ANÁLISIS | Cómo la ley de Florida podría obstaculizar a Trump si es condenado antes de las elecciones de 2024

(CNN) —  Puede que a nadie le haya sorprendido más el momento decisivo del primer debate presidencial republicano de la semana pasada que a Desmond Meade.

Meade es director ejecutivo de la Coalición para la Restauración de los Derechos en Florida, que trabaja para restablecer el derecho de voto en el estado a los antiguos delincuentes. Florida ha sido durante mucho tiempo uno de los estados que más ha dificultado que los exconvictos recuperen la capacidad de votar. En 2018, la coalición lideró un esfuerzo exitoso para aprobar una enmienda constitucional que facilitara a esos residentes recuperar ese derecho.

OPINIÓN | El sorprendente ganador del debate republicano

Ron DeSantis, entonces candidato a gobernador de Florida, se opuso a esa enmienda cuando apareció en la boleta electoral. Y luego, en 2019, como gobernador, DeSantis apoyó y firmó una legislación, respaldada por los republicanos, que diluyó significativamente el impacto de la enmienda al agregar el requisito de que los exdelincuentes paguen cualquier multa o cargo que deban antes de que puedan volver a votar en el estado.

Por lo tanto, Meade se quedó atónito cuando vio a DeSantis, después de dudar inicialmente, levantar la mano para unirse a cinco de los ocho republicanos en el escenario del debate y declarar que votarían por Donald Trump como candidato presidencial del Partido Republicano el próximo año, incluso si es condenado por un delito antes de las elecciones. La disposición de DeSantis a votar por Trump incluso si es declarado culpable de cualquiera de los 91 cargos penales por delitos graves que enfrenta ahora presenta un “conflicto radical” con sus políticas como gobernador hacia permitir que los que han cometido delitos graves voten en absoluto, dijo Meade.

Si DeSantis “es partidario de que una persona con una condena por delito grave se postule para el cargo más alto, entonces debería ser partidario de que todos recuperen sus derechos para que puedan votar incluso por su concejal [de la ciudad]”, dijo Meade.

Tanto la situación jurídica como la política en torno a Trump son fluidas e inciertas. Puede que ninguno de los cuatro casos penales contra él llegue a juicio antes de las elecciones del próximo noviembre (aunque la jueza federal que supervisa su caso por presunto intento de anular las elecciones de 2020 fijó este lunes la fecha del juicio para el 4 de marzo). Podría ser absuelto en cualquiera de los casos que lleguen a los tribunales.

Alternativamente, podría no ganar la candidatura del Partido Republicano.

Pero si esas circunstancias convergen, y Trump gana la candidatura y es declarado culpable de un delito grave, pondría de relieve la forma en que otros delincuentes convictos son tratados en el sistema político a diario.

La cuestión principal no debería ser si Trump, en caso de ser declarado culpable, recibe un trato especial “que otras personas no reciben, sino… si estamos dispuestos a considerarlo para este precandidato de alto perfil para el cargo, ¿deberíamos reconsiderar cómo estamos imponiendo estas prohibiciones a otras personas?”, dijo Insha Rahman, vicepresidente de Promoción y Asociación en el Vera Institute of Justice, un grupo que aboga por la reforma de la justicia penal.

Asimismo, Neil Volz, director adjunto de la coalición de Florida, afirmó que “esa foto de esas seis personas levantando la mano es una foto histórica. Representa el suelo moviéndose bajo nosotros mientras hablamos”. La imagen de los precandidatos republicanos diciendo que apoyarían a Trump si es el candidato del Partido Republicano el próximo noviembre, independientemente de si también es un delincuente convicto para entonces, aumentará la presión sobre los estados para que reconsideren las políticas que limitan la capacidad de los exconvictos para participar en el proceso político, sostiene Volz. “Esas dos imágenes no van a poder convivir”, predijo.

Seis de los ocho aspirantes presidenciales republicanos en el escenario del debate indicaron que apoyarían a Donald Trump como candidato de su partido a la Casa Blanca en 2024 incluso si es condenado por un delito, en el primer debate de precandidatos republicanos de la campaña presidencial de 2024 en Milwaukee, Wisconsin, el 23 de agosto.
Crédito: Brian Snyder/Reuters

Puede parecer especulativo ahora, pero si Trump gana la postulación como delincuente convicto, la ley de Florida obligaría a los funcionarios estatales, incluido DeSantis, a decidir si debería tener derechos no disponibles para otros en su situación. Trump está registrado para votar en Florida. Según el procedimiento normal en el estado, si es condenado por un delito grave en cualquier jurisdicción antes de las elecciones de 2024, no sería elegible para votar en Florida hasta que haya completado su sentencia, incluso si está apelando ese veredicto. Y en esa circunstancia, ni siquiera podría ser elegible para aparecer en la boleta electoral del estado, dicen algunos expertos legales.

