ANÁLISIS | Por qué los votantes republicanos le creen a Trump

(CNN) — Cuando los aspirantes a la candidatura presidencial republicana se reúnan para su primer debate esta semana, es probable que el encuentro se centre en los problemas legales del hombre al que todos siguen de cerca.

El expresidente Donald Trump ha consolidado su liderazgo en la contienda republicana convenciendo a la mayoría de los votantes de su partido de que sus cuatro acusaciones penales son una “cacería de brujas” politizada dirigida no solo contra él, sino contra ellos.

El éxito de Trump en vender ese argumento a los electores del Partido Republicano tiene algunas causas inmediatas, entre ellas la elección de todos sus principales competidores en la carrera, así como la mayoría de las voces prominentes en los medios de comunicación conservadores, de hacerse eco en lugar de desafiar su argumento. Pero la inclinación de tantos votantes republicanos a desestimar todas las acusaciones que se acumulan contra Trump también refleja algo mucho más fundamental: la tendencia cada vez más dura de los conservadores a creer que ellos son las verdaderas víctimas de los prejuicios en una sociedad irreversiblemente cada vez más diversa desde el punto de vista racial y cultural.

A la espera de Trump, varios funcionarios también acusados por interferencia electoral en Georgia se entregan ante las autoridades

Desde el inicio de su carrera política, Trump ha canalizado ese sentimiento en su vínculo aparentemente inquebrantable con sus principales partidarios. Ahora, Trump ha transformado sus múltiples acusaciones, sobre todo de fiscales negros a los que ha calificado repetidamente de “racistas”, en la última prueba de la creencia generalizada entre las bases del Partido Republicano de que las mayores víctimas de la discriminación son los grupos a los que pertenecen la mayoría de ellos: cristianos, hombres y blancos.

“La victimización está incrustada en cada parte de la campaña, la personalidad, las comunicaciones y la estrategia de Trump”, dice Tresa Undem, encuestadora para causas progresistas. “Lo único que cambia es el tema y el objeto de la culpa”.

La decisión de la mayoría de los líderes del Partido Republicano y de los votantes de unirse en torno a Trump en medio de 91 acusaciones de delitos graves subraya una vez más cuánta protección le proporciona ese sentido de víctima frente a un comportamiento que antes se consideraba fatal para cualquier líder político. Pero, como demostrará casi con toda seguridad el debate de esta semana, también muestra que el enfoque beligerante de Trump hacia todas las fuerzas que, según él, amenazan a los conservadores, desde el “Estado profundo” hasta los medios de comunicación y la industria del entretenimiento, pasando por los manifestantes de los movimientos Black Lives Matter y #metoo, seguirá siendo fundamental para el mensaje del Partido Republicano, tanto si sigue siendo la principal figura del partido como si no.

El amplio rechazo de las acusaciones contra Trump dentro de la base del Partido Republicano marca un hito no solo en su lealtad personal hacia él, sino también en la alienación sistémica de esos votantes de las principales instituciones de la vida estadounidense. En la coalición republicana, es un momento que ha culminado décadas de cambio y que apunta a años de turbulencias por delante.

Trump dice que se entregará este jueves en Georgia en el caso penal de interferencia electoral

Una abrumadora mayoría de votantes republicanos rechaza las acusaciones contra Trump. En una amplia encuesta nacional reciente de Bright Line Watch, una colaboración de politólogos que estudian las amenazas a la democracia estadounidense, el 15% o menos de los republicanos dijeron que Trump había cometido un delito, ya sea en sus esfuerzos por anular las elecciones de 2020, sus acciones del 6 de enero de 2021 o sus pagos de dinero por silencio a la estrella de cine para adultos Stormy Daniels en 2016; solo uno de cada cuatro pensó que había infringido la ley en su manejo de documentos clasificados. Y en los casos del dinero por silencio y los documentos clasificados, más de cuatro quintas partes de los republicanos estuvieron de acuerdo en que “Trump no habría sido procesado… si fuera otra persona”. Un sondeo de CBS/YouGov publicado el domingo registró actitudes similares y produjo un hallazgo más sorprendente: una mayor proporción de votantes del Partido Republicano dijeron que confiaban en Trump para decirles la verdad que cualquier otra fuente probada, incluyendo no solo las figuras conservadoras de los medios y los líderes religiosos, sino incluso sus propios “amigos y familiares”.

