Una ciudad japonesa se disculpa tras aconsejar a las embarazadas que cocinen, limpien y den masajes a sus maridos

(CNN) — No hay nada que le guste más a una madre primeriza que que le digan cómo complacer a su marido, ¿verdad?

Esta semana, una ciudad japonesa aprendió por las malas lo equivocada que estaba tras desatar la indignación nacional por unos folletos que intentaban precisamente eso.

La ciudad de Onomichi, en la prefectura japonesa de Hiroshima, realizó una encuesta pública en 2017 que se utilizó para crear folletos para mujeres embarazadas que luego se distribuyeron a los residentes locales, según el sitio web del gobierno de la ciudad.

“Existen diferencias en la forma de sentir y pensar de hombres y mujeres”, rezaba uno de los folletos. “Una de las razones es la diferencia estructural en los cerebros de hombres y mujeres. Se sabe que los hombres actúan basándose en teorías, mientras que las mujeres actúan basándose en emociones”.

“Lo importante es entender las diferencias de cada uno y repartir bien los papeles”, añadía, antes de afirmar que a los maridos y a los nuevos padres les gusta que les agradezcan que realicen tareas básicas como fregar los platos, cambiar pañales y coger a su hijo en brazos.

Es posible que las esposas irriten a sus maridos si están “ocupadas cuidando del bebé y no hacen las tareas domésticas”, decía el folleto, que aconsejaba a las mujeres no “frustrarse sin motivo”.

Concluía que hay muchas cosas que las madres que parieron recientemente pueden hacer para complacer a sus maridos, como darles masajes, prepararles la comida todos los días, ocuparse del cuidado de los niños y de las tareas domésticas, saludarles con un “bienvenido a casa” y tener siempre “una sonrisa en la cara”.

Esta semana, medios de comunicación locales llamaron la atención sobre los folletos y las redes sociales estallaron rápidamente en ira e incredulidad.

“Ya es bastante malo que las autoridades locales transmitan la idea de que el cuidado de los hijos es tarea de la madre y que la asistencia de un padre, como un tercero, ayudará a la madre”, escribió una persona en Twitter, recientemente rebautizado como X. “Me gustaría que las autoridades locales concienciaran de que los padres también son actores principales en el cuidado de los hijos”.

“El estrés es un enemigo durante el embarazo, así que ¿por qué exactamente atacan solo a las mujeres?”, escribió otra persona, señalando que el parto se cobra un alto precio en el cuerpo de las mujeres. “Una carta de una madre experimentada a un padre primerizo probablemente sería cien millones de veces más útil”.

“Esto es lo que piensan realmente los hombres”

El alcalde de la ciudad, Yukihiro Hiratani, publicó el martes una disculpa en el sitio web del gobierno local, afirmando que los folletos “no estaban en consonancia con los sentimientos de las mujeres embarazadas, las madres en edad fértil y otras personas implicadas en la crianza de los hijos, y causaron sentimientos desagradables a muchas personas”.

Añadió que el gobierno había dejado de distribuir los folletos porque “contienen expresiones que promueven actitudes y prácticas que estereotipan los roles de género”.

Algunos usuarios de Internet han señalado que, por muy asombrosamente misóginos que sean los folletos, representan la realidad de las anticuadas normas de género de Japón y la desigual carga que soportan las mujeres, una de las razones que se han citado para explicar el continuo descenso de la natalidad en el país.

Los folletos, y la encuesta pública en la que se basó, “significan que esto es lo que piensan realmente los hombres”, escribió una persona en X. “La mayoría de los hombres piensan que el cuidado de los hijos es cosa de otros, que las mujeres deben hacer las tareas domésticas, no descuidar el cuidado de sus maridos, no molestar a sus maridos… Mejor no te cases”.

Japón, una sociedad mayoritariamente patriarcal

Japón sigue siendo una sociedad mayoritariamente patriarcal y conservadora que ocupó el puesto 125 de 146 países en el último Índice Global de Brecha de Género del Foro Económico Mundial.

La igualdad de género en la política japonesa es “una de las más bajas del mundo”, ya que las mujeres solo ocupan el 10% de los escaños parlamentarios, según el informe. Y aunque el número de mujeres en el mercado laboral ha aumentado en los últimos años, solo ocupan el 12,9% de los puestos directivos, frente al 41% en Estados Unidos y el 43% en Suecia, según el informe.

Mientras tanto, cuestiones estructurales siguen impidiendo a muchos trabajadores y trabajadoras compaginar su carrera profesional con la vida familiar, y las madres suelen sacrificar sus trabajos para cuidar de los hijos.

Según los expertos, incluso quienes vuelven a trabajar pueden tener que hacer frente a salarios más bajos o quedarse estancadas en la escala profesional. Las autoridades han intentado presionar a los padres para que desempeñen un papel más activo en el cuidado de los hijos, pero los expertos afirman que muchos hombres tienen demasiado miedo a coger el permiso de paternidad por las posibles repercusiones de los empresarios.

Todo ello ha contribuido al descenso de la natalidad en el país, donde las autoridades no han conseguido hasta ahora animar a las parejas jóvenes a tener más hijos, a pesar de haber puesto en marcha a lo largo de los años una serie de iniciativas encaminadas a impulsar la natalidad, como la ampliación de los servicios de guardería y la oferta de pagos en metálico por nacimiento en algunas ciudades.

El problema es tan grave que el primer ministro Fumio Kishida advirtió este año que Japón está “al borde de no poder mantener las funciones sociales.” En 2022, Japón registró menos de 800.000 nacimientos por primera vez desde que comenzaron los registros en 1899.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.