India podría ser el cuarto país de la historia en aterrizar una nave espacial en la Luna

(CNN) — India está a punto de realizar un intento histórico de alunizar con su nave espacial Chandrayaan-3, lo que podría ubicarla como el cuarto país de la historia en lograr tal hazaña.

La Organización India de Investigación Espacial confirmó este martes que Chandrayaan-3, que en sánscrito significa “vehículo lunar”, va por buen camino y “sigue navegando sin problemas”. Está previsto que la nave inicie su descenso final a la superficie lunar este miércoles a las 17.45 horas, IST. (8:15 horas hora de Miami).

La agencia espacial india retransmitirá en directo el intento de alunizaje a partir de las 17:20 horas IST (7:50 horas hora de Miami) de este miércoles.

Si tiene éxito, la misión podría consolidar el estatus de la India como superpotencia mundial en el espacio. Hasta ahora, sólo Estados Unidos, China y la antigua Unión Soviética habían realizado aterrizajes suaves en la superficie lunar.

Chandrayaan-2: la India lanzó misión a la Luna en un segundo intento

Además, el lugar de aterrizaje previsto para Chandrayaan-3 está más cerca del polo sur de la Luna que ninguna otra nave espacial en la historia. La región del polo sur se considera una zona de gran interés científico y estratégico para las naciones que navegan por el espacio, ya que los científicos creen que alberga depósitos de hielo.

El agua, congelada en cráteres sombríos, podría convertirse en combustible para cohetes o incluso en agua potable para futuras misiones tripuladas.

El intento de la India de aterrizar su nave espacial cerca del polo sur lunar se produce pocos días después del intento fallido de otro país de hacer lo mismo. La nave rusa Luna 25 se estrelló contra la Luna el 19 de agosto tras un fallo en sus motores, poniendo fin al primer intento de alunizaje del país en 47 años.

A medida que Chandrayaan-3 se aproxima a la Luna, sus cámaras captan fotografías, incluida una tomada el 20 de agosto que la agencia espacial india compartió este martes. La imagen ofrece un primer plano del polvoriento terreno gris de la Luna.

El viaje del Chandrayaan-3

El módulo de aterrizaje lunar de la India consta de tres partes: un módulo de aterrizaje, un rover y un módulo de propulsión, que hasta ahora ha proporcionado a la nave todo el empuje necesario para atravesar el vacío de 384.400 kilómetros entre la Luna y la Tierra.

El módulo de aterrizaje, llamado Vikram, completará las maniobras de precisión necesarias para aterrizar suavemente en la superficie lunar tras ser expulsado del módulo de propulsión. En su interior se encuentra Pragyan, un pequeño vehículo de seis ruedas que se desplegará desde el módulo de aterrizaje rodando por una rampa.

El módulo de aterrizaje, que pesa unos 1.700 kilogramos, y el rover, de 26 kilogramos, están repletos de instrumentos científicos preparados para recoger datos que ayuden a los investigadores a analizar la superficie lunar y aportar nuevos conocimientos sobre su composición.

La Dra. Angela Marusiak, profesora adjunta de investigación en el Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona, se mostró especialmente entusiasmada por el hecho de que el módulo de aterrizaje lunar incluya un sismómetro que intentará detectar terremotos en el interior de la Luna.

Estudiar cómo se mueven las capas internas de la Luna podría ser una información clave para futuros esfuerzos en la superficie lunar, dijo Marusiak.

“Uno quiere asegurarse de que cualquier actividad sísmica potencial no ponga en peligro a ningún astronauta”, dijo Marusiak. “O, si tuviéramos que construir estructuras en la Luna, que estuvieran a salvo de cualquier actividad sísmica”.

Se espera que el módulo de aterrizaje y el rover funcionen durante unas dos semanas en la superficie lunar. El módulo de propulsión permanecerá en órbita y servirá de punto de retransmisión de datos a la Tierra.

Las impresionantes fotos de la Luna que tomó una nave especial de la India mientras se aproxima a la superficie Una fiebre lunar mundial

En colaboración con aliados como Estados Unidos y Francia, India forma parte de una segunda oleada de potencias espaciales emergentes. El programa espacial del país se ha convertido en uno de los más activos del mundo en su desarrollo de tecnología espacial exploratoria.

Chandrayaan-3 ha sido un motivo de orgullo nacional y de gran interés en toda la India. Multitudes se congregaron en la plataforma de lanzamiento del Centro Espacial Satish Dhawan de Sriharikota, en el estado de Andhra Pradesh, y más de un millón de personas sintonizaron YouTube en julio para ver el despegue de la nave.

Estudiantes sostienen carteles mientras se reúnen en apoyo de la nave espacial Chandrayaan-3 en Bombay el 22 de agosto de 2023.

La Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO) confirmó que el módulo de aterrizaje de Chandrayaan-3, que significa “nave lunar” en sánscrito, se había “separado con éxito” del módulo de propulsión seis días antes del aterrizaje previsto para el 23 de agosto. El 14 de julio, la India lanzó un cohete que transportaba una nave espacial no tripulada para aterrizar en la Luna, su segundo intento en el marco de su programa espacial de bajo coste.

El módulo lunar de Ispace probablemente cayó 5 km antes de estrellarse contra la Luna en un histórico intento de alunizaje

La misión de la India ha adquirido una importancia aún mayor desde el fallido intento de alunizaje del Luna 25 ruso. Si Chandrayaan-3 tiene éxito, la India se convertiría en el segundo país en aterrizar una nave espacial en la Luna en el siglo XXI después de China, que ha puesto tres módulos de aterrizaje en la superficie lunar desde 2013, incluido el primero en tocar tierra en la cara oculta de la Luna. (El último alunizador estadounidense, la misión tripulada Apolo 17, aterrizó en 1972).

Más de una docena de países tienen planes para enviar misiones a la Luna en los próximos años, incluida una misión lanzada por la agencia espacial japonesa, la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón, cuyo despegue está previsto para finales de agosto. Estados Unidos también tiene previsto enviar tres alunizajes comerciales a la Luna a partir de este año, mientras que la NASA sigue trabajando en su misión Artemis III, que podría devolver a los astronautas a la Luna en 2025.

Aterrizar en la Luna, sin embargo, sigue siendo un reto. El último intento de la India de aterrizar una nave espacial en la Luna, durante la misión Chandrayaan-2 de 2019, fracasó. Y dos naves espaciales comerciales se han estrellado en la superficie lunar en los últimos tiempos: una de Israel en 2019 y otra de Japón en abril.

“No hay duda de que aterrizar en la Luna es un verdadero desafío”, dijo el administrador de la NASA, Bill Nelson, en un comunicado a principios de esta semana. “Pero la Luna ofrece una gran recompensa científica, razón por la cual hemos visto tantos intentos recientes de volver a visitar la superficie. Esperamos con impaciencia todo lo que aprenderemos en el futuro, incluso de la misión Chandraayan-3 de la India”.

La India también es signataria de los Acuerdos Artemis de Estados Unidos, un documento que esboza las normas propuestas para la futura exploración lunar. Rusia y China no han firmado los acuerdos.

 

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.