ANÁLISIS | ¿Por qué está en problemas la economía de China?

(CNN) — China ha sido durante mucho tiempo el motor del crecimiento mundial.

Pero, en las últimas semanas, su desaceleración económica ha alarmado a los líderes internacionales y a los inversores, que ya no cuentan con que sea un baluarte contra la debilidad en otros lugares. De hecho, por primera vez en décadas, la segunda economía del mundo es en sí misma el problema.

El viernes, el índice Hang Seng (HSI), de Hong Kong, entró en un mercado bajista, tras haber caído más del 20 % desde su reciente máximo en enero. La semana pasada, el yuan chino cayó a su nivel más bajo en 16 años, lo que llevó al banco central a realizar su mayor defensa de la moneda hasta la fecha, fijando un tipo de cambio con el dólar mucho más alto que el valor de mercado estimado.

La cuestión es que, tras un rápido repunte de la actividad a principios de año tras el levantamiento de los confinamientos por el covid-19, el crecimiento se está estancando. Los precios al consumo caen, la crisis inmobiliaria se agrava y las exportaciones se desploman. El desempleo juvenil es tan grave que el Gobierno ha dejado de publicar los datos.

El grupo Evergrande de China se declara en bancarrota

Para empeorar las cosas, un importante constructor de viviendas y una destacada sociedad de inversión han dejado de pagar a sus inversores en las últimas semanas, reavivando los temores de que el continuo deterioro del mercado inmobiliario pueda causar un aumento de los riesgos para la estabilidad financiera.

La falta de medidas decididas para estimular la demanda interna y los temores de contagio han desencadenado una nueva ronda de reducciones del crecimiento, y varios grandes bancos de inversión recortaron sus previsiones de crecimiento económico de China por debajo del 5 %.

Vista del horizonte de Shanghái, capital financiera de China, captada el 7 de agosto. (Foto: Ying Tang/NurPhoto/Getty Images)

“Rebajamos la previsión de crecimiento del PIB real de China […] ya que la recesión inmobiliaria se agravó, la demanda externa se debilita aún más y el apoyo de las políticas ha sido menor de lo esperado”, escribieron los analistas de UBS, en una nota de investigación publicada este lunes.

Los analistas de Nomura, Morgan Stanley y Barclays ya habían recortado sus previsiones.

Esto significa que China podría incumplir significativamente su objetivo oficial de crecimiento de “en torno al 5,5 %”, lo que supondría una vergüenza para los dirigentes chinos bajo la presidencia de Xi Jinping.

Está muy lejos del colapso financiero mundial de 2008, cuando China lanzó el mayor paquete de estímulo del mundo y fue la primera gran economía en salir de la crisis. También es un retroceso con respecto a los primeros días de la pandemia, cuando China fue la única gran economía desarrollada que esquivó una recesión. ¿Qué ha fallado?

Problemas inmobiliarios

La economía china lleva de capa caída desde abril, cuando se desvaneció el impulso de un fuerte comienzo de año. Pero las preocupaciones se han intensificado este mes tras los impagos de Country Garden, en su día el mayor promotor inmobiliario del país por ventas, y Zhongrong Trust, una importante sociedad fiduciaria.

La noticia de que Country Garden no había pagado los intereses de dos bonos en dólares estadounidenses asustó a los inversores y reavivó el recuerdo de Evergrande, cuyo impago de deuda, en 2021, marcó el inicio de la crisis inmobiliaria.

Mientras Evergrande sigue reestructurando su deuda, los problemas de Country Garden suscitaron nuevas preocupaciones sobre la economía china.

Beijing puso en marcha una serie de medidas de apoyo para reactivar el mercado inmobiliario. Pero incluso los actores más fuertes están ahora al borde del impago, lo que subraya los retos a los que se enfrenta Beijing para contener la crisis.

Mientras tanto, los impagos de los promotores inmobiliarios parecen haberse extendido al sector de fondos de inversión del país, que mueve US$ 2,9 billones.

Zhongrong Trust, que gestionaba fondos por valor de US$ 87.000 millones para clientes corporativos y particulares adinerados, ha dejado de pagar una serie de productos de inversión a al menos cuatro empresas, por valor de unos US$ 19 millones, según declaraciones de la empresa de principios de este mes.

