La economía española modera el crecimiento tras avanzar un 0,4% en el segundo trimestre

En plena ralentización europea, la economía española aguanta con robustez, apoyada en un mercado laboral que crece con fuerza pese a las subidas de tipos y por más que la inflación haya erosionado las finanzas de los hogares; aupada por la fortaleza de servicios como la hostelería, las actividades profesionales y las comunicaciones, e impulsada por la inversión en construcción y, sobre todo, una vigorosa recuperación del consumo de los hogares tras dos trimestres previos de contracción. En esas circunstancias, el producto interior bruto crece un 0,4% trimestral, según el avance que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística este viernes. Aunque se desacelera respecto al 0,6% registrado en el trimestre anterior y que ahora se revisa al 0,5%, la resistencia de la actividad sorprende en un contexto de intensas subidas de tipos y con una inflación subyacente todavía elevada. En términos anuales la desaceleración se visualiza de forma mucho más evidente: ahora solo se avanza un 1,8% interanual frente al 4,2% que se registró en el trimestre precedente y que en parte era todavía fruto del fortísimo rebote tras la covid.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.