Si Trump es declarado culpable de un delito grave antes de las elecciones, “hay al menos un mérito y peso considerables en el argumento de que no solo no podría votar, sino que podría decirse que no podría estar en la papeleta electoral para que otros pudieran votar por él, lo que significaría que no estaría en juego para los votos electorales de Florida”, dijo Mark Schlakman, profesor de Derecho en la Universidad Estatal de Florida, quien se desempeñó como asesor en cuestiones de clemencia del exgobernador de Florida, Lawton Chiles.

7 conclusiones de un día clave en los casos penales contra Donald Trump

De los 50 estados, solo Maine y Vermont (así como la ciudad de Washington) permiten a los delincuentes votar mientras cumplen su condena, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. En aproximadamente la mitad de los estados, los delincuentes recuperan automáticamente su derecho al voto una vez que han cumplido su condena. En la otra mitad de los estados, en su mayoría estados de tendencia republicana, los delincuentes deben cumplir otras condiciones, como completar la libertad condicional y pagar las multas o restituciones, o deben recibir un indulto del gobernador para recuperar sus derechos.

Un estudio fiable realizado en 2022 calculó que 4,6 millones de estadounidenses tenían prohibido votar en ese momento debido a una condena por delito grave, tres cuartas partes de los cuales viven en sus comunidades, habiendo cumplido sus condenas o permaneciendo supervisados bajo libertad condicional o vigilada.

Históricamente, Florida ha sido uno de los estados que más ha dificultado que los delincuentes recuperen sus derechos. Antes de que los votantes del estado aprobaran por abrumadora mayoría la iniciativa electoral de 2018 conocida como Enmienda 4, Florida era uno de los pocos estados que imponía una prohibición de por vida de votar a los exdelincuentes. El estado también les prohibía formar parte de jurados u ocupar cargos públicos.

La única forma en que los delincuentes podían recuperar esos derechos era mediante una decisión de la Junta Estatal de Clemencia Ejecutiva, formada por el gobernador y los otros tres cargos electos del estado: el fiscal general, el comisario de Agricultura y el director financiero. Pero esa vía era excesivamente compleja: durante los dos mandatos en los que el actual senador republicano Rick Scott fue gobernador de Florida, por ejemplo, solo restituyó los derechos civiles a un minúsculo número de exdelincuentes y les exigió que esperaran al menos cinco años después de cumplir su condena para solicitar la restitución.

En el momento en que el estado aprobó la Enmienda 4, Florida contaba con casi una cuarta parte de todos los exdelincuentes de EE.UU. a los que se les negaba el derecho al voto, dijo Meade, un exdelincuente que más tarde se graduó en una facultad de Derecho de Florida.

La Enmienda 4 restituyó automáticamente el derecho de voto a los exdelincuentes, excepto a los condenados por asesinato o delitos sexuales, que hubieran cumplido sus penas. (La enmienda no abordaba el derecho a formar parte de un jurado u ocupar un cargo público). En 2019, sin embargo, la legislatura estatal de Florida, controlada por el Partido Republicano y con el apoyo de DeSantis, aprobó una legislación que exigía además que los exdelincuentes pagaran todas las tasas y multas pendientes antes de recuperar su derecho al voto.

ANÁLISIS | ¿Por qué la mayoría de los rivales republicanos de Trump no lo ataca?

Pero si bien agregó ese requisito, el estado no ha establecido ninguna base de datos centralizada que permita a los exdelincuentes determinar fácilmente cuánto deben, y a qué entidad, antes de ser elegibles para votar. (La coalición demandó al estado en julio por ese sistema.) Inicialmente, los organizadores proyectaron que la Enmienda 4 restauraría el derecho al voto a alrededor de 1,4 millones de floridanos, pero como resultado de estos nuevos obstáculos solo un poco más de 600.000 han recuperado realmente su derecho al voto, dijo Meade. El estado ha procesado a algunos exdelincuentes que creían erróneamente que tenían derecho a votar, en algunos casos porque los funcionarios locales los registraron.

Todas estas maniobras son el telón de fondo de las decisiones explosivas que los funcionarios de Florida, empezando por DeSantis, podrían enfrentar el próximo año.

Incluso después de la Enmienda 4, los delincuentes deben haber cumplido su condena antes de recuperar su derecho al voto en Florida, como en prácticamente todos los demás estados. Si Trump es condenado por un delito grave antes de las elecciones, y está apelando esa condena, no habría cumplido esa condición, señalan Meade y otros. “Aunque esté apelando, en el momento de la condena, es un delincuente convicto”, dijo Meade. “Eso significa que has perdido todos tus derechos civiles”, según la ley de Florida.

En Florida, esos derechos rescindidos también incluyen el derecho a ocupar cargos públicos. Si esa prohibición se aplica solo a los cargos estatales y locales de Florida o también cubre los cargos federales es una cuestión que los tribunales tendrán que resolver en algún momento. Aunque la cuestión jurídica es más turbia que la de la elegibilidad para votar, Schlakman cree que hay argumentos sólidos para afirmar que la prohibición de Florida de que los delincuentes condenados ocupen cargos públicos se extiende de hecho a los cargos federales. Y si ese es el caso, dice, lógicamente prohibiría a Trump aparecer en la papeleta electoral del estado el próximo año si gana la candidatura del Partido Republicano y es condenado por un delito grave.

