El vicepresidente de la Comisión Europea Frans Timmermans dimite para ser candidato en las elecciones de Países Bajos

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha aceptado este martes la dimisión de su vicepresidente ejecutivo, Frans Timmermans. Este abandona Bruselas para convertirse en candidato de la coalición socialdemócrata-verde a primer ministro de Países Bajos en las elecciones de noviembre convocadas tras la dimisión de Mark Rutte. Con su marcha, el Ejecutivo europeo pierde al máximo responsable de una de las principales políticas de este mandato que concluye el año que viene, el ambicioso Pacto Verde europeo, con el que la UE busca lograr la neutralidad climática en 2050.

Es la segunda dimisión en el gabinete de Von der Leyen en pocos meses, tras la marcha de la comisaria de Innovación, Mariya Gabriel, en mayo, también para participar en las legislativas de su país, Bulgaria, del que es actualmente viceprimera ministra y ministra de Asuntos Exteriores. Aunque al actual colegio de comisarios todavía le queda un año de mandato, el equipo podría sufrir una nueva baja considerable, la de la también poderosa vicepresidenta ejecutiva y comisaria de Competencia, Margrethe Vestager. La danesa aspira a convertirse en la próxima presidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), aunque la reciente candidatura de la vicepresidenta primera y ministra española de Economía, Nadia Calviño, podría torcer sus planes. La decisión será tomada a mediados del mes que viene en la reunión informal de ministros de Economía en Santiago de Compostela.

“Le agradezco a Frans Timmermans su trabajo apasionado e infatigable para hacer del Pacto Verde europeo una realidad”, ha dicho Von der Leyen en un comunicado. “Gracias a su excelente contribución y fuerte compromiso personal, hemos logrado grandes avances hacia el objetivo de la UE de convertirse en el primer continente con neutralidad climática y para aumentar los niveles globales de ambición medioambiental”, ha destacado.

Timmermans será sustituido como vicepresidente ejecutivo del Pacto Verde por el también vicepresidente de la Comisión y comisario de Relaciones Interinstitucionales y Prospectiva, Maros Sefcovic, según ha adelantado la alemana. El checo también asumirá temporalmente la cartera de Políticas de Acción Climática, hasta que La Haya proponga a un sustituto.

Von der Leyen ha informado ya tanto a la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, como a la presidencia española de turno de la UE, sobre “las disposiciones realizadas tras la dimisión para facilitar una continuación fluida de todos los procesos en marcha”. A la par, ha enviado una carta a Rutte para que le “sugiera nombres de un candidato y candidata como nuevo comisario de nacionalidad neerlandesa”, con lo que se confirma que Timmermans no tiene previsto regresar a Bruselas si fracasa en su carrera electoral.

Timmermans, considerado uno de los aspirantes con más opciones para hacerse con la presidencia de la Comisión que acabó recayendo en la conservadora Von der Leyen, es uno de los comisarios que más peso ha tenido en esta legislatura. En los últimos meses, protagonizó el mayor enfrentamiento político de Bruselas a causa de la Ley de Restauración de la Naturaleza, un proyecto de defensa de la biodiversidad clave de la agenda del Pacto Verde que el Partido Popular Europeo (PPE) intentó tumbar en la Eurocámara. Tras ser aprobado el pasado julio en el pleno, así como previamente por los Veintisiete en Consejo, actualmente está en fase de negociación de un texto final entre Parlamento, Consejo y Comisión, los denominados trílogos. Aunque España, como presidencia de turno, ha manifestado su intención de priorizar esta legislación, no está claro cómo podrá afectar al proceso la partida de Timmermans, que también se convirtió en uno de los blancos del PP español a raíz de la disputa en torno a los planes de regularizar regadíos ilegales en el entorno de Doñana.

La normativa europea también podría influir en los planes nacionales de Timmermans. En su carrera para liderar el Gobierno de La Haya, el candidato de la coalición rojiverde tendrá que medirse, entre otros, con el Movimiento Campesino-Ciudadano (BBB). Se trata de un partido populista agrario que ha sabido capitalizar precisamente el descontento de los sectores agrícolas con la política medioambiental de Bruselas que simbolizan Timmermans y, en buena parte, la Ley de Restauración de la Naturaleza.

Las intenciones de abandonar Bruselas del holandés se conocían desde que, a finales de julio, el propio político socialdemócrata, de 62 años, adelantara su intención de presentarse a las primarias para elegir al líder de la coalición que su partido, el Partido Laborista Holandés, y los verdes han elaborado de cara a la cita en las urnas de noviembre. No obstante, no estaba claro si Timmermans iba a tomarse una excedencia, lo que le permitiría recuperar su puesto en caso de fracasar su apuesta política, o dimitir de forma definitiva, opción que finalmente ha escogido.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.