ANÁLISIS | La foto policial presidencial del recluso No. P01135809 es cruda en su simplicidad

(CNN) — Se han tomado millones y millones de fotografías de presidentes de Estados Unidos.

Pero ninguno como esta.

La fotografía policial de Donald Trump se convirtió instantáneamente en una de las imágenes más icónicas de cualquiera que haya servido como comandante en jefe de Estados Unidos.

El recluso número P01135809 mira fijamente fuera de la foto de la ficha, con el rostro como piedra. Es imposible saber qué siente Trump. Pero la imagen, tomada después de que su caravana entrara en la cárcel del condado de Fulton, no irradia su característica bravuconería. Sus ojos se clavan en ti. Y el sello de la Oficina del Sheriff del condado de Fulton en una esquina superior es un recordatorio de que Trump, a pesar de todo su poder anterior, está en deuda con un proceso en el que no puede controlar su propio destino.

Trump se entregó en Atlanta en la cuarta causa penal abierta en su contra este año. ¿Qué sigue ahora?

La foto policial de Trump, cruda en su simplicidad de una manera que seguramente debe irritar a una exestrella de reality para quien la imagen lo es todo, es una metáfora de una elección en la que el potencial candidato republicano y posible próximo presidente enfrenta 91 cargos criminales en cuatro casos separados. Trump niega haber actuado mal y es inocente hasta que se demuestre lo contrario en todos los casos, incluidas las acusaciones en Georgia relacionadas con su intento de anular las elecciones de 2020.

Pero en cierto modo, la fotografía policial, tomada después de que Trump se entregó a las autoridades este jueves, representa la culminación inevitable de una vida que ha estirado y doblegado los límites en torno a la presidencia y con frecuencia ha forzado la ley. En términos más generales, para un hombre que construyó su leyenda a través de fotografías de paparazzi en las columnas de chismes de Nueva York y que valora las revistas Time con su rostro, la foto policial de Georgia, a pesar de toda su indignidad, representa otra nueva frontera de notoriedad. Pero para una nación todavía enredada en las recriminaciones y la furia azuzada por Trump, la fotografía, que inmediatamente dio la vuelta al mundo, representa un tipo especial de tragedia.

Para aquellos que vilipendian a Trump por sus instintos autocráticos, demagogia, vulgaridad y obsesión por sí mismo, la fotografía policial puede ofrecer sentimientos de reivindicación. Para los millones de partidarios de Trump que creen que es víctima de persecución, consagrará su condición de mártir político viviente en el que se basa su intento de recuperar la Casa Blanca. Si bien el equipo de Trump dijo que quería parecer desafiante, es probable que la foto del expresidente polarice a los estadounidenses tanto como su política.

Trump aborda su avión cuando sale del Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta en Atlanta, Georgia, el jueves 24 de agosto. Andrew Caballero-Reynolds/AFP/Getty Images

La imagen también plantea una pregunta. ¿Por qué el hombre más famoso del mundo, siempre bajo la atenta mirada de los agentes del Servicio Secreto y que ni siquiera puede salir de sus lujosas casas sin una caravana, necesita una fotografía policial? No es que vaya a desaparecer repentinamente: vuela en un avión personal adornado con la palabra “Trump”. Podría viajar a cualquier lugar de la Tierra y ser reconocido al instante. La explicación oficial de la foto parece ser que Trump, a pesar de su antiguo poder y fama, debería ser tratado ante la ley como cualquier otra persona. Si un hombre que alguna vez tuvo el poder de destruir el mundo con un arsenal nuclear recibe una foto policial como cualquier otro presunto criminal en Georgia, entonces la justicia es realmente igual para todos.

El equipo de Trump y las fuerzas del orden negociaron el momento de la entrega del expresidente este jueves Trump se entregó en cárcel de Georgia: experto explica la relevancia 2:10

Pero incluso si las múltiples acusaciones contra un expresidente realmente sirven al interés nacional, ¿podría ser contraproducente la humillación que ahora se está acumulando? Además, Trump ha convertido en un arma cada aspecto de su lucha legal para potenciar el culto a la victimización y la venganza que impulsa su atractivo político. Trump rápidamente publicó la foto de su captura en su red Truth Social y la usó para regresar a X, la plataforma anteriormente conocida como Twitter. Su campaña ya lo está esparciendo por todas partes, lo que probablemente le ayudará a recaudar el dinero que está gastando en su defensa y a convertir su vergüenza en un nuevo tipo de poder, en otra afrenta al sistema de justicia.

Para cualquier otro político, una foto policial sería el final. Para Trump, es un trampolín. Después de todo, fue procesado en la cárcel de Atlanta solo 24 horas después de que la mayoría de sus rivales para la candidatura republicana levantaron la mano en un debate presidencial en Wisconsin para decir que lo apoyarían si se convertía en el candidato republicano.

Las fotos de quienes sirvieron como presidente (a menudo coreografiadas por maestros de la administración con fines propagandísticos) llegan a definir épocas. Aunque ya no esté en el cargo, la fotografía policial de Trump ahora entrará en el registro histórico del grupo selecto de quienes han llamado hogar a la Casa Blanca. Esto incluye imágenes de John Kennedy y sus hijos en la Oficina Oval que resumieron el ascenso de una generación joven a la cima del poder. Una foto de Lyndon Johnson prestando juramento como presidente en el Air Force One en Dallas en noviembre de 1963 junto a la recién enviudada primera dama Jacqueline Kennedy, que todavía vestía un traje manchado con la sangre de su marido asesinado, fue diseñada específicamente para mostrar la continuidad del gobierno en un momento de horror. Como todas las grandes fotografías, captura un momento decisivo y conserva el poder de evocar.

¿Logrará Trump la candidatura presidencial en 2024? 2:01

El saludo de victoria a dos manos del presidente Richard Nixon desde las puertas de su helicóptero no pudo ocultar el estigma de su derrotada salida final de la Casa Blanca después de su dimisión por Watergate. En septiembre de 2001, el presidente George W. Bush se paró sobre un montón de escombros carbonizados en la Zona Cero de Nueva York con un megáfono, catalizando el paso del dolor a la resolución de una nación herida después del peor ataque terrorista de su historia. Cuatro años más tarde, una fotografía de él mirando desde el avión presidencial a la inundada Costa del Golfo personificó su liderazgo negligente después del huracán Katrina. Para las generaciones futuras, estas imágenes definen un capítulo de la tradición nacional cuando todos los detalles se han desdibujado.

Lo mismo ocurrirá con la foto policial de Trump.

Un rostro que todo el mundo conoce congelado en la ignominia. Una época estadounidense desgarradora capturada con solo hacer clic en un obturador.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.