Texas está bajo advertencia de tormenta tropical por un sistema que puede fortalecerse este martes

(CNN) — Las áreas a lo largo de la costa del sur de Texas se encuentran bajo alerta de tormenta tropical por un sistema aún en formación que en la mañana de este martes podría comenzar a azotar el área con vientos, lluvias e inundaciones costeras.

A esta amplia zona de chubascos y tormentas eléctricas en el centro del golfo de México, el Centro Nacional de Huracanes la ha denominado como Ciclón Tropical Potencial 9 porque tiene potencial de convertirse en una depresión tropical o bien en tormenta tropical, pero aún no lo ha hecho. La designación permite a la agencia emitir alertas sobre la llegada de una tormenta antes de que se haya formado.

Está vigente una advertencia de tormenta tropical en varias partes desde el sur de Texas hasta el sur de Port O’Connor, y se emitió una alerta de tormenta tropical desde Port O’Connor hacia el norte, hasta Sargent. Si el fenómeno se convierte en tormenta tropical, podría llamarse Harold, dependiendo de si otro en una zona del Océano Atlántico más cercana a África se convierte primero en tormenta tropical.

El sistema tenía vientos de 48 km/h en la mañana de este lunes y se movía hacia el oeste a través del golfo de México a 25 km/h. Es posible que haya mar embravecido, erosión de playas, fuertes lluvias, ráfagas de viento y tornados potenciales entre la mañana del martes temprano y la noche.

Las condiciones en el golfo de México son propicias para el desarrollo de una tormenta tropical en este momento. Las temperaturas de la superficie del mar en el golfo de México son más cálidas que nunca, según el análisis de datos de la NOAA realizado por el experto en huracanes Michael Lowry.

Las actuales temperaturas del agua le dan a cualquier sistema tropical en ciernes la capacidad de prosperar. También hay una cizalladura del viento muy baja en este momento en el golfo. La cizalladura del viento es lo que desgarra los sistemas tropicales, por lo que sin ella, la tormenta podría desarrollarse y organizarse mejor.

Trayectoria de la tormenta Franklin: a dónde se dirige y qué países amenaza

Con un tiempo limitado para que esta tormenta se fortalezca, la mayoría de los modelos de pronóstico mantienen al sistema como una tormenta tropical débil o una depresión tropical al tocar tierra; sin embargo, con condiciones óptimas en el golfo, podría registrarse un fortalecimiento.

“Ciertamente diría que el sistema tiene un potencial de intensificación importante antes de tocar tierra”, dijo Phil Klotzbach, científico investigador del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la Universidad Estatal de Colorado.

La tormenta trae amenazas de inundaciones y el alivio de la sequía

El sistema traerá fuertes lluvias a la costa de Texas, así como a varios lugares del interior, independientemente de su fuerza final. Esto podría ayudar a la sequía que afecta a más del 70% del estado, pero con el riesgo de inundaciones repentinas.

El último registro de trayectoria indica que el sistema se dirige hacia el oeste y tocará tierra al sur de Corpus Christi, a lo largo de la costa sur y central de Texas. Esto significaría que las lluvias más intensas caerían al sur de Houston y Austin.

Corpus Christi podría recibir hasta 127 milímetros de lluvia durante los próximos días a medida que el sistema avanza hacia el interior. El Centro Nacional de Huracanes pronostica hasta 177 milímetros de lluvia para algunos lugares aislados en el sur de Texas e insta a los residentes a estar preparados para inundaciones repentinas.

Es posible que llueva hasta 50 milímetros desde Austin hasta Del Rio, donde las temperaturas han estado por encima de lo normal este verano.

Si bien este sistema tropical traerá algunas lluvias beneficiosas a partes del estado afectadas por la sequía, algunas de las peores condiciones de la sequía (áreas de sequía extrema y excepcional en el centro de Texas) podrían perderse la mayor parte de la lluvia.

Comienza la temporada de huracanes en el Atlántico

La futura tormenta tropical es la última señal de que la temporada de huracanes del Atlántico está entrando en acción. Es casi como si se encendiera un interruptor de luz en la cuenca del Atlántico: tres sistemas tropicales se formaron en 24 horas entre el sábado y el domingo y la tormenta de Texas podría ser la cuarta.

Esta es la tercera vez registrada que se forman tres sistemas tropicales en 24 horas, según Lowry.

Si bien el sistema del Golfo es la más inminente de las amenazas tropicales, otras dos tormentas tropicales se alinean en la cuenca del Atlántico.

La tormenta tropical Franklin representa la mayor amenaza y está previsto que impacte en Hispaniola a mediados de semana. La tormenta actualmente tiene vientos de 80 km/h y se mueve hacia el oeste a 20 km/h. Se espera que haga un giro brusco hacia el norte el martes por la mañana y toque tierra en Hispaniola el martes por la noche.

Pronóstico de la trayectoria de la tormenta tropical Franklin del 21 de agosto de 2023. (Crédito: NWS San Juan)

Las advertencias de tormenta tropical están vigentes para el sur de Hispaniola, mientras que las alertas de tormenta tropical cubren el lado norte. También hay avisos de tormenta tropical para las Islas Turcas y Caicos.

Cantidades de lluvia de 127 a 254 milímetros, con cantidades aisladas más altas de hasta 381 milímetros, serán posibles en partes de Hispaniola.

“Las fuertes lluvias pueden producir inundaciones repentinas y urbanas, así como crecidas de ríos y deslizamientos de tierra”, advirtió el Centro Nacional de Huracanes. A lo largo de Hispaniola, es posible que se produzcan inundaciones repentinas significativas y potencialmente mortales entre martes y miércoles.

Los otros dos sistemas en el Atlántico no representan un riesgo para EE.UU. o el Caribe. Se espera que Gert se apague en las próximas 24 horas y Emily, que está mucho más lejos en el Atlántico, ya se desactivó.

Pero la frenética actividad tropical continuará. El lapso de ocho semanas desde mediados de agosto hasta mediados de octubre es cuando las temperaturas del océano se acercan a sus niveles más altos en el Atlántico, la cizalladura del viento disminuye considerablemente y, por lo tanto, cuando ocurre casi el 90% de toda la actividad de huracanes en el Atlántico.

“Por supuesto, queda por ver qué sucederá después de esta ráfaga de actividad, pero dada la perspectiva del clima tropical del Centro Nacional de Huracanes, las proyecciones y las condiciones a gran escala, supongo que el Atlántico estará bastante ocupado al menos hasta principios de septiembre”, dijo Klotzbach.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.