Los padres que recorren los senderos más largos de Estados Unidos con sus 5 hijos

(CNN) — Recorrer tres de los senderos de larga distancia más remotos y escarpados de Estados Unidos sería un reto para cualquier excursionista.

Pero intentar recorrerlos con varios niños pequeños a cuestas es otro nivel.

Sin embargo, después de completar el Sendero de los Apalaches, que se extiende a lo largo de casi 3.540 kilómetros entre Georgia y Maine, y el Sendero de la División Continental, de 4.873 kilómetros, que se extiende desde Nuevo México hasta la frontera canadiense en Montana, los Netteburg están cerca de conseguirlo.

Formada por Danae y Olen Netteburg, ambos de 44 años, y sus cinco hijos Lyol, de 14, Zane, de 12, Addison, de 10, Juniper, de 7, y Piper, de 2, esta familia de excursionistas estadounidenses va camino de completar la santísima trinidad norteamericana del senderismo, la Triple Corona, que abarca unos 12.900 kilómetros.

Grupo de siete

Olen Netteburg (extrema izquierda), su esposa Danae y sus cinco hijos Lyol, Zane, Addison, Juniper y Piper en el Continental Divide Trail. Crédito: Danae Netteburg

Los Netteburg se sienten muy afortunados de poder recorrer en familia estos senderos emblemáticos, ya que actualmente están a mitad de camino del Pacific Crest Trail, un sendero de 4.270 kilómetros que se extiende desde la frontera con México a través de California, Oregon y Washington hasta Canadá.

“Somos conscientes de que mucha gente no puede hacerlo”, explica Danae a CNN Travel. “No tienen tiempo ni dinero o no quieren hacerlo. Así que somos muy afortunados”.

Danae y Olen, ambos médicos, se conocieron en la facultad de Medicina en 2003 y se casaron unos tres años después.

En 2010, la pareja se trasladó a Chad, un país sin salida al mar del centro-norte de África, para dirigir una consulta médica y tener a sus hijos, todos nacidos en Estados Unidos.

Aunque a lo largo de los años la pareja había hecho algunos viajes de mochileros juntos, incluida una visita a las Montañas Rocosas canadienses después de casarse, no fue hasta que Juniper, su cuarto hijo, tuvo unos dos años cuando decidieron intentar un extenso sendero en familia.

“Tenían dos, cuatro, seis y nueve años”, explica Olen. “Ese verano hicimos cuatro viajes distintos de una semana, y los niños no lo odiaron. Parecían disfrutarlo. Les gustaba acampar, coger salamandras, las fogatas y todo lo demás”.

La primera ruta a la que se aventuraron fue la del West Rim Trail, una excursión de 49 km que recorre el lado occidental del Gran Cañón de Pensilvania.

Animados por el entusiasmo de sus hijos, siguieron caminando por el Uintas Highline Trail, un sendero remoto que atraviesa la zona alta de las montañas Uinta, en el noreste de Utah.

“El sendero [de las Uintas] estaba muy elevado y el tiempo no era muy bueno. Así que fue una especie de gran viaje”, añade Olen. “Y a los niños les gustó. Así que seguimos haciéndolo”.

Después de otra exitosa excursión familiar, decidieron “ir a por todas y hacer el Sendero de los Apalaches” a principios de 2020.

Desafío familiar

Los Netteburg, vistos en la Terminación Norte del CDT, están a pocos meses de completar la Triple Corona. Crédito: Danae Netteburg

“Pensamos en intentarlo durante un mes para ver si podíamos seguir o si alguien lo odiaba, o lo que fuera”, explica Danae. “No sabíamos cómo saldría. Pero resultó que fue un año difícil para todos”.

Poco después de que empezaran a recorrer el sendero, que se extiende a lo largo de los montes Apalaches desde Springer Mountain, Georgia, hasta el monte Katahdin, Maine, el brote de covid-19 se declaró pandemia mundial y se impusieron restricciones en muchos países de todo el mundo.

“Varios lugares de Estados Unidos entraron en confinamiento de diversas maneras en distintos momentos”, explica Olen. “Así que a todos los sitios a los que íbamos teníamos que asegurarnos de que eran legales y seguros”.

Los Netteburg admiten que no estaban seguros de si serían capaces de terminar el reto, pero se sintieron cada vez más seguros a medida que pasaba el tiempo y sus hijos eran capaces de alcanzar ciertos hitos.

