Una grave sequía afecta al canal de Panamá: no es una buena señal para las cadenas de suministro ni para las compras navideñas

(CNN) — Panamá se encuentra en la mitad de su temporada de lluvias, y uno de los países más húmedos del mundo sufre una de las temporadas más secas de las que se tenga registro.

En el canal de Panamá, donde el agua dulce es vital para el funcionamiento de las esclusas, la escasez de lluvias reduce el nivel del agua y pone en aprietos a una arteria fundamental del transporte marítimo internacional. Las autoridades del canal han impuesto restricciones al peso de los buques y al tráfico diario.

Esta misma semana, la Autoridad del Canal de Panamá prorrogó esas restricciones durante al menos otros 10 meses.

Aunque las repercusiones directas para los fabricantes, minoristas y consumidores estadounidenses parecen ser mínimas en estos momentos, la posibilidad de que se produzcan problemas más amplios es cada vez mayor.

Consecuencias en el canal de Panamá por la disminución de los niveles de agua

Se trata de otro caso de vía navegable afectada por las condiciones meteorológicas que ralentiza los flujos de mercancías críticas, como los niveles más bajos del río Rin y el poderoso Mississippi o los fuertes vientos y la tormenta de arena a los que se atribuye el encallamiento del enorme buque Ever Given en el canal de Suez hace dos años.

Ya sea por el clima, la meteorología, la geopolítica o cualquier otra circunstancia imprevista, cualquier aumento de los puntos de congestión marítima podría suponer un problema para las redes mundiales de la cadena de suministro, que han funcionado con mucha más fluidez desde los sobresaltos de la época de la pandemia.

“Alrededor del 80% de nuestras mercancías se transportan por vía marítima”, afirma Janelle Griffith, responsable de Logística en Norteamérica de la empresa de corretaje de seguros y asesoría de riesgos Marsh. “Así que realmente deberíamos preocuparnos cuando vemos este tipo de bloqueos. Y, sí, tiene ramificaciones globales… cuando se produce un bloqueo en una parte de la cadena de suministro, automáticamente se ve afectado el resto de la cadena”.

No hay agua suficiente

El canal de Panamá depende de los lagos de agua dulce vecinos. Un sistema de esclusas utiliza grandes cantidades de agua -al menos 50 millones de galones- para hacer flotar cada barco a través del canal.

Normalmente, en esta época del año, los niveles de los lagos aumentan. Sin embargo, las precipitaciones en Panamá esta primavera y verano han sido las más bajas desde principios de siglo, según Jon Davis, meteorólogo jefe de Everstream Analytics.

“Esto no significa que los niveles de los lagos de agua dulce vayan a disminuir, pero no vemos ninguna mejora significativa aquí próximamente mientras miramos hacia el próximo mes”, dijo. “Y con El Niño empezando a intensificarse y todos los modelos climáticos que existen indican que El Niño seguirá intensificándose durante el resto de este año y hasta principios de 2024, eso es preocupante a largo plazo”.

¿Qué es el fenómeno El Niño, por qué ocurre y qué efectos puede producir?

Eso podría conducir a condiciones más secas en la parte sur de Centroamérica, incluyendo Panamá, dijo.

“Nunca sabemos la magnitud de las interrupciones, y nunca sabemos qué tan atascada estará la cadena de suministro; ciertamente parece que vamos en esa dirección de problemas crecientes”, afirmó.

El próximo paso

Pero desde el punto de vista del transporte, más allá de Panamá, el próximo en caer podría ser el río Mississippi, según Davis.

Durante los últimos 30 días, las precipitaciones a lo largo del sur del río Mississippi han estado muy por debajo de lo normal. Algunas de las variaciones en las precipitaciones se encuentran entre las más bajas desde 1893, indicó Davis.

Varias personas caminan por las orillas del río Mississippi, que ha registrado un nivel récord de aguas bajas, en Grand Tower, Illinois, el 2 de noviembre de 2022. (Foto: Evelyn Hockstein/Reuters)

El patrón seco, junto con el calor récord registrado a lo largo del Mississippi desde Minneapolis a Nueva Orleans, se espera que cause un descenso de los niveles del río en la primera parte del próximo mes, dijo.

El descenso del nivel del agua podría provocar restricciones en un momento en el que se cosechan los cultivos del centro de Estados Unidos y se transportan por el río hasta los mercados nacionales y de exportación.

