ANÁLISIS | Por qué la última acusación contra Trump resonará durante años

(CNN) — ” Estados Unidos de América contra Donald J. Trump” se convirtió instantáneamente en uno de los documentos más consecuentes de la historia estadounidense.

La acusación de 45 páginas de este martes llevó al país a un lugar sin precedentes, profundo e incluso trágico.

Por primera vez, Estados Unidos se dispone a llevar a juicio a un expresidente por intentar destruir su sistema democrático porque, como dice la acusación, “estaba decidido a permanecer en el poder” a pesar de haber perdido unas elecciones. Y no se trata de un expresidente cualquiera: Trump es el favorito para la nominación del Partido Republicano, a quien las encuestas sitúan muy cerca del presidente Joe Biden en una hipotética revancha.

La acusación detalla un presunto complot claro y escalofriante para subvertir la voluntad de los votantes en 2020 y cortar la cadena de transferencias voluntarias de poder entre presidentes inaugurada por George Washington dejando a su nación “comandar su propia fortuna” cuando declinó un nuevo mandato en 1796.

¿Quiénes son los supuestos cómplices de Trump que aparecen la acusación sobre las elecciones de 2020?

Los cargos del fiscal especial Jack Smith son más significativos que los de dos acusaciones anteriores contra Trump en casos separados porque esta acusación de un jurado de acusación de Washington golpea el núcleo de los valores fundacionales de Estados Unidos y los fundamentos constitucionales de la república. Trump se ha declarado inocente en los otros dos casos —el primero en Manhattan por cargos de fraude empresarial relacionados con un pago de dinero por silencio y el segundo por presunto manejo indebido de documentos clasificados— y niega haber cometido irregularidades tras las elecciones de 2020.

Momentos después de hacerse pública la acusación, las amargas recriminaciones de sus partidarios y las denuncias de persecución partidista mostraron cómo profundizará un distanciamiento político nacional ya torturado.

Trump reaccionó recurriendo al mismo lenguaje incendiario y a la misma retórica antidemocrática que se detalla en la acusación y que llevó al país al borde de un golpe de Estado tras las últimas elecciones presidenciales.

Su campaña emitió un comunicado en el que afirmaba que la acusación de Smith era un ejemplo de “injerencia electoral”, echando en cara la transgresión más amplia de la que se le acusaba al Departamento de Justicia del Gobierno de Biden, que había recurrido al fiscal especial independiente para investigar el asunto.

Y la declaración de campaña utilizó la analogía histórica más incitante posible para condenar el nuevo caso contra el ex comandante en jefe. “La anarquía de estas persecuciones contra el presidente Trump y sus partidarios recuerda a la Alemania nazi de los años 30 y a otros regímenes autoritarios y dictatoriales”, decía.

Los partidarios republicanos de Trump en el Congreso ignoraron las pruebas de Smith, tachando la acusación de intento de distraer de las cuestiones que han planteado sobre las actividades empresariales del hijo del actual presidente, Hunter. Sin embargo, el Partido Republicano todavía no ha aportado ninguna prueba de que Joe Biden fuera cómplice de ningún plan de soborno, y él ha negado cualquier delito.

El infierno político provocado por la acusación suscitará dudas sobre si semejante calvario es realmente de interés nacional. Sin embargo, no enjuiciar un intento de subvertir la voluntad de los votantes no sólo habría creado un precedente político corrosivo, sino que también habría puesto en entredicho el futuro de la propia democracia estadounidense.

En una breve declaración de prensa este martes, Smith rindió homenaje a los policías que defendieron el Capitolio de EE. UU. de los insurrectos de Trump el 6 de enero de 2021. “No solo defendieron el edificio o a las personas que se refugiaban en él. … Defendieron las propias instituciones y principios que definen a Estados Unidos”.

En cierto modo, su acusación hizo lo mismo.

El intento más serio de pedir cuentas a Trump por sus acciones tras las elecciones de 2020

Este es solo el último esfuerzo del Gobierno estadounidense para rendir cuentas por las cicatrices de las disputadas elecciones de 2020, que han incluido el procesamiento de cientos de alborotadores que irrumpieron en el Capitolio.

Representa el intento más concreto hasta ahora de someter a Trump a una culpabilidad personal como presunto cabecilla de la conspiración. Y dado que el recurso constitucional más serio para limitar a un presidente —el juicio político— no produjo una condena en un juicio en el Senado, puede ser el último esfuerzo para que rinda cuentas a nivel federal.

