Este julio será, con diferencia, el mes más cálido registrado en el planeta y el más caluroso de los últimos 120.000 años, según los científicos

(CNN) — A medida que vastas franjas de tres continentes se calcinan bajo temperaturas abrasadoras y los océanos se calientan a niveles sin precedentes, los científicos de dos autoridades climáticas mundiales informan antes de que termine julio que este mes será el más caluroso del planeta registrado hasta ahora.

El calor de julio ha sido ya tan extremo que es “prácticamente seguro” que este mes batirá récords “por un margen significativo”, según afirman el Servicio de Cambio Climático Copérnico de la Unión Europea y la Organización Meteorológica Mundial en un informe publicado este jueves.

Acabamos de vivir el período de tres semanas más caluroso del que se tiene constancia, y casi con toda seguridad en más de cien mil años.

Normalmente, estos récords, que registran la temperatura media del aire en todo el mundo, se superan por centésimas de grado. Pero la temperatura de los primeros 23 días de julio promedió 16,95 grados Celsius (62,51 Fahrenheit), muy por encima del récord anterior de 16,63 grados Celsius (61,93 Fahrenheit) establecido en julio de 2019, según el informe.

Más del 40 % de los estadounidenses están en riesgo de calor extremo. Estas son las ciudades amenazadas por las altas temperaturas

Los datos utilizados para rastrear estos registros se remontan a 1940, pero muchos científicos —incluidos los de Copernicus— dicen que es casi seguro que estas temperaturas sean las más cálidas que el planeta ha visto en 120.000 años, dado lo que sabemos de milenios de datos climáticos extraídos de anillos de árboles, arrecifes de coral y núcleos de sedimentos marinos profundos.

“Son las temperaturas más cálidas de la historia de la humanidad”, afirma Samantha Burgess, subdirectora de Copernicus.

Todo apunta a un verano abrasador en el hemisferio norte, potencialmente sin precedentes. Carlo Buontempo, director de Copernicus, afirma que “las probabilidades de que se produzca un verano récord son muy altas”, aunque advierte que es demasiado pronto para afirmarlo con seguridad.

El coste humano del calor es desolador. Las temperaturas han superado los 50 grados centígrados (120 grados Fahrenheit) en algunas zonas de EE.UU., lo que ha provocado un aumento de las muertes relacionadas con el calor y quemaduras mortales por caídas al suelo abrasador.

Pantalla digital de una lectura de calor no oficial en el Centro de Visitantes de Furnace Creek durante una ola de calor en el Parque Nacional del Valle de la Muerte, California, el 16 de julio.

En el Mediterráneo, más de 40 personas murieron a causa de los incendios forestales que azotan la región, alimentados por las altas temperaturas. En Asia, las prolongadas e intensas olas de calor se cobran vidas y amenazan la seguridad alimentaria.

Según Burgess, el cambio climático provocado por el hombre es el principal impulsor de este calor extraordinario. “La temperatura global del aire es directamente proporcional a la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera”.

Según un estudio reciente, el cambio climático ha desempeñado un papel “absolutamente abrumador” en las olas de calor de este verano en Estados Unidos, China y el sur de Europa.

La llegada de El Niño, una fluctuación climática natural con un impacto en el calentamiento, no ha tenido un gran impacto en las temperaturas, ya que todavía está en su fase de desarrollo, dijo Burgess, pero jugará un papel mucho más importante el próximo año, añadió, y es probable que haga subir aún más las temperaturas.

La noticia de que julio será el mes más caluroso se produce en medio de una serie de récords alarmantes que ya se han batido —y vuelto a batir— este verano boreal.

Según Copernicus, el pasado mes de junio fue el más caluroso jamás registrado, con un “margen considerable”.

En julio, el mundo vivió su día más caluroso jamás registrado. El 6 de este mes, la temperatura media mundial se elevó a 17,08 grados centígrados (62,74 Fahrenheit), según los datos de Copernicus, superando el récord anterior de 16,8 grados centígrados (62,24 Fahrenheit) establecido en agosto de 2016.

Todos los días desde el 3 de julio han sido más calurosos que el récord de 2016.

“Llevamos siete meses de 2023 y casi todos los meses de este año han estado entre los cinco más calurosos jamás registrados”, dijo Burgess, añadiendo que si las tendencias continúan en otoño e invierno (del hemisferio norte), es probable que 2023 se encuentre entre los años más cálidos jamás registrados.

Las olas de calor en EE.UU. y Europa habrían sido “prácticamente imposibles” sin el cambio climático, según un nuevo informe

El calor oceánico también alcanzó niveles récord. A mediados de mayo, las temperaturas de la superficie oceánica mundial alcanzaron “niveles sin precedentes” para la época del año.

“Lo que estamos viendo ahora, no lo habíamos visto antes”, dijo Burgess.

Un camión de bomberos avanza por una carretera mientras un incendio forestal arrasa cerca de la ciudad de Melloula, en el noroeste de Túnez, el 24 de julio.

Kim Cobb, climatólogo de la Universidad de Brown que no participó en el informe, calificó el nuevo récord de temperatura de julio de “impresionante”, pero advirtió de que volverá a batirse.

“Da miedo recordar que dentro de otra década, éste será visto como un año relativamente fresco, con toda probabilidad”, dijo, y añadió: “Si a la gente no le gusta lo que está viendo este verano, se llevará un buen susto con los mayores niveles de calentamiento a los que nos dirigimos”.

Petteri Taalas, secretario general de la OMM, dijo que el tiempo extremo de julio revela “la cruda realidad del cambio climático”.

“La necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es más urgente que nunca”, afirmó en un comunicado. “La acción por el clima no es un lujo, sino una obligación”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.