Algunas de las actitudes que han ayudado a Trump a restar legitimidad a las acusaciones con los republicanos son recientes; otras son mucho más antiguas. La confianza en el Gobierno federal cayó en picada para los votantes de ambos partidos en medio de todos los tumultuosos acontecimientos de las décadas de 1960 y principios de los setenta, desde Vietnam hasta el Watergate, pasando por los asesinatos de destacadas figuras públicas y nunca se ha recuperado del todo. En la década de 1980, Ronald Reagan añadió otro ladrillo al muro de la desconfianza entre los republicanos, concretamente con su argumento de que el gobierno no era la solución a nuestros retos, sino el problema. “Realmente ha habido un esfuerzo en la derecha, entre los republicanos, por utilizar la desconfianza para atizar y movilizar a su base”, dice Amy Fried, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Maine y coautora del libro de 2021: “At War With Government: How Conservatives Weaponized Distrust from Goldwater to Trump”.

Incluso durante los años de Reagan, las fuerzas de seguridad federales estuvieron en cierto modo al abrigo de la creciente antipatía conservadora hacia Washington. Pero, como señalan Fried y otros expertos, eso cambió en las décadas de 1980 y 1990, cuando los grupos de propietarios de armas liderados por la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) intensificaron sus ataques contra las fuerzas del orden federales como amenazas a la libertad de sus miembros. (Esa campaña alcanzó su punto máximo cuando la NRA atacó a los agentes federales como “matones del gobierno con botas de goma”). La hostilidad republicana hacia las fuerzas del orden federales dio otro gran salto cuando Trump y sus aliados (como Steve Bannon) generalizaron la afirmación de que un “Estado profundo” de funcionarios federales atrincherados, en particular en inteligencia y en las fuerzas del orden, conspiraba supuestamente contra los conservadores.

ANÁLISIS | Los conservadores están en racha en su intento de rehacer Estados Unidos a través de los tribunales

Años de estos argumentos abrieron una brecha entre las actitudes conservadoras hacia la policía local y la aplicación de la ley federal, señala Eric Plutzer, politólogo de la Universidad Estatal de Pensilvania que dirige la encuesta Mood of the Nation en el Instituto McCourtney para la Democracia, no partidista. “Si los policías locales son protectores de cuello azul de la ley y el orden”, dice Plutzer, “los abogados y otros con títulos de lujo en el FBI llegan a ser vistos como no muy diferentes de internacionalistas de carrera antipatrióticos del Departamento de Estado”.

El papel del FBI en la investigación de las conexiones entre la campaña de Trump y Rusia en 2016, y su decisión de no procesar a Hillary Clinton por su manejo de los correos electrónicos como secretaria de Estado, convirtieron a la oficina en un pararrayos particular para el expresidente y sus seguidores. En la última encuesta de Mood of the Nation, los republicanos expresaron mucho más escepticismo sobre el FBI que los demócratas, con dos tercios de los votantes del Partido Republicano diciendo que confían en la oficina casi nada o nada en absoluto. Se trata de un cambio notable con respecto a hace una generación, cuando los conservadores consideraban al FBI como el defensor de “la mayoría silenciosa” frente a los militantes de izquierda.

“Efrem Zimbalist Jr. debe estar revolcándose en su tumba”, dijo Plutzer, refiriéndose a la estrella de la aduladora serie de televisión de la ABC “FBI”, que se emitió entre 1965 y 1974.

Una vez que esa ficha de dominó cayó, cree Plutzer, se hizo más fácil para Trump poner a sus votantes en contra de las agencias federales de aplicación de la ley en general. “Si el FBI es visto como un brazo armado del Estado profundo liberal, todo el Departamento de Justicia, los funcionarios electorales y los jueces son objetivos mucho más fáciles”, dice Plutzer. “La base partidaria de Trump ha perdido la confianza en las instituciones fundamentales que garantizan el Estado de derecho”.

