gubernamental.

“Muchos estadounidenses están profundamente interesados en este tema, y no debería hacer falta el potencial de origen no humano para unirnos”, afirmó Moskowitz.

Graves señaló que sigue existiendo un estigma tanto para los pilotos comerciales como para los militares a la hora de informar sobre incidentes FANI.

“Ahora mismo necesitamos un sistema en el que los pilotos puedan informar sin miedo a perder su trabajo”, dijo Graves. “Existe el temor de que el estigma relacionado con este tema provoque repercusiones profesionales, ya sea a través de la dirección o de su revisión física anual”.

El año pasado, la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes celebró la primera audiencia en el Congreso sobre los FANI en décadas, y el testimonio de Kirkpatrick fue la primera comparecencia en el Senado sobre este asunto en tiempos recientes.

De los 650 casos que el gobierno está rastreando, Kirkpatrick dijo: “Hemos priorizado alrededor de la mitad de ellos por ser de valor anómalo interesante, y ahora tenemos que ver a través de ellos y decir: ‘¿De cuántos de ellos tengo datos reales?'”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.