La mala noticia es que estamos en mitad de la cuarta ola de calor del verano. La buena es que va a durar un suspiro

Ahora mismo, sobre todo en el cuadrante noreste y en las cuencas de los grandes ríos españoles, hace calor. Las máximas superarán los 40 grados y las mínimas no bajarán de 25. Teniendo en cuenta el histórico de temperaturas para estas fechas, es mucho calor.

La buena noticia es que va a tardar un suspiro.

¿Un suspiro? Sí, porque aunque, como explicaba Víctor González, “la masa de aire a unos 1.500 metros alcanzará temperaturas próximas a los 30 ºC sobre la Península”, es un tema pasajero. De hecho, según AEMET, la alerta por ola de calor durará hasta el jueves. Pero, pese a lo inusual que resulta todo esto, no es lo más curioso.

Lo más curioso es que, un par de días después, la situación va a girar 180 grados. “Los mapas contemplan un posible cambio drástico en la segunda mitad de la semana por la  posible llegada de una vaguada”, decía González. Y no solo es cierto, sino que (con cada actualización de los modelos) la cosa parece más clara.

Aún queda una semana. Y eso significa que, como venimos sosteniendo desde hace años, la fiabilidad, precisión y validez de los modelos es baja. Lo suficientemente baja como para que, al final, no pase nada reseñable. No obstante, cuando hablamos de la meteorología de agosto siempre hay un más allá: esta abertura apunta a que el otoño (meteorológico) ya ha empezado.

Cosa que no quiere decir nada. Porque, siendo sinceros, todos los estudios a medio plazo señalan que el calor cada vez tarda más en irse. Es decir, “otoño” no significa “alivio térmico”. Al menos, no directamente. Significa, en realidad, inestabilidad atmosférica.

Y sí, es cierto, eso es una buena noticia: el horno ibérico (y, con él, las temperaturas más extremas) no puede activarse sin estabilidad atmosférica. Hará calor, pero mucho menos.

De hecho, la llegada de la vaguada de los próximos días parece que va a provocar lluvias en el Cantábrico y parece que se van a generalizar durante el sábado y domingo. Con un poco de suerte, el lunes lloverá en el este de la península.

Las semanas más decisivas del año. No descubro nada nuevo si digo que, después de años de sequía (una sequía que empezó en 2014), España está llegando exhausta a este invierno. Exhausta y sin expectativas. Durante décadas, nos hemos ido acercando a las estaciones con ciertas certidumbres, pero en los últimos años eso está saltando por los aires. Tras un verano tan raro, ¿qué podemos esperar?

Esa es la gran pregunta y no, no tenemos respuestas a la altura.

En Xataka | Los avances científico-tecnológicos que nos han llevado a que  los pronósticos meteorológicos sean tan tan buenos a día de hoy

Imagen | ECMWF


La noticia

La mala noticia es que estamos en mitad de la cuarta ola de calor del verano. La buena es que va a durar un suspiro

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.