Heineken abandona Rusia tras vender sus actividades por un euro simbólico al grupo ruso Arnest

La multinacional cervecera holandesa Heineken se marcha definitivamente de Rusia. La compañía tenía siete cervecerías y 1.800 empleados en el país, y en 2022 anunció la retirada de los productos de su marca después de la invasión rusa de Ucrania. Este viernes, ha completado su salida con la venta de sus actividades por el precio simbólico de un euro al grupo industrial ruso Arnest, que no figura en las listas de sancionados por la guerra. La operación supondrá unas pérdidas de 300 millones de euros e implica la eliminación progresiva del comercio de la marca Amstel, propiedad de Heineken International, a lo largo de los seis próximos meses.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.