No hay una “solución milagrosa”: Ucrania enfrenta muchos desafíos para lograr que los aviones F-16 entren en combate

(CNN) — Después de meses de intenso lobby, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, está entusiasmado con la próxima transferencia de aviones de combate F-16 holandeses, noruegos y daneses a la fuerza aérea ucraniana.

En muchos sentidos, el F-16 fabricado en Estados Unidos es la plataforma ideal para los ucranianos. Tiene múltiples funciones: puede proporcionar cobertura aérea a las tropas, atacar objetivos terrestres, enfrentarse a aviones enemigos e interceptar misiles. Y está disponible: las fuerzas aéreas europeas tienen muchos F-16 y los están eliminando gradualmente. Hay un suministro listo de repuestos; y el F-16 puede operar con una variedad de sistemas de armas.

La necesidad es crítica: la superioridad aérea rusa, especialmente en el frente sur, ha obstaculizado el progreso de la contraofensiva ucraniana y ha infligido numerosas bajas a las unidades ucranianas. Con el armamento adecuado, los F-16 podrían disuadir a los cazabombarderos rusos de acercarse al campo de batalla.

Un avión de combate F-16 perteneciente a la Fuerza Aérea de los Países Bajos. (Crédito: Piroschka van de Wouw/Reuters)

Pero el momento en que los F-16 volarán en misiones de combate está a merced de muchas variables: los programas de entrenamiento que recién ahora están en marcha, la instalación de infraestructura de apoyo, el tipo de armamento desplegada. Existe un delicado equilibrio entre la urgente necesidad de que el F-16 tenga los colores ucranianos y los minuciosos preparativos necesarios para aprovechar al máximo el avión.

Luego está la pregunta de cuántos F-16 marcarían la diferencia en el campo de batalla. Dinamarca, Países Bajos y Noruega se han comprometido a proporcionar a Ucrania más de 60 aviones, pero algunos tendrán que utilizarse para entrenamiento y habrá un ciclo de mantenimiento.

El coronel Yurii Ihnat, portavoz de la fuerza aérea de Ucrania, cree que dos escuadrones, cada uno de 12 aviones, comenzarían a cambiar la situación.

ANÁLISIS | ¿Por qué los aviones F-16 no pueden llegar lo suficientemente pronto a Ucrania?

El presidente de Ucrania Volodymyr Zelenskiy y la primera ministra danesa Mette Frederiksen fotografiados sentados en un F-16. (Crédito: Mads Claus Rasmussen/Ritzau Scanpix/Reuters)

Pero el F-16 nunca se ha enfrentado a las defensas aéreas rusas en el mundo real. Es fundamental establecer el mejor papel posible para ello.

“La idea de que los F-16 sobrevolen las líneas del frente y rompan el punto muerto simplemente no es viable; es simplemente demasiado peligrosa”, dijo Mark Cancian, asesor principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. “Las defensas aéreas rusas son formidables”.

Entrenamiento rápido para conocer los F-16

Se están llevando a cabo programas de entrenamiento para las primeras tandas de pilotos ucranianos en Dinamarca, Rumania y Estados Unidos. (Grecia también se ha ofrecido a entrenar pilotos). Esto tomará más de los tres o cuatro meses sugeridos en algunos círculos para pilotos que no tienen experiencia pilotando aviones de combate occidentales.

En primer lugar, existe una gran diferencia entre el entrenamiento básico (despegue, vuelo, aterrizaje) y operar en modo de combate como parte de un grupo de aviones dentro del alcance de las defensas aéreas rusas bien atrincheradas.

Un piloto del F-16 dijo a la publicación militar en línea “War Zone” que el avión es intuitivo. “Lo enciendes, aprietas el acelerador, sales y vuelas”.

“Pero para aprender a luchar contra él, para aprender a utilizar misiles, nos llevará alrededor de seis meses”, reconoció Ihnat.

Así se vivió la negociación del Gobierno de Biden para que Suecia ingrese a la OTAN y Turquía reciba los F-16

Un F-16 fotografiado en los Países Bajos. (Crédito: Piroschka van de Wouw/Reuters)

El ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Reznikov, ha dicho que “seis a siete meses es el período mínimo que debe tomarse seriamente en cuenta”.

Incluso ese cronograma es ambicioso. Los pilotos occidentales que se gradúan en otros aviones necesitan unos nueve meses para adquirir plena competencia, y eso no incluye el entrenamiento para escenarios de combate específicos. Además, el diseño de la cabina de un F-16 es muy diferente al de un MiG-29, el avión de la era soviética que pilotaban habitualmente los pilotos de combate ucranianos.

Además de eso, los pilotos requerirían dominio del idioma inglés. Ihnat dice que unos 30 pilotos de la fuerza aérea ucraniana tienen un inglés adecuado, el mínimo absoluto necesario para hacer frente a dos escuadrones.

Se tendría la tarea adicional de aprender a operar armas occidentales, como los misiles aire-aire avanzados de medio alcance (AMRAAM), capaces de derribar aviones de combate rusos a distancia. Por el lado positivo, los pilotos ucranianos se han adaptado rápidamente al uso de misiles antirradiación occidentales de alta velocidad (HARM) en sus MiG-29.

