Yolanda Díaz hace un guiño a los nacionalistas y propone el uso de las lenguas cooficiales en el Congreso

En plenas negociaciones para conformar la Mesa del Congreso y armar una mayoría de investidura que permita la reelección de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, Yolanda Díaz ha lanzado este miércoles una propuesta para hacer posible el uso de las lenguas cooficiales en la Cámara baja. En un guiño a los partidos nacionalistas, de cuyo voto depende la gobernabilidad del país, y coherente con el programa de Sumar, la líder de la coalición de izquierdas recupera una iniciativa parlamentaria de ERC, PNV y el grupo Plural debatida en junio de 2022 para reformar el artículo 6 del reglamento que define los derechos de los diputados y garantizar que estos puedan expresarse también en los idiomas oficiales en sus comunidades autónomas de origen, como ocurre ya en el Senado. En una entrevista a primera hora en TVE, la vicepresidenta segunda en funciones ha dejado claro que las conversaciones tanto con los distintos partidos de la Cámara como con el PSOE (para la conformación del Gobierno) están en marcha. Un día antes, la vicesecretaria general de los socialistas, María Jesús Montero, había enfatizado que era su partido el “encargado de contactar con los diferentes grupos”.

“El PSOE negociará, igual que yo negocio con el presidente del Gobierno”, ha respondido Díaz preguntada directamente por este asunto. La titular de Trabajo ha pedido “discreción en las negociaciones” que están llevando a cabo con otras formaciones de la Cámara. “A veces las personas son importantes y aquí el señor [Jaume] Asens lo es, como sabe el PSOE”, ha defendido. La líder de Sumar ha enfatizado que desde su partido están “volcados” en la negociación de investidura y ha advertido de las consecuencias si estas no llegan a buen puerto. “A nadie le interesa que exista una repetición electoral. La formación que lo permita va a ser castigada por los ciudadanos. La gente lo está pasando mal”, ha considerado.

La dirigente se ha referido también a los contactos con los socialistas, al señalar que hay un equipo designado ya para abordar las negociaciones sobre el contenido del acuerdo de gobierno que “coordina” el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez. “Lo primero es el qué vamos a hacer y cuando lo tengamos, avanzaremos en el quién”, ha despachado para evitar hablar de carteras concretas y poner el acento en la importancia que otorgan al programa la próxima legislatura.

En su intervención en la televisión pública, Díaz ha querido anunciar su propuesta para reformar el reglamento del Congreso y hacer posible el uso de los idiomas cooficiales. “Esto es un avance hacia un país plural, diverso y que gana derechos para las distintas identidades que tenemos”, ha afirmado la vicepresidenta, quien hizo de este asunto uno de los ejes de su campaña, practicando el bilingüismo en los mítines desplegados por todo el territorio. El programa electoral de Sumar aboga por que la “pluralidad lingüística” no se limite a las comunidades autónomas con lengua propia y establece que “su promoción y uso debe extenderse al conjunto de España y sus instituciones, así como al marco de la UE”.

Según añaden fuentes de Sumar, el reglamento de la Cámara baja tiene que prever la “interpretación simultánea” de dichos idiomas. “Tras solicitar ya el Gobierno el uso de las lenguas cooficiales en el Parlamento Europeo, y tras los primeros pasos ya dados en el Senado [desde 2010 la Cámara alta ampara el “normal uso oral y escrito de cualquiera de las lenguas que tengan el carácter de oficiales en alguna Comunidad Autónoma”], la nueva legislatura debe empezar a andar garantizando que las lenguas oficiales puedan usarse también en el Congreso, protegiendo y dando visibilidad a la pluralidad lingüística de nuestro país”, consideran.

La petición ha sido una constante desde hace varias legislaturas por parte de distintos grupos parlamentarios y en esta fase de conversaciones para negociar una eventual investidura de Sánchez supone un gesto hacia las formaciones nacionalistas, de las que depende la mayoría para revalidar el Gobierno de coalición, fundamentalmente las catalanas ERC y Junts, de entrada más reticentes. El martes fue María Jesús Montero la que planteaba una nueva vía para conversar, al poner sobre la mesa la “urgente” reforma del sistema de finaciación autonómica, una cuestión que después de casi una década de retraso no se podría solventar en ningún caso en las próximas semanas. Díaz también ha abogado este miércoles por “más financiación”, pero a través de la remodelación fiscal. “Desde Sumar estamos trabajando con el PSOE en la negociación de un acuerdo de Gobierno. Para Sumar son muy importantes los contenidos. Queremos más y mejor. Más derechos laborales, más sanidad pública, más educación pública. Mas financiación, lo decíamos en campaña, que tiene que venir de la mano de una reforma profunda de los ingresos públicos”, ha indicado.

Relación con Podemos

“Todas las formaciones van a cumplir el acuerdo que han suscrito con Sumar”, ha sido tajante la vicepresidenta alejando el fantasma de una posible escisión en el grupo del partido encabezado por Ione Belarra. Díaz ha evitado entrar en polémica con Podemos, que en la última semana ha advertido que sus cinco diputados, (en un Sumar de 31) deben tener “autonomía política” la próxima legislatura. “No trabajo así”, ha contestado. “En estos días estoy teniendo reuniones con todas las formaciones políticas que ponen Sumar y he hablado con la secretaria general de Podemos”, ha añadido sin dar más detalles. La fuerza política fundada por Pablo Iglesias reclama un lugar en la mesa de negocaiciones con el PSOE, presencia en un futuro Gobierno y capacidad para elegir a sus representantes.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.