“Nos enfrentamos a una situación en la que tenemos problemas en Panamá, y es probable que tengamos algunos problemas en el Mississippi con el movimiento de productos básicos, especialmente agrícolas”, explicó. “Así que nos enfrentamos a un problema agravado en la cadena de suministro. Y cuando hay dos interrupciones frente a una sola, todo se magnifica”.

Retrasos en las compras navideñas

Por el momento, los tiempos de espera generales se han disparado en el canal de Panamá. Los portacontenedores, a los que se ha dado prioridad, no se han visto afectados significativamente por las restricciones, según Everstream Analytics. A mediados de agosto había unos 135 buques esperando en ambos extremos del canal, frente a los 29 del mes anterior, señaló Everstream, que añadió que los buques que esperan suelen ser gaseros o graneleros.

Con todo, el número de buques que esperan cinco días o más sigue creciendo, lo que alarga aún más un cuello de botella que empezará a afectar a la fiabilidad del servicio y causará retrasos en los envíos a Estados Unidos y Europa, según Everstream.

Se coloca un cartel de bienvenida en la orilla del canal de Suez en la ciudad de Ismailiya, en el noreste de Egipto, el 27 de mayo de 2021. (Foto: Ahmad Hassan/AFP/Getty Images)

“La mayoría de los transportistas marítimos han tenido que reducir la carga de sus buques, pero hasta ahora eso no ha tenido un efecto significativo en los horarios y las tarifas de flete”, escribió Everstream Analytics por correo electrónico a CNN. “Sin embargo, si las líneas de contenedores se ven obligadas a seguir cargando menos contenedores, podríamos ver problemas para las empresas estadounidenses que tratan de reponer inventarios antes de la temporada de vacaciones de fin de año, para todo, desde decoraciones navideñas hasta muebles y juguetes”.

Hasta esta semana, los principales puertos de EE.UU. informan que no han visto ningún impacto de las restricciones y retrasos del canal de Panamá.

“Todavía no hemos visto ningún cambio de servicios del canal de Panamá a Los Ángeles”, afirmó Phillip Sanfield, portavoz del Puerto de Los Ángeles, a CNN por correo electrónico. “Esperaríamos que el canal de Suez viera el primer impulso en el tráfico”.

Los puertos de la zona de Nueva York tampoco han visto un cambio notable en el tráfico, indicó Amanda Kwan, portavoz de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey.

La Federación Nacional de Minoristas declaró a CNN a principios de mes que sus miembros no habían informado de ningún impacto, pero que trabajan con sus socios de la cadena de suministro, incluido el transportista marítimo, para mitigar cualquier riesgo derivado de los retrasos.

Cambios en la cadena de suministro

Si esto hubiera ocurrido antes de los confinamientos por pandemia y las drásticas oscilaciones en los patrones de gasto de los consumidores que destrozaron las cadenas de suministro, la historia podría haber sido diferente.

“Debido a lo ocurrido en 2021, las empresas han diversificado sus cadenas de suministro”, afirma Kwan.

Además, como los patrones de pedido pasaron del “justo a tiempo” al “por si acaso”, los almacenes se llenaron de productos, y esos niveles de inventario siguen siendo lo bastante elevados como para que los consumidores gasten menos en cosas y más en intangibles como entradas para Taylor Swift.

Con cualquier retraso aumentan los obstáculos para todos aquellos que se encuentran a lo largo de la cadena de suministro, pero muchas empresas han tomado medidas como la deslocalización y la deslocalización cercana para mitigar los riesgos, dijo Kamala Raman, vicepresidenta y directora de equipo de logística, cumplimiento del cliente y diseño de redes de Gartner.

“Siempre habrá riesgos desconocidos y riesgos conocidos”, declaró a CNN. “Si quieres ser resistente, tienes que saber cuál es el plan B”.

Es posible que los importadores minoristas estén “asustados” por estos acontecimientos, dijo Peter Sand, analista jefe de Xeneta, una empresa de análisis de marketing de transporte marítimo y aéreo.

“Está claro que están manejando inventarios ajustados al nivel de demanda en este momento”, afirmó.

Dado que la economía estadounidense, el mercado laboral y el gasto de los consumidores siguen resistiendo, existe la posibilidad de que la demanda se dispare, lo que podría llevar a una situación en la que los retrasos en los envíos se tradujeran en una selección de productos menos variada o, peor aún, en estanterías vacías, señaló.

“Existe un riesgo, y todas las alternativas conllevan un precio y más tiempo para que los productos lleguen de su origen a su destino final”, dijo Sand.

Vanessa Yurkevich, de CNN, contribuyó a este artículo.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.