“El problema es que tienen que hacer la transición a un avión que tiene un montón de sistemas que no han visto antes, además hay un enfoque completo de la guerra aérea que utilizan EE.UU. y la OTAN que los soviéticos no”, agregó Cancian, en el CSIS.

Así son los aviones F-16, el arma clave que pide Ucrania 2:44 Mantenimiento pesado

Por muy efectivo que sea, el F-16 exige mucho más mantenimiento que el caza promedio de la era soviética, y eso sería tan desafiante para los ucranianos como volar la plataforma.

Cancian le dijo a CNN que los F-16 necesitan 16 horas de mantenimiento por hora de vuelo. A un costo de casi US$ 27.000 por hora de vuelo, volar también es caro.

“Hay decenas de miles de piezas en un F-16”, dijo Cancian, “y ese oleoducto tiene que ir a Ucrania, así que cuando el avión aterriza y lo llevas al hangar y tienes que ir a arreglar algo, la pieza está disponible”.

F-16 de la Fuerza Aérea de los Países Bajos. (Crédito: Piroschka van de Wouw/Reuters)

Un informe de la Oficina de Contabilidad General de EE.UU. del año pasado clasificó al F-16 como uno de los aviones de la Fuerza Aérea de EE.UU. más difíciles de mantener: no había cumplido los objetivos de su misión en ninguno de los 10 años anteriores.

Los funcionarios estadounidenses han sido cautelosos tanto sobre el impacto que tendrán los F-16 en Ucrania como sobre la escala del entrenamiento involucrado.

El general James B. Hecker, comandante de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. en Europa, dice que el avión no estará en Ucrania hasta el próximo año. Pero dijo en una conferencia de prensa este mes que “no va a ser la panacea, [que] de repente van a empezar a derribar los SA-21 [misiles tierra-aire rusos] porque tienen un F-16″.

Hecker dijo que el dominio real de un número suficiente de aviones “podría tardar de unos cuatro a cinco años”.

El secretario de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Frank Kendall, se hizo eco de esa evaluación y dijo que el F-16 “dará a los ucranianos un incremento de capacidades que no tienen en este momento. Pero no será un cambio dramático”.

ANÁLISIS | F-16 para Ucrania: por qué Kyiv aún enfrentaría grandes obstáculos al usar los aviones de combate fabricados en EE.UU. Fuerza motivada

Los ucranianos ven una de las principales ventajas del F-16 como su potencial para disuadir al avión de combate más potente de los rusos, el Su-35, cuyo lanzamiento de bombas guiadas ha pasado factura a las fuerzas terrestres ucranianas.

El comandante de la Fuerza Aérea de Ucrania, Mykola Oleshchuk, dijo la semana pasada que el éxito contra el Su-35 obligaría a los rusos a sacarlo de su alcance, lo que permitiría que la contraofensiva ganara velocidad.

Por supuesto, los ucranianos han sorprendido persistentemente a los ejércitos occidentales con su dominio de la artillería de largo alcance, los sistemas de defensa aérea y los tanques suministrados por las naciones de la OTAN.

Kendall dijo recientemente: “Creo que nunca he visto personas más motivadas en términos de querer entrar en la lucha y marcar la diferencia”.

Pero la motivación debe extenderse más allá de los pilotos y llegar a una larga cola de ingenieros y técnicos.

La administración Biden ha sido extraordinariamente cuidadosa de no involucrar a miembros del servicio o contratistas estadounidenses en el esfuerzo bélico en Ucrania, por lo que es poco probable que haya técnicos estadounidenses en el terreno.

En cambio, el sistema de mantenimiento de teleconferencias que ha ayudado a los ucranianos a arreglar muchos de sus sistemas occidentales será un vínculo fundamental.

La Fuerza Aérea de Ucrania lleva mucho tiempo trabajando para mejorar y proteger los aeródromos que albergarían los F-16.

Los rusos han dado prioridad a atacar los complejos de defensa aérea Patriot, sin mucha alegría. Los aviones de combate F-16 presentarían un objetivo mucho más tentador –y valioso– mediante ataques con misiles de crucero contra aeródromos y misiles tierra-aire y otras armas en el aire.

Si los rusos logran cierto éxito, dijo Cancian, los ucranianos y sus aliados verían cómo se desarrolla una mala narrativa.

“La gente reconoce que se pierde equipo, pero si lo pierdes muy rápidamente, de manera muy visible, entonces la gente se desanima”, dijo Cancian.

La última pérdida reconocida públicamente de un F-16 en combate fue un avión israelí derribado por las defensas aéreas sirias (proporcionadas por Rusia) en febrero de 2018.

Los pilotos ucranianos, que vuelan un avión desconocido en un espacio aéreo más fuertemente defendido, se enfrentarán a una amenaza mucho mayor proveniente de defensas aéreas rusas más avanzadas, incluido el S-400, el sistema de misiles tierra-aire más nuevo y capaz de Rusia.

En última instancia, un equipo tan valioso no puede llevarse apresuradamente al combate. Incluso si los primeros F-16 realizan sus primeras misiones de combate la próxima primavera, es posible que para entonces muchas cosas hayan cambiado en el terreno.

 

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.