“Fue un gran momento cuando los niños hicieron como 18 kilómetros al día”, dice Olen.

Para mantener motivados a sus hijos, les pidieron que hicieran la pose que querían hacer en la foto que se tomarían juntos una vez completado el Sendero de los Apalaches, y les dijeron que siguieran practicando por el camino.

“Cuando vas de excursión con niños, tienes que llenarla de emoción”, explica Danae.

La pareja dice que tardaron unos siete meses en llegar al final del sendero, y que en la última semana ya estaban discutiendo con entusiasmo qué viaje emprenderían después.

“Empezamos a leer a los niños algunos artículos en Internet sobre el Sendero de la Cresta del Pacífico y el Gran Sendero de la División Continental”, dice Olen.

“Y los niños empezaron a entusiasmarse. Y elegimos el Gran Sendero de la División Continental como la siguiente aventura”.

Aunque los excursionistas que intentan la Triple Corona suelen hacer el Sendero de la Cresta del Pacífico después del Sendero de los Apalaches y terminan con el Gran Sendero de la División Continental, Olen explica que sus hijos “querían el más difícil”.

“Pensamos que si solo podíamos hacer uno más después del Sendero de los Apalaches, queríamos retarnos a nosotros mismos”, añade. “Además, la idea de menos aglomeraciones nos atraía”.

Bebé a bordo

La familia de siete miembros en el Crater Lake, el lago más profundo de Norteamérica, situado en Oregon. Crédito: Danae Netteburg

Aunque esperaban empezar en cuanto pudieran, los Netteburg no tuvieron más remedio que aplazar sus planes cuando descubrieron que esperaban su quinto hijo. Su hija menor, Piper, nació en junio de 2021.

Una vez que las cosas se calmaron, empezaron a leer sobre “todo lo relacionado con tener un bebé en la naturaleza” para poder emprender el Sendero de la División Continental con su recién nacida.

Para enseñar a Piper a ir al baño lo antes posible, recurrieron a la comunicación por eliminación, que consiste en identificar desde el principio las señales que el bebé da para ir al baño.

“Mucha gente lo hace. Yo no lo conocía”, dice Danae.

La familia también optó por “reducir” su equipo de acampada para hacer sitio a todo el material extra que tendrían que llevar, incluido un saco de dormir adicional, así como “ropa y comida extra y todo lo demás”, ahora que tenían un bebé con ellos.

“Realmente añadió una gran complejidad a la caminata”, dice Olen.

En marzo de 2022 partieron con la recién nacida, a quien apodaron “peso muerto”, y el resto de los niños.

Pero tener que cargar con un recién nacido no ralentizó en absoluto a esta familia senderista.

De hecho, pudieron completar el Gran Sendero de la División Continental en seis meses, un mes menos de lo que les tomó completar el Sendero de los Apalaches.

“Y también fue más lejos”, dice Olen, antes de señalar que pudieron “cubrir mucho más terreno” porque sus hijos eran algo mayores esta vez. “Así que fuimos más lejos y más rápido”.

Por supuesto, ir de excursión con cinco niños conlleva sus retos. La pareja utiliza varias tácticas diferentes para motivar a sus pequeños mientras están en el sendero.

Por ejemplo, Olen ha memorizado todas las canciones de la banda sonora de “Frozen”, de Disney, y dice que improvisar una canción de “Let It Go” mientras suben una montaña puede marcar la diferencia cuando se trata de la velocidad a la que se mueven los niños.

Ellos escaparon de los nazis atravesando estas montañas. Ahora sus bisnietos hacen el mismo viaje

“Los niños quieren toda la atención de sus padres”, dice. “Y cuando vas de excursión, tienes la oportunidad de hacerlo mucho mejor. No hay señal de celular ni nada que te distraiga”.

Una vez que completaron con éxito el Gran Sendero de la División Continental a finales de 2022, la familia estaba decidida a conseguir la Triple Corona recorriendo el Sendero de la Cresta del Pacífico.

Durante sus primeras aventuras en el senderismo, la pareja se tomó años sabáticos en el trabajo, mientras que sus hijos mayores, todos educados en casa, trabajaron duro para “adelantar” sus tareas antes del viaje y poder tomarse el tiempo libre.

“Su gran esfuerzo escolar nos ha permitido hacer esto”, explica Olen.

Pero tras más de una década trabajando en Chad, Danae y Olen dejaron su consulta médica a principios de este año para volver a Estados Unidos a tiempo completo.