En muchos sentidos, la acusación valida el trabajo de la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investigó el 6 de enero de 2021, y que los republicanos disolvieron cuando obtuvieron la mayoría en la Cámara.

Pero un próximo juicio también iniciaría una nueva cadena de consecuencias y crisis potencialmente constitucionales, muchas de ellas vinculadas al hecho de que el expresidente se postula para recuperar la Casa Blanca, y tiene bastantes posibilidades de conseguirlo.

Todos los casos en los que Donald Trump ha sido acusado, resumidos

Si él y Biden se convirtieran en los candidatos de sus respectivos partidos, estarían en una carrera muy reñida, según una encuesta de The New York Times y el Siena College publicada este martes, antes de que se conocieran las últimas acusaciones. Las nuevas imputaciones, por tanto, ponen en juego algo insondable para un posible enfrentamiento en las elecciones generales. Si Trump ganara, podría tratar de utilizar su nuevo Departamento de Justicia para barrer su responsabilidad penal. Si perdiera las elecciones y fuera condenado, podría enfrentarse a penas de cárcel.

Y si Trump pierde la nominación del Partido Republicano, cualquier otro republicano que ganara la Casa Blanca en 2024 se enfrentaría a una fuerte presión para indultar a Trump si es condenado en este u otros casos, una decisión con el potencial de ensombrecer su propia administración.

El momento de cualquier juicio podría ser importante. El comentarista político de CNN Scott Jennings, republicano, argumentó que los votantes tienen derecho a conocer el resultado de este caso antes de tomar su decisión sobre un nuevo presidente en noviembre de 2024. El equipo de Trump ha tratado repetidamente de introducir retrasos en los casos pendientes y su calendario ya se está llenando con otras fechas de juicios el próximo año. Aun así, Karen Friedman Agnifilo, analista legal de CNN y ex asistente jefe del fiscal de distrito en Manhattan, describió la acusación como “ordenada y limpia”, con el potencial de ir a juicio con bastante rapidez.

Detalles estremecedores de un supuesto complot para robar las elecciones

La tercera acusación contra Trump engrosa una extraordinaria red de peligros legales que rodean al expresidente, y puede que ni siquiera sea la última a la que se enfrente. Se espera que un fiscal de distrito del condado de Fulton, Georgia, anuncie en breve las decisiones de acusación derivadas de una investigación sobre los esfuerzos para anular la victoria de Biden en el clave estado indeciso.

También recrea con desgarradores detalles los supuestos intentos de un único hombre poderoso de desafiar la voluntad de los votantes y aferrarse a su puesto como un autócrata del mundo en desarrollo. Más de dos años después, esos detalles tienen la capacidad de conmocionar y plantear profundas dudas sobre la idoneidad de Trump para un posible regreso a la Casa Blanca, ante la que juraría defender una Constitución que supuestamente intentó violar.

Smith acusó a Trump de cuatro cargos: conspiración para defraudar a Estados Unidos, conspiración para obstruir un acto oficial, obstrucción e intento de obstruir un acto oficial y conspiración contra los derechos de otros.

¿Cómo los cargos afectan la carrera política de Trump? 3:59

En términos más generales, se acusa al expresidente de difundir mentiras de que había habido fraude en las elecciones a pesar de saber que “eran falsas”. Este es un punto clave, ya que los fiscales tendrán que demostrar que el expresidente tenía intención criminal para lograr una condena.

Trump está acusado de intentar ilegalmente descontar votantes legítimos y subvertir votos electorales y de conspirar para perturbar el proceso de recuento, recogida y certificación de los resultados de las elecciones. Smith alega que Trump y seis supuestos cómplices, que no fueron acusados en esta causa, presionaron de forma diversa e ilegal al entonces vicepresidente Mike Pence para que le ayudara en su intento de anular el resultado, trataron de utilizar al Departamento de Justicia para deslegitimar las elecciones y presentaron al Congreso listas fraudulentas de electores presidenciales.

Además, aunque afirma que Trump tenía derecho a alegar fraude en unas elecciones aunque fuera falso, Smith alega que el entonces presidente sabía que había perdido, lo que da a sus afirmaciones un cariz delictivo. Para demostrar su punto de vista, Smith cita una reunión en la que Trump fue informado sobre un asunto de seguridad nacional, pero acordó que aplazaría la acción hasta el siguiente presidente. Trump dijo, según la acusación: “Sí, tienes razón, es demasiado tarde para nosotros. Vamos a dárselo al siguiente”.

