El hombre que visitó todos los países del mundo sin tomar un avión finalmente volvió a casa

(CNN) —  El 10 de octubre de 2013, Torbjørn “Thor” Pedersen dejó atrás su trabajo, su novia y su familia en Dinamarca para embarcarse en un viaje épico. ¿Su objetivo? Visitar todos los países del mundo sin volar.

Pedersen se impuso un par de reglas: pasaría al menos 24 horas en cada país y se resistiría a volver a casa hasta que terminara.

También haría todo lo posible por mantener los gastos bajos y vivir con un presupuesto de unos US$ 20 diarios.

El 24 de mayo por fin llegó ese día. Tras casi diez años de viaje, Pedersen visitó con éxito el destino número 203 y último, Maldivas, y emprendió su esperado viaje de regreso a Dinamarca.

Habría sido más fácil volar, por supuesto, pero Pedersen quería cerrarlo de otra manera. “El regreso a casa en barco tiene un sentido histórico: la gente puede verlo en el horizonte y saludarme cuando bajo por la pasarela. Y me parece una forma apropiada de completar el proyecto”, explica a CNN Travel Pedersen, quien ha viajado como embajador de la Cruz Roja de su país.

Tras celebrar en Maldivas, Pedersen, de 44 años, regresó a Malasia a través de Sri Lanka para embarcar en el enorme MV Milan Maersk, un portacontenedores de unos 400 metros de eslora, es decir, del tamaño de 3,6 campos de fútbol, y emprender el viaje de regreso a casa, que duró 33 días.

“En mi camarote, miré por el ojo de buey en Malasia y me di cuenta de que cada día la vista cambiaría gradualmente hasta que finalmente se convirtiera en Dinamarca. Aunque me rompiera una pierna en ese momento, llegaría a casa. Ya no hay serpientes, perros salvajes, malaria ni visados que conseguir: ¡solo tenía que evitar caerme por la borda!”, dice Pedersen.

Cómo los mochilimosneros o “begpackers” se convirtieron en los viajeros menos aceptados en Asia Un emotivo regreso a casa

El 26 de julio, Pedersen bajó por la pasarela del puerto de Aarhus, en la costa oriental de Dinamarca, donde lo esperaban unas 150 personas. Entre ellos, se encontraban su esposa Le (Pedersen le pidió matrimonio a su novia en la cima del monte Kenya en 2016 y se casaron en 2021), su padre, sus hermanos, amigos, socios del proyecto y muchos seguidores de su blog, Once Upon a Saga, y de sus redes sociales.

“He visto muchos ojos llorosos desde que volví. La gente ha venido a abrazarme sollozando. También he recibido muchos regalos: cerveza danesa, leche, alimentos, y he podido conocer a gente que ha estado siguiendo mis redes sociales desde Colombia, Australia, Noruega. Ha sido increíble”, dice Pedersen.

Mientras recibe un aluvión de llamadas, mensajes y solicitudes de entrevistas, Pedersen ha estado poniéndose al día con su familia en casa de su padre.

También está saboreando todas las pequeñas cosas, como el aire limpio y fresco de Dinamarca, las carreras matutinas con Le y la leche danesa helada cada vez que puede.

“Mi familia está muy orgullosa. Hay mucho amor. Volver a casa es algo en lo que me he centrado, algo que he querido materializar desde hace mucho tiempo. Pero aún estoy procesando que el viaje terminó y pensando qué viene después”, dice Pedersen.

Pedersen llega al puerto de Aarhus y es saludado por amigos y seguidores. Crédito: Puerto de Aarhus.

Diez años de viaje

Antes de emprender el viaje en 2013, Pedersen trabajó en transporte marítimo y logística, lo que resultó ser una experiencia inestimable a la hora de planificar la compleja ruta y adaptarse en la carretera.

De hecho, no se desvió mucho de su plan original, aparte de algunas sorpresas. Por ejemplo, pasó por alto Guinea Ecuatorial, uno de los países de más difícil acceso del mundo. Tras cuatro meses y muchos intentos fallidos, Pedersen consiguió por fin un visado. Aunque las fronteras terrestres estaban cerradas en aquel momento, pudo cruzar gracias a un encuentro fortuito con un desconocido que trabajaba en Guinea Ecuatorial y se ofreció a llevarlo.

Más tarde, Pedersen pensó que podría adquirir un visado chino en la frontera con Mongolia y luego viajar a Pakistán. Pero debido al largo tiempo de tramite, tuvo que retroceder casi 12.000 kilómetros a través de varios países para llegar a Pakistán antes de que caducara su visado.

Mientras tanto, el tiempo empezó a acumularse. En un principio había previsto que tardaría cuatro años en llegar a 203 destinos (la ONU reconoce 195 estados soberanos, pero Pedersen incluyó también estados parcialmente reconocidos), pero el mundo tenía otros planes.

Durante sus años de viaje, Pedersen tuvo que soportar retrasos de meses en la obtención de visados en lugares como Siria, Irán, Nauru y Angola.