ANÁLISIS | El dominio de Trump en el Partido Republicano hace que Estados Unidos se prepare para una campaña tóxica

Los republicanos ahora expresan más escepticismo que los demócratas no solo sobre las instituciones dentro del gobierno federal, sino casi cualquier grupo que pueda ser categorizado como una “élite”. En una encuesta del Pew Research Center, los republicanos expresaron mucha menos confianza que los demócratas sobre los científicos en general y los médicos en particular. En la última encuesta anual de Gallup sobre la confianza en las instituciones, los republicanos expresaron menos fe en 10 de las 16 medidas. La confianza en las instituciones ha disminuido en ambos partidos a lo largo del tiempo, según Gallup, pero los republicanos son ahora más escépticos que los demócratas no solo respecto a los objetivos esperados, como los medios de comunicación, sino también respecto a las escuelas públicas y el sistema de justicia penal.

Todo esto se ha producido en un contexto de transformación demográfica y política. Durante la mayor parte de la historia de Estados Unidos, los cristianos blancos y los blancos sin un título universitario de cuatro años han constituido la mayoría de la población estadounidense. En el siglo XXI, sin embargo, cada grupo ha caído por debajo del 50% de la población por primera vez. Sin embargo, a pesar de que están disminuyendo en la sociedad en general, ambos grupos siguen siendo una clara mayoría dentro de la coalición republicana.

Entre los votantes republicanos, la ansiedad por este cambio demográfico y cultural parece haber acentuado el distanciamiento de las instituciones del mismo modo que el calentamiento de las aguas oceánicas en el cambio climático ha intensificado los huracanes. Múltiples encuestas realizadas en los últimos años han revelado que los votantes republicanos en general, y los partidarios de Trump en particular, creen que tienen más probabilidades de sufrir discriminación que los grupos que históricamente se han enfrentado a pruebas más tangibles de prejuicios, como las minorías raciales y religiosas, las mujeres y la comunidad LGBTQ.

En las encuestas de Undem de los últimos años, más de cuatro quintas partes de los republicanos afirmaron que la discriminación contra los blancos es ahora un problema tan grave como los prejuicios contra las minorías; tres cuartas partes describen la discriminación contra los cristianos como un problema importante en la sociedad estadounidense; alrededor de siete de cada diez afirman que la sociedad castiga ahora a los hombres solo por actuar como hombres; y alrededor de dos tercios describen a los hombres blancos como el grupo más discriminado en el Estados Unidos moderno. La mitad de los republicanos encuestados están de acuerdo con estas cuatro afirmaciones, y siete de cada diez están de acuerdo con al menos tres de ellas. Solo uno de cada 20 republicanos rechazó todas esas ideas.

Trump impulsa otra mentira: La izquierda denigra a los blancos para decidir quién vive y quién muere

Undem dice que los republicanos que están de acuerdo con esas proposiciones son mucho más propensos que otros en el Partido Republicano a tener opiniones fuertemente favorables de Trump y a creer que defiende a “gente como yo”.
Trump ha tocado esas notas con fuerza al tratar de unir a los votantes del Partido Republicano contra las acusaciones. Ha acusado a cada uno de los funcionarios electos negros que persiguen casos contra él, fiscales del condado Manhattan y del condado Fulton, Georgia, y el fiscal general del estado de Nueva York (en una investigación civil), de ser “racistas” o “racistas a la inversa”. Y ha dicho que quienes lo investigan en realidad intentan silenciar y sublimar a sus partidarios: “Van a por ustedes, y yo solo me interpongo en su camino”, ha afirmado con frecuencia.

En ese sentido, Undem y otros consideran que la respuesta de Trump a las acusaciones no es más que una extensión de los argumentos que han resultado tan convincentes para sus seguidores desde el principio de su carrera.

El retrato que hace Trump de los conservadores como las verdaderas víctimas de los prejuicios “es embriagador para su base”, afirma. “Los temas que han surgido en los últimos siete años relacionados con la raza y el género (George Floyd, #MeToo) son muy incómodos. A la gente no le gusta sentir incomodidad. No les gusta sentirse culpados o en falta. Trump cura esos sentimientos. Es el mago que hace desaparecer su malestar y luego les da algo por lo que enfadarse y tener razón, lo que les hace sentirse superiores. No es culpa suya, es de otro”.