“Puede que no haya una respuesta definitiva a eso, pero por lo general, si a alguien no se le han restituido sus derechos civiles… se puede argumentar sólidamente que esa persona no aparecería en la papeleta”, dijo Schlakman, director principal de Programas del Centro para el Avance de los Derechos Humanos de la Universidad Estatal de Florida. Si alguien no es elegible para ocupar un cargo, continuó, “¿dónde está la lógica en permitir o autorizar que alguien ponga su nombre en la papeleta? Entonces las elecciones se sesgan si alguien vota a esta persona. ¿Y qué ocurre entonces?”.

En la ley de Florida, hay una gran escotilla de escape que podría permitir a Trump, como candidato del Partido Republicano, superar estas restricciones y tanto votar como aparecer en la boleta electoral: una decisión de DeSantis y los otros miembros de la Junta Estatal de Clemencia.

Intervenir para restaurar esos derechos a Trump, si es condenado por un delito grave antes de las elecciones, representaría un marcado alejamiento de los procedimientos típicos de la Junta de Clemencia. Las propias normas de la Junta establecen que los condenados por delitos graves no pueden solicitar la recuperación de sus derechos civiles (incluido el derecho a votar y a ocupar cargos públicos) hasta que “la persona haya completado todos los términos de la sentencia… derivados de la condena o condenas por delito grave del solicitante”. Las normas también establecen que los delincuentes no pueden solicitar la restitución de sus derechos mientras se enfrenten a otros “cargos penales pendientes”, una situación que casi con toda seguridad seguiría aplicándose a Trump el año que viene, incluso si se completan uno o más de los cuatro casos penales contra él.

Todos los casos en los que Donald Trump ha sido acusado, resumidos

Pero todos los expertos coinciden en que la Junta de Clemencia tiene una autoridad prácticamente ilimitada para sustituir cualquiera de estas normas, siempre y cuando tanto el gobernador como dos de sus otros tres miembros estén de acuerdo en hacerlo. Además de DeSantis, los otros tres miembros de la Junta también son republicanos. “El gobernador y el gabinete tienen esencialmente discreción irrestricta para restaurar los derechos”, dijo Schlakman.

Tal intervención de la Junta Estatal de Florida para restaurar los derechos de voto (o el derecho a ocupar cargos públicos) a alguien condenado por un delito grave antes de haber cumplido su condena sería extremadamente rara e incluso prácticamente sin precedentes, no solo en Florida sino en todo el país, dicen los expertos.

A la pregunta de hasta qué punto sería inusual que un estado restituyera el derecho de voto a un delincuente mientras apela su condena, Rahman, del Vera Institute y exabogado de oficio, respondió: “Creo que es tan inusual que probablemente nunca ha ocurrido antes y que esta circunstancia tan inusual es la primera vez que se ha discutido, debatido o considerado”.

Del mismo modo, Volz, un exdelincuente que ha trabajado en estos temas durante 10 años en Florida, dijo: “No he oído hablar de nadie a quien le haya sucedido”.

Tanto la oficina del gobernador DeSantis como su precampaña presidencial no respondieron a las preguntas enviadas por correo electrónico sobre si apoyaría la restauración del derecho de Trump a votar y ocupar cargos en Florida si el expresidente gana la candidatura del Partido Republicano, pero es condenado por un delito grave. Las oficinas de DeSantis tampoco respondieron a una pregunta sobre si el gobernador alguna vez ha apoyado previamente que la Junta de Clemencia restablezca los derechos civiles de un delincuente convicto en Florida antes de que esa persona haya cumplido su condena.

ANÁLISIS | Así es cómo Trump manipula a sus rivales republicanos con una posición tortuosa sobre sus batallas legales

La situación de Trump podría obligar a prestar una atención sin precedentes al tratamiento que el sistema político da a los exdelincuentes. Pero la declaración de apoyo potencial que recibió en el debate por parte de tantos de sus rivales cristaliza una cuestión aún más fundamental.

Al levantar la mano para indicar que respaldarían a Trump incluso si es declarado culpable de un delito, los otros seis republicanos continuaron el patrón de años del partido de normalizar y excusar el comportamiento de Trump que amenaza los fundamentos de la democracia estadounidense y el Estado de derecho, dijo Ian Bassin, cofundador y director ejecutivo de Protect Democracy, un grupo no partidista. “¿Qué le hace a un país y a la democracia que sus líderes ostensibles no solo abdiquen del papel que se supone que deben desempeñar como baluarte contra el autoritarismo, contra el desmantelamiento del sistema y el socavamiento de las instituciones, sino que en realidad validen el comportamiento de aquellos que socavarían nuestra república?”

Son preguntas a las que los estadounidenses no se han enfrentado en tiempos modernos, y quizá nunca. Pero se precipitan hacia la nación a medida que chocan las trayectorias jurídica y política de Trump. Si Trump gana la candidatura presidencial republicana como delincuente convicto, la ley de Florida irónicamente asegura que nadie se verá obligado a lidiar con estas preguntas más directamente que el rival al que habría derrotado en el camino, Ron DeSantis.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.