“Llevábamos allí 12 años, excepto los dos que nos tomamos de descanso para hacer las excursiones”, explica Danae.

“Así que era hora de que una nueva persona se hiciera cargo”.

Aunque planean asentarse y empezar a hacer planes para el futuro en breve, la familia está centrada actualmente en un gran objetivo: terminar el Sendero de la Cresta del Pacífico.

¿Gloria de la Triple Corona?

Actualmente, los Netteburg recorren el Pacific Crest Trail, un sendero de casi 5.000 kilómetros que se extiende desde México hasta Canadá.

Comenzaron el recorrido en mayo y lograron avances constantes en los meses transcurridos desde entonces.

Sin embargo, este año las cosas han sido increíblemente difíciles debido a la gran cantidad de nieve en California, y los Netteburg tuvieron que moverse mucho para evitar las peligrosas zonas de nieve.

“Ha nevado más del triple de la media”, explica Olen. “Eso realmente afectó enormemente las cosas para todos. No sólo para nosotros, sino para todos”.

La pareja señala que tener a sus hijos con ellos significa que tienen que ser aún más cautelosos a la hora de tomar decisiones sobre las áreas que potencialmente deben evitar.

“Nuestros hijos son pequeños”, añade Danae. “Definitivamente no son frágiles. Pero tenemos que cuidarlos”.

“Así que confían en que no los pondremos en una situación peligrosa. La mayoría de la gente sólo se preocupa por sí misma”.

Cuando la familia se encuentra con otros excursionistas a lo largo del sendero, a menudo les preguntan sobre sus “días cero”, en los que los excursionistas toman un descanso de la caminata para lavar la ropa o abastecerse de comida.

Según Olen, sus “días cero” y los de Danae pueden ser en realidad más difíciles que sus días de caminata, ya que tienen “todos estos niños con energía reprimida con ganas de hacer ejercicio”.

Mientras tanto, alimentar a siete personas mientras están en movimiento resultó ser bastante costoso, mientras que llevar tanta comida implica una carga más pesada.

La familia utiliza una minivan, la Dodge Grand Caravan 2014 del padre de Olen, cargada con “más de 90 kilos de equipo y, a menudo, comida para varias semanas”, para moverse desde diferentes áreas de caminata y organizan que familiares y/o amigos la trasladen a lo largo del sendero para ellos.

Aunque han recibido equipo gratuito o con descuento de varias empresas, ellos mismos están financiando las caminatas.

Danae y Olen están increíblemente orgullosos de sus hijos, quienes han aprendido mucho estando en la naturaleza.

“Estamos viendo animales como osos y alces; yo vi un puma”, dice Danae. “Simplemente vemos muchas cosas interesantes”.

“Los niños miran los árboles y las flores y realmente los estudian, preguntándose qué son”.

Los niños mayores han estado escuchando literatura clásica como “A Tale of Two Cities” de Charles Dickens y “Anne of Green Gables” de Lucy Maud Montgomery mientras caminaban, y la familia intenta encajar regularmente pruebas verbales de ortografía y matemáticas con los más pequeños mientras están en movimiento.

“Esperamos que los niños sientan que nuestra familia está más unida”, dice Olen.

“Y también que se queden con la sensación de que, pase lo que pase, lograron algo difícil. Y cuando algo parezca difícil, serán de los pocos niños que hayan caminado 11.000 kilómetros”.

Los Netteburg han registrado sus caminatas anteriores con las organizaciones de senderismo de larga distancia Appalachian Long Distance Hikers Association (ALDHA) y Continental Divide Trail Coalition (CDTC) y planean registrar sus Triple Coronas con la American Long Distance Hiking Association-West (ALDHA-West).

Una vez que hayan tachado la Triple Corona de su lista de cosas por hacer, Danae y Olen dicen que les encantaría comprar un velero o convertir un autobús escolar en una casa rodante y emprender otra aventura con sus hijos.

Aunque no tienen planes de hacer otra caminata por un tiempo, han considerado intentar algún recorrido fuera de EE.UU., como el Camino de Santiago en España o el Tongariro Alpine Crossing en Nueva Zelandia.

Sin embargo, la pareja es consciente de que sus hijos “probablemente necesiten una verdadera escuela” en algún momento, y una vez que ambos comiencen a trabajar nuevamente, es posible que deban quedarse en un solo lugar, sea cual sea.

“La vida real es un fastidio”, bromea Olen.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.