Por qué los Biden tardaron cuatro años en reconocer a su séptima nieta

(CNN) — Durante los últimos cuatro años, el presidente Joe Biden y la primera dama siguieron el ejemplo de su hijo Hunter sobre cómo hablar sobre la niña de 4 años en Arkansas que una prueba de paternidad determinó que era su nieta.

Eso significaba no decir nada sobre ella en absoluto.

Inicialmente, Hunter Biden negó la paternidad y luego dijo que no recordaba haberla engendrado en un momento bajo de su vida. Hunter Biden pidió a sus padres que no reconocieran públicamente a la niña mientras se desarrollaba una larga batalla por la manutención de la hija en un tribunal de Arkansas, según fuentes familiarizadas con el asunto.

Pero en los últimos meses, esa postura se volvió cada vez más incómoda, en desacuerdo con la imagen del presidente Biden como un hombre de familia amoroso y sujeto a las críticas de sus rivales políticos. El presidente comenzó a buscar la oportunidad adecuada para romper el silencio.

“Estaban siguiendo los deseos de Hunter. Es difícil hacer eso sin tirar a tu hijo debajo del autobús”, dijo una persona involucrada en las discusiones internas sobre el asunto.

La semana pasada, los Biden reconocieron públicamente por primera vez a su nieta Navy Joan Roberts. Por significativo que fuera el momento para la familia, los Biden jugaron con discreción: emitieron su declaración a última hora de la noche del viernes, cuando la mayoría de las personas han cerrado su consumo de noticias durante la semana. Asimismo, el presidente Biden hizo su primera declaración pública de manera oblicua; casualmente y sin comentarios, cambió el conteo de nietos de seis a siete en un podcast grabado la semana pasada y publicado este lunes.

Pero navegar por estas complicadas dinámicas familiares siempre ha sido un tema delicado para los asesores políticos. El tema es particularmente tenso cuando se trata de los Biden, que protegen ferozmente a su hijo y han mostrado poca disposición en el pasado a aceptar consejos políticos cuando se trata de su familia, según funcionarios actuales y anteriores.

Por primera vez, los Biden reconocen públicamente a su séptima nieta

Antes de la semana pasada, se les dijo a los asistentes en las reuniones que se refirieran a los seis nietos de los Biden, no a los siete. Cuando surgió el tema en público, el presidente y la primera dama se apegaron a ese número.

“Tengo seis nietos. Y estoy loco por ellos”, dijo Biden a un grupo de niños en el Jardín Sur de la Casa Blanca esta primavera. La dedicatoria del libro infantil de Jill Biden de 2020 “Joey” decía “a mis nietos”, con seis nombres en la lista.

En público, la Casa Blanca habitualmente describía el problema como un asunto privado en el que no tenía ningún papel. Detrás de escena, sin embargo, algunos miembros del equipo de Biden reconocieron que la situación estaba erosionando la imagen familiar cuidadosamente cultivada que sustentaba su personalidad política.

En los últimos años, algunos demócratas cercanos a la Casa Blanca han expresado en privado su preocupación por tener a Hunter tan visible alrededor de su padre, preocupados de que sus innumerables problemas legales puedan resultar una distracción. Pero el presidente y la primera dama han mostrado una feroz lealtad a su hijo y han dejado claro que los lazos familiares superan cualquier consideración política.

Pocos asesores, si es que hubo alguno, se sintieron cómodos planteando sus preocupaciones sobre el hijo del presidente directamente a Biden, según un asesor, debido a la profunda lealtad familiar en juego. Biden también confía implícitamente en su hijo y, a veces, depende de su apoyo, le dijo el asesor a CNN.

Una mujer de Arkansas, con una prueba de ADN, dice que Hunter Biden es el padre de su hija La séptima nieta de los Biden

Hunter Biden, hijo del presidente Joe Biden.

Cuando se trataba del tema de su nieta, Biden también tenía que navegar por los intereses de su propia familia.

“También hubo muchas partes interesadas involucradas, muchos nietos, tanto niños como adultos, y un montón de sensibilidades para navegar”, dijo la persona familiarizada con la estrategia. Hunter “nunca eludió su responsabilidad legal de cuidar financieramente a la hija, pero nunca hubo una relación allí. Por eso siguieron refiriéndose a seis nietos”.

Después de que la prueba de paternidad determinó que Hunter Biden era el padre de la niña, dejó de impugnar la paternidad y comenzó a pagar la manutención de la niña.

En presentaciones judiciales en abril, la madre de Navy, Lunden Roberts, dijo que Hunter Biden “nunca ha visto ni contactado” a su hija de 4 años y que el presidente Biden y la primera dama “siguen separados” de su nieta. Hunter había tratado de reducir sus pagos mensuales de US$ 20.000, diciendo que no podía pagarlos. CNN no ha podido determinar si ha habido algún contacto entre los Biden y su nieta.

