Siembra de nubes, la polémica tecnología que usa México para hacer llover, en medio de una sequía que no da tregua

(CNN) — Mientras una sequía extrema se apodera de México, lo que está generando pérdidas de cultivos, falta de agua y precios más altos de los alimentos, el Gobierno está tratando de generar la lluvia que se necesita desesperadamente recurriendo a una tecnología controvertida: la siembra de nubes.

En julio, el país inició la última fase de un proyecto de siembra de nubes que tiene como objetivo estimular artificialmente las precipitaciones. Se implementa en  62 municipios agrupados en su norte y noreste, para “combatir los efectos de la sequía en el sector rural y contribuir a la recarga de acuíferos”, según un comunicado de la Secretaría de Agricultura.

La siembra de nubes es una tecnología descubierta en la década de 1940. Desde entonces, se ha utilizado en alrededor de 50 países, incluidos Estados Unidos y China. México ha estado experimentando con la modificación del clima durante más de siete décadas.

Sin embargo, algunos científicos siguen siendo muy cautelosos acerca de la efectividad de la siembra de nubes y advierten que no es una solución a la sequía.

“Tiene una historia controvertida porque es muy difícil probar lo que estás haciendo desde una perspectiva científica”, dijo a CNN Roelef Bruintjes, científico de Modificación del Clima del Centro Nacional de Investigación Atmosférica de EE.UU.

Ola de calor y sequía exponen una iglesia sumergida tras 60 años en el río Grijalva, Chiapas

En esta imagen se ve un avión sembrador de nubes de la empresa Startup Renaissance. (Crédito: Startup Renaissance)

Para que la siembra de nubes funcione, primero se necesita una nube. Los aviones o drones inyectan partículas en la nube que atraen gotas de agua para que se formen a su alrededor, lo que aumenta la probabilidad de lluvia o nevadas.

“La idea general no es ‘crear nubes’, porque no podemos hacer una nube, no podemos ahuyentar una nube”, dijo Bruintjes. “Pero está tratando de llevar a la superficie un mayor porcentaje del agua que se procesa en la nube”.

El proyecto de México consiste en rociar partículas de yoduro de plata en las nubes desde aviones. El Gobierno espera que estimular las lluvias pueda ayudar a los agricultores a enfrentar mejor la sequía que ha azotado grandes franjas del país.

A mediados de julio, más del 40 % de México estaba en sequía moderada a extrema, según el Servicio Meteorológico Nacional. El país también se ha estado sofocando a través de una severa ola de calor que ha matado al menos a 249 personas en los últimos cuatro meses.

Este clima extremo solo empeorará: los científicos tienen claro que las olas de calor y la sequía serán más comunes e intensas a medida que se acelere la crisis climática.

¿Qué está causando la intensa ola de calor en México?

Vacas afectadas por la sequía pastan en el municipio de Coyame, en el estado de Chihuahua, México, 4 de agosto de 2022. (Crédito: José Luis González/Reuters)

México sostiene que su actual proyecto de siembra de nubes, que se ejecuta desde diciembre de 2020, ha tenido un impacto positivo. En 2021, los vuelos de siembra de nubes crearon un 40 % más de lluvia, informó el Gobierno, una cifra que calculó midiendo la diferencia entre los pronósticos meteorológicos y la precipitación real medida por los pluviómetros.

“Todos nuestros proyectos han sido exitosos”, dijo un vocero de la empresa Startup Renaissance, una empresa de estimulación de lluvia que ha trabajado en el proyecto del Gobierno mexicano desde 2020.

Pero muchos científicos siguen siendo escépticos.

Faltan “pruebas contundentes” de que la siembra de nubes aumente la precipitación, escribieron recientemente Fernando García García y Guillermo Montero Martínez, del grupo de Física de Nubes de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Bruintjes se hizo eco de esto. “En la mayoría de las situaciones puedes decir, ‘OK, hay lluvia’”, comentó. “Pero ¿es la lluvia de la siembra de nubes o no es de la siembra de nubes? Y esa es realmente la gran pregunta”.

La tecnología tampoco es “una herramienta para acabar con la sequía”, agregó Bruintjes, porque durante una sequía, a menudo hay ausencia de nubes. “Y eso es lo único que no podemos hacer. No podemos hacer una nube”.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de México no respondió a una solicitud de CNN para hacer comentarios.

Un portavoz de Startup Renaissance dijo que las críticas a la siembra de nubes se basan en tecnología antigua. La tecnología de la empresa es más efectiva, agregó el vocero, porque rocía el yoduro de plata, en lugar de la técnica más habitual de aplicarlo con bengalas.

La intensa ola de calor en México no detiene a los migrantes en sueño de llegar a EE.UU.

Un avión rocía partículas de yoduro de plata. (Crédito: Startup Renaissance)

Bruintjes cree que la siembra de nubes podría ser prometedora. Hay evidencia de que los proyectos estadounidenses destinados a mejorar la capa de nieve sobre las montañas en estados como Wyoming y Idaho han tenido cierto éxito, dijo. Pero se necesita mucha más investigación y datos, agregó.

Algunos expertos han pedido que se preste más atención a formas menos costosas y de alta tecnología de proteger los recursos hídricos.

La siembra de nubes “debe ser considerada solo como un elemento” en una estrategia mucho más amplia, escribieron García y Martínez.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.