Manifestantes airados incluso protestaron recientemente frente a la oficina de la empresa fiduciaria, exigiendo el pago de los productos de alto rendimiento, según videos publicados en las redes sociales chinas vistos por CNN.

Julian Evans-Pritchard, responsable de Economía China de Capital Economics, afirma que “las nuevas pérdidas en el sector inmobiliario corren el riesgo de generar una mayor inestabilidad financiera”.

“Con los fondos nacionales huyendo cada vez más hacia la seguridad de los bonos del Estado y los depósitos bancarios, más instituciones financieras no bancarias podrían enfrentarse a problemas de liquidez”, añadió.

Deuda pública local

Otra preocupación importante es la deuda de los Gobiernos locales, que se ha disparado debido en gran parte a la fuerte caída de los ingresos por venta de terrenos a causa del desplome inmobiliario, así como al impacto persistente del coste de imponer cierres patronales por pandemia.

La grave tensión fiscal que se observa a nivel local no solo supone grandes riesgos para los bancos chinos, sino que también merma la capacidad del Gobierno para estimular el crecimiento y ampliar los servicios públicos.

Hasta ahora, Beijing ha presentado un flujo constante de medidas para impulsar la economía, como recortes de las tasas de interés y otras iniciativas para ayudar al mercado inmobiliario y a las empresas de consumo.

Pero se ha abstenido de tomar medidas importantes. Economistas y analistas le dijeron a CNN que esto se debe a que China se ha endeudado demasiado para impulsar la economía como lo hizo hace 15 años, durante la crisis financiera mundial.

En aquel entonces, los dirigentes chinos pusieron en marcha un paquete fiscal de cuatro billones de yuanes (US$ 586.000 millones) para minimizar el impacto de la crisis financiera mundial. Pero las medidas, centradas en proyectos de infraestructuras impulsados por el Gobierno, también causaron una expansión crediticia sin precedentes y un aumento masivo de la deuda de los Gobiernos locales, de la que la economía aún lucha por recuperarse.

“Aunque también hay un elemento cíclico en la actual recesión que justifica un mayor estímulo, a los responsables políticos parece preocuparles que su política tradicional conduzca a un nuevo aumento de los niveles de deuda que vuelva a afectarles en el futuro”, afirmó Evans-Pritchard.

Este domingo, los responsables políticos de Beijing reafirmaron que una de sus principales prioridades era contener los riesgos sistémicos de la deuda de los Gobiernos locales.

El Banco Popular de China, el regulador financiero y el regulador de valores se comprometieron conjuntamente a trabajar para hacer frente a este reto, según un comunicado del banco central.

¿Por qué la economía de China reporta la mayor caída en sus exportaciones? Declive demográfico

Además, China se enfrenta a algunos retos a largo plazo, como una crisis demográfica y unas tensas relaciones con socios comerciales clave como Estados Unidos y Europa.

La tasa total de fertilidad del país, es decir, el número promedio de hijos que una mujer tendrá a lo largo de su vida, cayó a un mínimo histórico de 1,09, el año pasado, frente a 1,30, solo dos años antes, según un reciente informe de la agencia estatal Jiemian.com, que cita un estudio de una unidad de la Comisión Nacional de Salud.

Esto significa que la tasa de fertilidad de China es ahora incluso inferior a la de Japón, un país conocido desde hace tiempo por el envejecimiento de su sociedad.

A principios de este año, China publicó datos que mostraban que su población empezó a disminuir el año pasado, por primera vez en seis décadas.

“El envejecimiento demográfico de China plantea importantes retos a su potencial de crecimiento económico”, afirmaban la semana pasada los analistas de Moody’s Investors Service, en un informe de investigación.

La disminución de la oferta de mano de obra y el aumento del gasto sanitario y social podrían dar lugar a un mayor déficit fiscal y una mayor carga de la deuda. Una mano de obra más reducida también podría erosionar el ahorro interno, lo que se traduciría en tasas de interés más altas y un descenso de la inversión.

“La demanda de vivienda caerá a largo plazo”, añadieron.

La demografía, junto con la ralentización de la migración del campo a la ciudad y la fractura geopolítica, son “de naturaleza estructural” y escapan en gran medida al control de los responsables políticos, afirmó Evans-Pritchard.

“El panorama general es que la tendencia de crecimiento ha caído sustancialmente desde el inicio de la pandemia y parece que seguirá disminuyendo a mediano plazo”, dijo.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.