La Casa Blanca no ha respondido a la pregunta, y tampoco los abogados de Roberts o Hunter Biden.

La Casa Blanca se negó a comentar más allá de la declaración inicial del presidente, reiterando su posición de que se trata de un asunto privado y familiar. Los abogados de Roberts y Hunter Biden no han respondido a las solicitudes de comentarios.

El mes pasado, Hunter Biden resolvió el caso de manutención infantil con Roberts. Como parte del trato, accedió a darle algunas de sus pinturas a su hija, quien puede quedárselas o quedarse con el dinero de las ventas de ellas.

Roberts también abandonó su intento de cambiar el apellido de la niña a “Biden”, según el expediente judicial, un paso que Hunter Biden había tratado de evitar.

Cuando concluyó la larga batalla por la manutención de su hija en Arkansas, Biden quería encontrar una oportunidad para dejar en claro sus puntos de vista sobre su nieta, dijo otra persona familiarizada con las discusiones.

Habían comenzado a aumentar las críticas por la negativa del presidente a reconocer a Navy, incluso en una columna mordaz de The New York Times de Maureen Dowd que resonó dentro de la Casa Blanca. Los republicanos también comenzaron a usar el tema para difamar el carácter de Biden.

“Este es un tipo que ni siquiera ha visitado a su nieta en Arkansas”, dijo el gobernador de Florida, Ron DeSantis, a una multitud la semana pasada, mientras trabajaba para encontrar un mensaje ganador en medio de las dificultades de la campaña. Nikki Haley, exgobernadora de Carolina del Sur y ex embajadora de EE.UU. ante las Naciones Unidas, bromeó diciendo que las pruebas de competencia mental que propone para los políticos mayores de 75 años podrían incluir el requisito de que los candidatos nombren el número de nietos.

Cocaína, sensacionalismo y locura política: la cruda verdad del libro de Hunter Biden, “Beautiful Things”

Los republicanos ven a Hunter Biden como quizás su caso más fuerte contra el carácter del presidente, acusando a padre e hijo de sacar provecho de su nombre y poder. Pero Biden ha seguido manteniendo a Hunter cerca a pesar de las investigaciones, diciendo a los periodistas que está “muy orgulloso” de su hijo. Hunter ha seguido siendo una presencia visible en la vida de su padre, incluso en una cena de Estado para el primer ministro de la India y el 4 de Julio.

El presidente se ha mantenido principalmente preocupado por el bienestar de su hijo en el transcurso de sus problemas legales, dicen personas familiarizadas con el asunto, parte de por qué ha mantenido a Hunter cerca.

Hunter, un drogadicto en recuperación, reconoció en su libro de 2021 que no recordaba el encuentro con Roberts que condujo al nacimiento de Navy.

“Así de poca conexión tenía con alguien. Era un desastre, pero un desastre del que me he responsabilizado”, escribió.

Los Biden esperan que si Hunter puede resolver tanto el caso de manutención infantil mientras afronta una investigación federal separada sobre cargos por impuestos y armas, la familia pueda comenzar a pasar página en un capítulo oscuro de su historia, alimentado por la adicción.

Las personas cercanas a la familia notan que, al igual que la adicción a las drogas, los estadounidenses enfrentan todos los días los problemas de manutención y custodia de los hijos.

“Miles de familias se han enfrentado a circunstancias similares, resolviendo las cosas en privado, en lugar de ser el centro de atención”, dijo otra fuente familiarizada con el asunto.

Hablando el miércoles pasado con el entrenador de vida Jay Shetty para su popular podcast, el presidente dijo en voz alta lo que nunca había dicho antes: “Tengo siete nietos”.

“Cuatro de ellos, cinco de ellos con edad suficiente para hablar por teléfono. Todos los días les envío un mensaje de texto o los llamo”, le dijo a Shetty.

El podcast no se emitió hasta la semana siguiente, pero los asesores de la Casa Blanca ya habían comenzado a sentar las bases para una declaración pública que reconocía a Navy como la nieta de los Biden.

El círculo de asesores involucrados en las discusiones se mantuvo pequeño, un reconocimiento de cuán sensible se había vuelto el asunto dentro de la Casa Blanca. En un comunicado publicado por primera vez en la revista People, Biden describió la situación como “no un problema político” sino “un asunto familiar”.

“Jill y yo solo queremos lo mejor para todos nuestros nietos, incluida Navy”, escribió.

Si el presidente se reunirá ahora con Navy sigue siendo una pregunta abierta. Una fuente familiarizada con el asunto dijo que permanece abierto a una reunión cuando sea el momento adecuado. Pero otros restaron importancia a la perspectiva.

“Simplemente creo que estar allí es importante y hace una gran diferencia”, le dijo Biden a Shetty en su podcast. “Creo que saber que alguien estará ahí para ti solo para escucharte, solo para sostenerte, solo para abrazarte”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.