¿Cómo ha sido el gobierno de Dina Boluarte en Perú?

(CNN Español) — Perú ha tenido seis presidentes en los últimos 6 años. Dina Boluarte es la sexta y también la primera mujer en el máximo cargo del país.

Un país que lleva años sumido en una crisis política cuyo capítulo final aún no se escribe. Este 28 de julio, Perú celebra 202 años de independencia y, como parte de la tradición, el presidente en funciones acude al Congreso a dar un mensaje. Esta vez le tocará a Boluarte y ocurrirá en medio de nuevas protestas contra su Gobierno.

¿Cómo llegó Boluarte a la presidencia?

Dina Ercilia Boluarte Zegarra fue la vicepresidenta del entonces Pedro Castillo, quien salió del puesto luego de que el Congreso declarara la vacancia de la Presidencia de la República.

El 7 de diciembre, Castillo debía asistir a la sede del Poder Legislativo que promovía una vacancia en su contra por acusaciones de incapacidad moral, tras denuncias de corrupción en su Gobierno. El mandatario debía responder a estas acusaciones pero, en vez de ello, a través de un mensaje a la nación desde el Palacio de Gobierno anunció la disolución del Parlamento, la intervención del Poder Judicial, del Ministerio Público y, además, dijo que gobernaría por decreto. Todo ello, de forma inconstitucional.

Análisis: Perú no logra alcanzar la paz desde el arribo de Boluarte

Dos horas después del mensaje, el Congreso lo destituyó, Castillo fue detenido y puesto en prisión preventiva por el presunto delito de rebelión, algo que él y su defensa rechazan. A las 3 pm y de acuerdo con el orden de sucesión constitucional, Dina Boluarte juramentó como nueva presidenta.

Meses de protestas y muertes

La salida de Castillo no resolvió la crisis política y las manifestaciones contra el Gobierno de Boluarte se iniciaron. Los reclamos incluían el convocar a elecciones y el cierre del Congreso, demandas que aún se mantienen.

Según la Defensoría del Pueblo, entre diciembre de 2022 y febrero de este año 66 personas murieron y miles resultaron heridas tras enfrentamientos entre la Policía y las Fuerzas Armadas con los manifestantes. Algunas de esas muertes ocurrieron durante bloqueos de carreteras.

Opositores al gobierno de la presidenta de Perú Dina Boluarte chocan con la policía durante una manifestación nacional en Lima, el 19 de julio de 2023. Crédito: ERNESTO BENAVIDES/AFP vía Getty Images.

La presidenta dijo que “había dado las indicaciones a la Policía de no usar ninguna arma letal, ni siquiera perdigones de goma” y pidió perdón por los fallecidos.

La Fiscalía abrió una investigación a Boluarte y otros funcionarios por las muertes. Por otro lado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Amnistía Internacional reportaron violaciones a los derechos humanos por parte del Estado.

Para Omar Awapara, director de Ciencias Políticas de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), la legitimidad del gobierno de Boluarte empezó golpeada y el Ejecutivo no supo construirla posteriormente. Uno de los factores, según el especialista, fue “la falta de responsabilidad política por lo que fueron estos dramáticos sucesos que tuvimos en el Perú (…) como resultado de la violencia que se vivió esos días y que ha carecido de una responsabilidad política”.

Familiares y amigos de Rosalino Flórez marchan con su ataúd a su llegada desde Lima, antes de su funeral en Cusco, Perú, el 23 de marzo de 2023. Fue una de las víctimas durante las protestas a nivel nacional que sacudieron a Perú pidiendo la renuncia de la presidenta Dina Boluarte y el cierre del Congreso, tras la destitución del entonces presidente Pedro Castillo Crédito: IVAN FLORES/AFP vía Getty Images.

El Gobierno, agrega Awapara, “simplemente ha decidido mirar para otro lado e insisten en no entender, en tratar de pasar una página que la mayoría de la población no está lista para pasar”.

Sin adelanto de elecciones

Algunos de los manifestantes atentaron contra la propiedad pública y privada. Mientras Boluarte se refería a ellos como “un grupo de radicales que tiene agenda política propia” y se preguntaba “¿qué se resuelve con mi renuncia?”, el Ejecutivo presentó dos propuestas de adelanto de elecciones al Congreso, pero estas y otras posteriormente ingresadas por parlamentarios no alcanzaron los votos suficientes para ser aprobadas.

Además, la desaprobación del Congreso de Perú supera a la de la presidenta y alcanza, según la última encuesta de Ipsos, el 85.

A casi ocho meses de iniciada la gestión de la primera mujer presidenta del Perú, su desaprobación alcanza el 79%. Es la más alta de su mandato y también, el nivel más elevado de desaprobación de la historia desde que se tiene registro, según Ipsos.

Para Omar Awapara, entre el Ejecutivo y el Legislativo existe un “matrimonio por convivencia”. “Dina Boluarte quiere quedarse hasta el 2026, el Congreso quiere quedarse hasta el 2026 (…), ambos comparten la intención de estirar su permanencia en el poder lo más que puedan y en ese sentido es funcional para ambos esa relación”.

Nuevas protestas

El 19 de julio se reiniciaron las protestas contra el Gobierno de Boluarte. “Que se vaya la presidenta y el Congreso para que haya elecciones, más que nada por lo que ha hecho Dina es indigno, que hayan muerto más de 60 compatriotas y no haya pasado nada”, le dijo a CNN un joven que marchaba ese día.

Tensión entre policías y manifestantes en la tercera “toma de Lima” que pide la renuncia de Boluarte y el cierre del Congreso

Según cifras oficiales, participaron 21.000 personas en todo el país. Para Awapara, las movilizaciones no tienen suficiente fuerza “como para poner en jaque al Gobierno”. Aun así advierte que el Ejecutivo no debe confiarse: “Creo que eso es peligroso también, subestimar la capacidad de movilización y hartazgo de la ciudadanía”.

La presidenta peruana Dina Boluarte, acompañada de su equipo ministerial, habla durante una conferencia de prensa el 3 de mayo de 2023. Crédito: CRIS BOURONCLE/AFP vía Getty Images.

Alfredo Torres, presidente de Ipsos, se pregunta en una columna publicada en Perú 21, en referencia a la cantidad de personas que marcharon el 19 de julio y al 78% de los consultados que solicita un adelanto de elecciones. “¿Qué explica esa contradicción entre una demanda que goza de un apoyo tan amplio y un resultado tan magro en materia de participación ciudadana?”.

Según Torres, una explicación a esa pregunta podría estar en la “‘plataforma de lucha’ de los organizadores. Los grupos más vociferantes que convocaban a la marcha tenían reclamos maximalistas como la reposición de Pedro Castillo en el poder”.

¿Oxígeno para el gobierno de Boluarte? Para Omar Awapara, en el corto plazo, un cambio en su gabinete podría ser la respuesta. En el mediano plazo, las reformas y el crecimiento económico serían fundamentales para una economía golpeada, cuyo producto interno bruto descendió, según cifras oficiales, casi medio punto porcentual durante el primer trimestre del año con respecto a 2022.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.