Dos adolescentes emprendieron un viaje en bicicleta alrededor del mundo. No salió como esperaban

También superó un grave ataque de malaria cerebral en Ghana, sobrevivió a una intensa tormenta de cuatro días mientras cruzaba el Atlántico de Islandia a Canadá, atravesó fronteras terrestres cerradas en zonas de conflicto y tuvo que reprogramar muchos viajes debido a averías en los barcos o a la agotadora burocracia.

El retraso más significativo fue la pandemia de covid-19. A principios de 2020, el intrépido viajero se encontró de repente atrapado en Hong Kong durante dos años y solo le quedaban nueve países por visitar.

“Miro hacia atrás a Hong Kong y es un poco paradójico. Fue el peor momento de mi vida y el mejor, de alguna manera. Tuve que hacer frente a la situación: fue una gran lucha decidir si debía abandonar este proyecto a nueve países de su finalización”, recuerda Pedersen.

“Tuve que preguntarme: ¿cuánto tiempo de mi vida voy a dedicar a esto? Pero mientras esperaba a que el mundo se abriera, hice mi vida en Hong Kong y forjé muchas relaciones especiales”.

Pedersen mantuvo la cordura cocinando cenas con amigos, haciendo senderismo por los numerosos senderos de la ciudad, colaborando con la Cruz Roja, dando discursos de motivación y trabajando en la Iglesia Danesa de Marineros.

Tras obtener un visado de trabajo y la residencia en Hong Kong, Pedersen se casó con su prometida, Le, que estaba de vuelta en Dinamarca, a través de un servicio de bodas virtuales con sede en Estados Unidos.

No era como la pareja había imaginado su gran día, pero la decisión permitió a Le convertirse en residente y visitar a Pedersen (Hong Kong prohibía entonces viajar a extranjeros).

“Pasamos 100 días juntos, fue maravilloso”, recuerda Le, y añade que fue el periodo más largo que pasaron juntos desde que Pedersen se fue de Dinamarca en 2013. “Ella pudo conocer a mis amigos y entender mi vida. Nos encanta el senderismo en Hong Kong e hicimos el sendero MacLehose, de 100 kilómetros de largo, a más de la mitad de la elevación del monte Everest, uno al lado del otro de una sola vez”.

La vuelta al mundo en 80 días y a los 80 años: la historia de dos abuelas que decidieron hacer el viaje de sus vidas Reanudar el viaje

El 5 de enero del año pasado, Pedersen pudo por fin abandonar Hong Kong y seguir cruzando el Pacífico.

Su primera parada fue Palau. Tras bambalinas, fueron necesarios seis meses de negociaciones con el gobierno de Palau para que le permitieran llegar en un barco portacontenedores, según cuenta.

Tras 15 días en el mar, Pedersen pasó ocho de sus 14 días en Palau en cuarentena en un hotel debido a un brote en la isla.

A continuación emprendió un viaje de 16 días de regreso a Hong Kong, donde volvió a pasar otras dos semanas en cuarentena en un hotel.

Aproximadamente un mes más tarde, continuó hacia Australia, Nueva Zelandia, Samoa y Tonga, pero no sin un inmenso esfuerzo.

“Tuve que suplicar a casi todos los gobiernos. Para Tonga, estuvimos en contacto con el ministerio de Sanidad, la Marina y el Ejército. Nadie quería decir que sí e ir en contra del primer ministro [porque el país estaba en estado de emergencia debido al covid]”, dice Pedersen.

“Finalmente, una noche, recibí un correo electrónico del primer ministro que decía simplemente: ‘Está bien, déjenlo entrar'”.

Después de Tonga, Pedersen se fue a Vanuatu, donde Le volvió a reunirse con él para que pudieran casarse en persona. La organizadora de su boda invitó a todos los huéspedes y al personal del complejo, que hicieron increíbles decoraciones con hojas de palmera y dibujaron enormes corazones adornados con conchas marinas en la arena. “Fue precioso, el personal fue muy dulce y atento, y lo hicieron realmente especial”, dice Pedersen.

Pedersen en Hong Kong, donde pasó dos años inesperados durante la pandemia. Crédito: Maxime Champigneulle.

Los tres últimos países

Pedersen partió hacia el último país del Pacífico, Tuvalu, receloso de la logística.

Tuvalu, con nueve islas y apenas 11.600 habitantes, es una de las naciones más pequeñas y remotas del mundo, por lo que puede resultar difícil conseguir piezas de repuesto para las embarcaciones.

“Es precioso. El oleaje es increíble, el cielo es hermoso y la gente es muy amable y servicial. Pero no esperaba estar allí dos meses. Los barcos no paraban de averiarse. Uno de ellos tenía una fuga en el casco. Intenté subir a otro barco, pero nunca salía”, dice Pedersen.

Finalmente, Pedersen consiguió regresar a Fiyi en un remolcador. Desde allí, un viaje de 24 días en un portacontenedores lo llevó a Singapur, donde Le se unió a él para devorar comida en los centros de venta ambulante, explorar el Museo Nacional, recorrer a pie el sendero natural MacRitchie y correr a las orillas del río Singapur.

