Suiza se ha cansado de que el transporte de mercancías sature sus carreteras. Su plan: enterrarlo

En Suiza han sacado la calculadora, han echado cuentas y lo tienen claro. Si sus previsiones no fallan, para 2040 el flujo de transporte de mercancías será un 37% mayor que en 2010, un alza más que considerable que vendrá acompañado de una serie de consecuencias muy poco deseables: una saturación de las carreteras y ferrocarriles, más tráfico, más contaminación y más ruido.

¿Solución? Frenar el flujo de mercancías parece complicado y probablemente sería dañino para la economía. Dado su coste económico y sobre todo social y medioambiental, multiplicar la capacidad de las autovías no parece tampoco una opción muy deseable. Ya solo plantearla abre el espinoso debate de hasta qué punto podremos ampliar nuestros viales de forma ilimitada. También puede tirarse de avión, pero no sería lo mejor para el entorno, sobre todo si hablamos de rutas cortas.

¿Y si la clave pasase por bajar la vista y mirar bajo nuestros pies, al subsuelo? Lo sé, no es una fórmula sencilla ni desde luego se ajusta mucho a los planteamientos cortoplacista, pero en Suiza hay quienes creen que es la solución y ya han diseñado un ambicioso proyecto para crear una red en gran parte soterrada de 500 km y varios ramales entre los lagos Constanza y Ginebra.

Menos tráfico, menos ruido, menos CO2

La iniciativa, bautizada Cargo Sous Terrain (CST), lleva ya algún tiempo sobre la mesa; pero es ahora, tras años de planificación, cuando parece concretarse al fin con pasos importantes.

A finales de 2021 el Parlamento suizo fijó un marco legal y sus responsables han trazado un cronograma bien definido: quieren inaugurar un primer tramo en cuestión de una década, en 2031, y tener toda la red completa para 2045. Con ese propósito, el pasado enero CST arrancó sus primeros trabajos de campo, con sondeos de prueba y mediciones geofísicas para conocer mejor el subsuelo y, en sus propias palabras, “concretar la planificación del primer tramo de Härkingen a Zúrich”.

Sus impiulsores también han estado trabajando en un proyecto piloto que demuestre su viabilidad.

“La primera sección de la red se extenderá desde Härkingen-Niederbipp hasta Zúrich y tiene una longitud de unos 70 km y diez puntos de conexión. La expansión hacia otros centros logísticos y de distribución clave dentro de Suiza continuará de forma progresiva. Hasta 2045 se creará una red total de 500 km de longitud entre los lagos Constanza y Ginebra, con ramales a Basilea, Lucerna y Thun”, señalan sus impulsores. Solo el coste global de la primera sección, incluido el software y toda maquinaría, ronda los 3.000 millones de francos suizos, unos 3.044 millones de euros.

Para completar toda la red suiza se calcula que la inversión rondará los 30.000 millones de francos suizos, una cantidad ingente de fondos que —recalcan sus autores— partirá del propio mercado y el sector privado. “CST es una iniciativa del sector privado. No se utilizan subvenciones para la construcción de la infraestructura y la explotación del túnel”, explican.

¿Cómo funcionará Cargo Sous Terrain?

La idea que tienen en mente sus autores pasa por tejer una enorme red, un sistema logístico para el transporte de mercancías con túneles que conecten los centros de producción y hubs con los núcleos urbanos. La carga se moverá con un sistema automatizado y vehículos ecológicos y eléctricos, sin conductores, que se desplazan sobre raíles y en túneles de tres vías a alrededor de 30 km/h.

“El 100% de la energía provendrá de fuentes renovables”, defienden sus creadores. El diseño permite mover carga fresca y refrigerada y prevé también un sistema elevado, a la altura del techo del túnel, para desplazar de forma más rápida los paquetes de menor tamaño y peso.

Aunque al Cargo sous terrain le queda todo por demostrar y su ejecución no parece sencilla, los cálculos de partida resultan bastante prometedores. Estiman que el tráfico de mercancías pesadas en las carreteras descenderá un 40% y al trasladar el tráfico al sistema subterráneo se desplomarán tanto los niveles de contaminación acústica como las emisiones de dióxido de carbono.

Imágenes: Cargo sous terrain

En Xataka: Alemania se las prometía muy felices con su primer tren de hidrógeno. Se ha topado con la cruda realidad


La noticia

Suiza se ha cansado de que el transporte de mercancías sature sus carreteras. Su plan: enterrarlo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.