Smith y sus fiscales utilizan la acusación para mostrar repetida y poderosamente que sus propios asesores legales, políticos y de campaña le dijeron a Trump que las elecciones estaban perdidas, solo para que luego siguiera tomando medidas para socavarlas. “Cada vez que alguien le decía la verdad, él simplemente salía y mentía”, dijo este martes en CNN George Conway, abogado conservador y crítico de Trump.

Es probable que el equipo legal de Trump argumente en un juicio que el expresidente creía sinceramente que había ganado las elecciones y que, por tanto, actuaba de buena fe y no de forma delictiva. Pero tal posición parecería requerir una extraordinaria suspensión de la incredulidad por parte de los miembros del jurado.

ANÁLISIS | Los problemas legales de Trump crecen. También su poder político

El abogado de Trump, John Lauro, afirmó que la acusación era un intento de interferir en las próximas elecciones presidenciales y que cambiaría profundamente la política estadounidense. “Es la primera vez que tomamos el discurso político y decimos que lo criminalizaremos”, dijo en CNN. También argumentó que sería necesario que el equipo legal de Trump investigara si hubo fraude electoral, a pesar de que los tribunales han dicho en repetidas ocasiones que no hubo fraude generalizado que afectara al resultado de 2020.

El escrito de acusación cita muchas pruebas sorprendentes, incluida una representación de una conversación entre el supuesto cómplice 4 (a quien CNN ha identificado como el exfuncionario del Departamento de Justicia Jeffrey Clark) y un asesor adjunto de la Casa Blanca. “No hay mundo, no hay opción en la que no abandones la Casa Blanca (el) 20 de enero”, dijo el abogado antes de advertir de “disturbios en todas las grandes ciudades de Estados Unidos” si Trump se quedaba.

“Bueno, (el asesor adjunto de la Casa Blanca) para eso existe la Ley de Insurrección”, habría respondido Clark.

Más adelante en la acusación, Smith relata un supuesto intercambio en el que Trump dijo a Pence que tendría que criticarle públicamente por negarse a seguir adelante con un plan para subvertir la certificación de las elecciones del 6 de enero. A continuación, Smith cita un episodio sorprendente en el que el secretario general de Pence se preocupó por la seguridad de su jefe y alertó al jefe del destacamento del Servicio Secreto del vicepresidente. La posibilidad de que un vicepresidente pueda ser puesto en peligro por su propio presidente es un giro histórico que enfatiza los aterradores acontecimientos puestos en marcha por la negativa de Trump a aceptar su derrota.

El Partido Republicano se mantiene leal a Trump

Aunque era difícil leer las pruebas de la acusación y no sentirse perturbado por la supuesta conducta de Trump, los republicanos la retrataron inmediatamente como partidista, reflejando el fuerte control del expresidente sobre su partido y el hecho de que sus votantes de base han reaccionado a sus acusaciones anteriores redoblando su apoyo e impulsando su recaudación de fondos.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, sale ganando en las primarias del Partido Republicano si se erosionan las perspectivas políticas de Trump. Pero a pesar de dejar claro este martes por la noche que no había leído la acusación, el licenciado en Derecho por Harvard y exabogado de la Marina estadounidense dio a entender que el expresidente no podría tener un juicio justo en Washington.

 

El presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, que en su día dijo que Trump era responsable de los disturbios del Capitolio, arremetió contra la acusación como un intento de “atacar al favorito para la nominación republicana, el presidente Trump”.

E incluso el senador de Wyoming John Barrasso —el primer miembro del liderazgo del Partido Republicano en el Senado en comentar la acusación— dijo que revelaba un “sistema de justicia de dos niveles”, adoptando una línea a menudo escuchada de Trump y sus aliados más cercanos del Partido Republicano de la Cámara sobre el actual presidente armando el sistema de justicia.

Algunos republicanos han hecho saltar las alarmas de que los problemas legales de Trump alejen a votantes independientes críticos. El gobernador republicano de New Hampshire, Chris Sununu, un crítico de Trump que no se presenta a la reelección, por ejemplo, dijo a CNN que la acusación demostraba que el expresidente nunca podría construir una mayoría ganadora de elecciones.

Pero la mayor parte de la reacción del Partido Republicano a la acusación fue un recordatorio de que, si bien el procesamiento de Smith es un intento de dar cuenta de la aberrante presidencia de Trump, solo profundizará la enorme división política de Estados Unidos.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.