Concentración en Torrent contra el “insultante” veto del PP y Vox a un fundador de Al Tall y por una “derecha civilizada”

Fue un acto de protesta contra la decisión “vergonzosa” e “insultante” del nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Torrent, formado por el PP y Vox, de retirar el nombre de Vicent Torrent, fundador del grupo musical en valenciano Al Tall, del auditorio municipal. Y fue también un acto de desagravio y de reivindicación política, celebrado este miércoles, frente al recinto. El propio afectado, el músico de 78 años nacido en Torrent, tomó la palabra, recordó que se ha de gobernar para todos y lanzó una recomendación, proveniente del que es “hijo de gente de derechas” y dirigida “en especial a la derecha que no padece fanatismo”: “Que se construya una derecha civilizada que estime su tierra, su cultura, su lengua”.

Los centenares de personas concentradas prorrumpieron en aplausos en torno a la pancarta T’estimem, Vicent! A un home que ve del poble, ningún fa baixar la veu. Torrent tiró también de ironía, apuntó que nunca podrán quitar su apellido del auditorio, dio las gracias por las innumerables muestras de apoyo y adhesión e incidió en que, si antes unos pocos sabían que el auditorio llevaba su nombre, ahora, tras la decisión municipal, “lo saben miles más”. La concentración fue convocada por Acció Cultural del País Valencià (ACPV) y el Col·lectiu Ovidi Montllor, y se sumaron a ella Escola Valenciana, Plataforma per la Llengua y Societat Coral El Micalet, y el grupo municipal de Compromís-Podem-Esquerra Unida, además de representantes del PSPV-PSOE, entre otras entidades y colectivos cívicos y políticos de izquierdas y nacionalistas.

El anterior Gobierno del Ayuntamiento, presidido por el PSPV-PSOE, con el apoyo de Compromís, añadió en 2016 el nombre del músico al del Auditori de Torrent, a petición de la coalición, como un reconocimiento a su aportación como musicólogo y cantante y a su labor en la recuperación del valenciano y la música tradicional valenciana.

El acto fue presentado por Toni Gisbert, coordinador de ACPV, y Pau Alabajos, secretario del Col·lectiu Ovidi Montllor, quienes lamentaron que la decisión de nuevo gobierno local “ha indignado al mundo de la cultura de Torrent, en particular, y del País Valenciano en general” y evidencia además “el carácter radical, extremista y contrario al diálogo, el consenso y la cultura valenciana” del nuevo gobierno valenciano, según recoge Europa Press. Componentes de Al Tall como Miquel Gil, Maribel Crespo, Jordi Reig y Ximo Caffarena, también participaron e intervinieron en el acto.

El músico “lleva el apellido del pueblo que lo vio nacer y en atención al hecho de que es “conocido y reconocido hijo de la ciudad” y en reconocimiento de su trabajo de recuperación, modernización, divulgación y dignificación de la música popular valenciana, la anterior corporación municipal decidió poner su nombre al Auditorio, según defendieron los convocantes de la protesta,.

Exigieron, además, una rectificación de esta “censura” y piden que el auditorio conserve el nombre de un “hijo ilustre” del pueblo, artista reconocido y conocido que proyecta la ciudad al resto de la Comunidad Valenciana y del mundo. Y advierten: “el radicalismo contra la cultura es mal camino”.

También participaron miembros de Compromís como Joan Baldoví y Mónica Álvaro, entre otros políticos, que portaban una pancarta en la que se podía leer “Ni un pas enrere” (Ni un paso atrás).

La alcaldesa de Torrent, Amparo Folgado (PP), se pronunció ayer sobre la concentración y también con ironía, se congratuló de que “por fin” el músico Vicent Torrent acuda a visitar la sala que ha llevado su nombre, “que solo respondía a las exigencias que tuvo que cumplir el PSOE para acceder a la alcaldía en 2015″. El equipo consistorial considera que Torrent es un “representante del catalanismo” y justificó su decisión de retirar su nombre para evitar un “agravio comparativo” con otros creadores de la población.

El Consell Valencià de Cultura (CVC), del que el músico es miembro a propuesta de Compromís, acordó este lunes una declaración conjunta en la que lamentaba los hechos y alertaba de que este tipo de decisiones “nos alejan del objetivo común de construcción de una sociedad y de una cultura valenciana donde tienen cabida todas las ciudadanas y todos los ciudadanos”. Cinco miembros del CVC, designados a propuesta de la derecha, se ausentaron de la votación al rechazar que el órgano consultivo en materia cultural de la Generalitat se pronunciase sobre una decisión municipal.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.