Robert P. Jones, presidente y fundador del instituto no partidista Public Religion Research Institute, cree igualmente que Trump ha integrado con éxito las acusaciones en su esfuerzo más amplio por presentarse como la última línea de defensa de los conservadores cristianos blancos, temerosos de que su influencia esté menguando a medida que Estados Unidos se hace más diverso. “Desde su ascenso al poder, con guiños y alusiones a los supremacistas blancos y afirmaciones como ‘Yo soy tu voz’, Trump se convirtió en el símbolo del derecho y el poder de los cristianos blancos en un país que cambia rápidamente”, dice Jones, autor del nuevo libro “The Hidden Roots of White Supremacy”. “Make America Great Again, con su canto de sirena de pérdida y nostalgia en esa palabra final ‘otra vez’, fue elaborado como un grito de guerra para este sentimiento”.

Jones señala que las mayorías de republicanos y protestantes evangélicos blancos coinciden cada una en las encuestas con el sentimiento de que “Dios pretendía que Estados Unidos fuera una nueva tierra prometida donde los cristianos europeos pudieran crear una sociedad que fuera un ejemplo para el resto del mundo”, mientras que dos tercios de los demás estadounidenses rechazan esa idea. “Visto contra este telón de fondo, los ataques de Trump a la legitimidad de las elecciones que perdió, un gobierno federal que lo persigue a él y a sus seguidores, y los fiscales racistas negros, todos derivan poder de esta visión del mundo, donde a los habitantes cristianos blancos de la tierra prometida se les niega su legítima herencia divina por aquellos que estaban destinados a ser serviles”, dice Jones.

Daniel Cox, experto en encuestas y opinión pública del American Enterprise Institute, de centro-derecha, está de acuerdo en que la base fundamental de Trump, formada por blancos conservadores sin título universitario, se ha vuelto más proclive en los últimos años a considerarse a sí misma, y no a los grupos tradicionalmente marginados, como la verdadera víctima de la discriminación. Pero argumenta que esas opiniones están al menos “en parte arraigadas en la realidad”.

“Mi sensación es que las personas que son más leales a Trump, los conservadores blancos no universitarios, ven que las poderosas instituciones culturales, políticas y económicas ya no representan sus intereses o valores o peor aún, trabajan activamente en su contra”, dice Cox. “No es la alienación demográfica lo que impulsa su política tanto como la creencia de que los medios los menosprecian, que el sistema legal y los sectores financieros operan para marginarlos, y el sistema político trabaja para despreciarlos”.

ANÁLISIS | Cómo evolucionó la “teoría del reemplazo” de los blancos desde los racistas de la vieja guardia hasta los adolescentes en línea, y la inspiración de otro tiroteo masivo racista

“Las organizaciones educativas, jurídicas y mediáticas de prestigio cuentan con muy pocos conservadores blancos no universitarios”, prosigue Cox. “Hay una razón por la que la división educativa es tan marcada en las opiniones sobre Donald Trump. Son los estadounidenses blancos sin título universitario los que sienten de forma más aguda que no hay intereses poderosos que miren por ellos”.

Factores tácticos más inmediatos también explican por qué las acusaciones no han perjudicado más a Trump entre los republicanos. Muchos están recibiendo su información en gran parte desde dentro de una burbuja mediática conservadora que casi universalmente ha menospreciado y desestimado las acusaciones. Y, aparte de Chris Christie, Asa Hutchinson y Will Hurd, tres candidatos en la periferia de la carrera presidencial del Partido Republicano, casi ningún cargo electo del partido ha defendido las investigaciones. Eso significa que casi ninguna voz en la que confíen los republicanos está rebatiendo la batería de denuncias sobre las acusaciones procedentes de los aliados de Trump en la Cámara de Representantes y el Senado e, incluso, de sus principales rivales en la contienda por la nominación de 2024.