Una vez que Le volvió a Dinamarca, Pedersen cruzó la frontera terrestre a Malasia y tomó un barco a Sri Lanka antes de zarpar hacia el último país: Maldivas.

Cuando Pedersen llegó al puerto de Malé, la capital, vio a un grupo de gente ondeando pequeñas banderas danesas junto a uno de sus patrocinadores, Ross Energy, y amigos como el viajero noruego Gunnar Garfors, que ha batido récords (la primera persona en visitar dos veces todos los países del mundo), que acudieron a ayudarle a celebrar la hazaña.

“Cuando estaba en las Maldivas, el ajetreo era enorme y no tenía tiempo para reflexionar. Estaba mentalmente agotado: ha sido una montaña rusa de emociones”, dice Pedersen.

“Hay incertidumbre cuando viajo, pero llevo tanto tiempo en modo operativo que me siento seguro. Cuando llegue a casa, la incertidumbre será de otro tipo. Seré libre de hacer lo que quiera, ir a cualquier parte o no ir a ninguna parte”, dice Pedersen.

Viaje con propósito

De principio a fin, Pedersen contabilizó unas estadísticas increíbles durante sus viajes: 3.576 días, 37 portacontenedores, 158 trenes, 351 autobuses, 219 taxis, 33 barcos y 43 bicitaxis.

Recorrió 358.883 kilómetros, el equivalente a nueve vueltas a la Tierra, sin contar el largo viaje de vuelta a casa.

Pero no se trata de cifras, dice Pedersen. Se trata de celebrar la bondad de la gente y compartir una visión positiva del mundo. “Emprendí este viaje con un lema: ‘Un extraño es un amigo que no has conocido’, y me han demostrado una y otra vez que es cierto. Si te comprometes con la gente, suelen estar de acuerdo”, afirma.

Pedersen dice que ha conocido a gente cálida, amable y servicial en todo el mundo, muchos de los cuales le ofrecieron té, comidas, apoyo en la traducción o simplemente le dieron indicaciones.

“Me he alojado en casa de muchos, muchos desconocidos durante mis viajes, y he atravesado todos los países del mundo, los que tienen conflictos armados, los que tienen brotes de virus, ileso. O soy el hombre más afortunado del planeta, o el mundo está en un lugar mucho mejor de lo que a la mayoría de la gente le hacen creer las aterradoras y dramáticas noticias de las redes sociales y los canales de noticias”, dice.

El viaje es también un testimonio de la perseverancia de Pedersen. Estuvo a punto de abandonar varias veces, pero se negó a tirar la toalla.

“Alguien me escribió hoy que gané el primer, segundo y tercer premio a la obstinación”, ríe Pedersen. “Siempre ha habido una solución. Solo he tenido que buscarla mucho a veces”.

Su mentalidad de tenaz determinación proviene del deseo de demostrar a los aficionados que pueden hacer cualquier cosa que se propongan. “Tenía los objetivos más locos. Y si yo pude hacer esto, tú puedes perder peso o aprender a tocar un instrumento, aprender un idioma, obtener una educación, conseguir un trabajo…lo que quieras”.

Pedersen desembarcando del carguero en Aarhus. Crédito: Puerto de Aarhus.

Hacia el futuro

Su último viaje a bordo del MV Milan Maersk atravesó el océano Índico hasta el mar Rojo, el Canal de Suez, el Mediterráneo, el Canal de la Mancha, Alemania y Dinamarca.

“Aún no he procesado que este proyecto haya terminado. Dicen que si quieres incorporar un nuevo hábito a la vida, debes repetirlo durante 30 días. Llevo haciendo esto más de 3.500 días. Así que esto es en gran medida lo que soy ahora”, dice Pedersen.

Cuando haya descansado y recuperado el equilibrio, Pedersen planea cambiar su vida de viajes perpetuos y avanzar en otros aspectos. Para empezar, quiere pasar más tiempo con su esposa y formar una familia juntos.

“Tenemos muchas cosas que celebrar. Mientras yo viajaba, ella consiguió muchas cosas: se licenció en medicina, terminó su doctorado, empezó a trabajar en una empresa farmacéutica, consiguió un ascenso, completó dos [triatlones] Ironman completos… es una supermujer”.

Mientras se embarca en un nuevo capítulo, Pedersen también está trabajando con el cineasta canadiense Mike Douglas para concluir “The Impossible Journey”, un documental sobre el proyecto, y planea escribir un libro sobre el viaje.

De cara al futuro, espera canalizar sus experiencias en conferencias, una habilidad que ha perfeccionado en los últimos 10 años. “Me di cuenta de que no me sentía cómodo en el escenario cuando me fui de casa. Pero ahora puedo subirme a un escenario adelante de 300 personas sonriendo”, dice.

“El viaje me ayudó a identificar mis puntos fuertes, y el trato con la gente es uno de ellos. Con suerte, a través de las charlas, podré ganarme la vida haciendo reír a la gente, haciéndolos aprender e inspirándolos para que nunca se rindan”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.