Si queremos colonizar el espacio necesitaremos cohetes que despeguen desde otros planetas, y la NASA ya tiene uno

La misión conjunta de las agencias espaciales estadounidense (NASA) y europea (ESA), Mars Sample Return, es una de las más ambiciosas concebidas por la humanidad. Una de las dificultades que tendrá que afrontar la misión que nos traiga las primeras muestras de suelo marciano a la Tierra será la de sacarlas del planeta rojo.

Primeras pruebas. 2030 está aún lejos pero la NASA se encuentra ya poniendo a prueba los motores del cohete que, si todo sale según lo planeado, traerá a la Tierra las primeras muestras de suelo marciano en el contexto de la misión Mars Sample Return. Y por ahora, estos ensayos están siendo un éxito.

El gran reto de este diseño es crear un cohete robusto y fiable pero a la vez suficientemente ligero como para ser transportado en una misión interplanetaria. El cohete compartirá vehículo en dirección a Marte con el aterrizador Sample Retrieval Lander (SRL).

Mars Ascent Vehicle. El cohete que traerá las muestras, Mars Ascent Vehicle (MAV) contará con dos etapas. Cada una de ellas tendrá un motor con características específicas, SRM1 y SRM2.

Ambos serán motores de combustible sólido, diseñados para un funcionamiento óptimo en circunstancias distintas a las que afrontan los motores de los cohetes que parten de la Tierra. SRM1 tendrá que operar a temperatura y presión atmosférica mucho menores que aquí en nuestro planeta.

Esto ha afectado al diseño de los cohetes, pero también a los tests: SRM1 fue puesto a prueba en una cámara de vacío a una temperatura de -20º Celsius en la base aérea estadounidense de Edwards, en California.

Cooperación entre misiones… El primer paso de Mars Sample Return será recuperar los tubos con restos de suelo marciano compilados por el rover Perseverance. El ya veterano vehículo dejó estos tubos en una localización indicada para su recogida por parte de los vehículos enviados en nueva misión.

El vehículo encargado de la recogida podía ser un helicóptero semejante a Ingenuity, pero diseñado para esta misión. Este vehículo transportará las muestras hasta el SRL , que las cargará en MAV.

…Y entre agencias. El cohete no traerá las muestras directamente a la Tierra sino que simplemente las pondrá en órbita marciana hasta su encuentro con la sonda Earth Return Orbiter (ERO). Esta sonda será la aportación europea a la misión y la encargada de traer las muestras en su viaje de vuelta a Marte

Se espera que las naves partan de nuestro planeta hacia finales de esta década, 2028 si todo va según el plan. El viaje hasta Marte durará dos años y la misión de recogida otro año más, con lo que las agencias implicadas esperan tener las muestras en la Tierra para su análisis a comienzos de la década que viene.

Carrera de ida y vuelta. Con todo, Mars Sample Return podría no ser la primera misión en traer muestras de otro planeta a la Tierra. China cuenta con su propia iniciativa y los calendarios son casi paralelos.

China puso hace unos meses 2031 como fecha estimada para el regreso de su misión Tianwen-3. Esta misión también requerirá varios lanzamientos, el primero de ellos programado para finales de 2028. Esta misión tendrá que trabajar mucho, puesto que deberá realizar a su llegada la recogida de muestras.

Quién llegue antes dependerá de diversos factores. Muchas cosas pueden salir mal en los cinco años que quedan hasta el despegue y no todos los motivos son técnicos.

Un futuro brillante pero incierto. Hace unas semanas el Senado estadounidense planteaba cuestiones sobre el presupuesto del proyecto. Un cambio de parecer de la cámara alta podría suponer toda una zancadilla al proyecto. Una de la que sería difícil recuperarse.

Sea como sea, si queremos algún día colonizar Marte, es necesario asegurarnos primero que no contaminemos el lugar antes de realizar un análisis exhaustivo del lugar para comprobar de una vez por todas si realmente ha existido vida en Marte en algún momento de su historia.

El análisis in-situ de Marte nos ha dado mucha información sobre el planeta rojo. Ahora es turno de que los laboratorios en nuestro planeta puedan utilizar sus propios equipos para este objetivo.

En Xataka | Sabíamos que Marte tuvo mares. Gracias a Perseverance ahora sabemos algo más: también tuvo grandes ríos

Imagen | NASA/JPL-Caltech


La noticia

Si queremos colonizar el espacio necesitaremos cohetes que despeguen desde otros planetas, y la NASA ya tiene uno

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Pablo Martínez-Juarez

.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.