Muchos republicanos en cargos electos han desestimado las acusaciones argumentando que el Departamento de Justicia está tratando a Hunter Biden con más indulgencia que a Trump. Sin embargo, muchos analistas creen que es poco creíble que un gran número de votantes del Partido Republicano consideren de repente justificados los cargos contra Trump si los fiscales federales golpean al hijo del actual presidente. “Lo de Hunter Biden es fundamentalmente irrelevante”, dice Cox. “Si no fuera Hunter Biden sería otra cosa” que los republicanos utilizarían para alegar un doble rasero contra Trump.

El veterano encuestador del Partido Republicano Whit Ayres apunta a otra razón, más personal, por la que tantos votantes del Partido han descartado las acusaciones contra Trump. “Muchos de ellos tuvieron conflictos con hermanos, con padres, a veces con hijos, a veces incluso con cónyuges sobre su apoyo a Donald Trump”, dice Ayres.

“Y están muy a la defensiva por ello. Eso hace que instintivamente salgan en defensa de Donald Trump, porque si sugieren de alguna manera que no es apto para el cargo, entonces eso pone en entredicho su propio apoyo pasado”.

Pero la amplitud del rechazo republicano a las acusaciones contra Trump indica un nivel de alienación y alarma que va más allá de su atractivo personal. Los rivales de Trump para la nominación de 2024 varían en el lenguaje que utilizan, pero la mayoría de ellos también expresan variantes de la idea de que las principales instituciones de la vida estadounidense ahora están avanzando una ideología liberal “woke” que está tratando de borrar lo que los conservadores consideran los valores y tradiciones perdurables de la nación. Incluso sin la presencia de Trump, es probable que esa afirmación sea un tema importante en el debate de este miércoles.

Fried señala que los políticos republicanos contemporáneos que avanzan estos argumentos están pintando un cuadro mucho más ominoso que Reagan cuando llamó al gobierno el problema y no la solución. “Se hace más hincapié en el daño que se le hace a uno, a su familia y a sus comunidades”, afirma. “Tanto si se trata de la ‘teoría del reemplazo’, que es xenófoba y racista, como de los mensajes trans, que utilizan el lenguaje de la captación de menores: esta gente va a por tus hijos. Es una versión mucho más dura que la de ‘tienes que pagar más impuestos porque hay gente que recibe ayudas sociales’. Es mucho más personal”.

“Sé que no perdió”: las mentiras que repiten los partidarios de Trump sobre las audiencias del 6 de enero

La desestimación generalizada de las acusaciones de Trump, al igual que el preponderante acuerdo republicano con sus desacreditadas afirmaciones de fraude en 2020 y la creciente tendencia de los partidarios del Partido Republicano a defender los disturbios del 6 de enero como una protesta legítima, deja claro cuántos votantes conservadores se consideran asediados en un Estados Unidos cambiante. Cuando Trump y otros cargos electos del Partido Republicano afirman que no puede recibir un juicio justo en ninguna jurisdicción que vote mayoritariamente por los demócratas, están expresando lo que podría llamarse una forma de “secesión blanda”: la convicción de que todas las instituciones vinculadas al Estados Unidos demócrata son tan hostiles y malévolas que los conservadores deben negar fundamentalmente su legitimidad.

Trump es el republicano que más eficazmente cabalga esa ola ahora, pero parece improbable que retroceda cuando él desaparezca de la escena política. Cox cree que la afirmación de que las principales instituciones están ahora predispuestas en contra de los conservadores será “más pronunciada” en el Partido Republicano mientras Trump sea la figura más poderosa del partido, pero está de acuerdo en que la alienación a la que está recurriendo seguirá siendo “omnipresente” en el partido con o sin él.

Mucho antes de que Trump entre en un tribunal, los votantes republicanos, con su rechazo casi uniforme de las acusaciones, están emitiendo un veredicto claro no solo sobre su huella duradera en el partido, sino también sobre su distanciamiento de gran parte del EE.UU. moderno. Se condene o no a Trump, es probable que el descontento corrosivo entre sus seguidores siga erosionando los cimientos de la democracia estadounidense y tensando los lazos que unen a una nación cada vez más dividida.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.