Australia fija fecha para referéndum histórico sobre su pueblo de las Primeras Naciones

(CNN) — Australia fijó la fecha para su primer referéndum en 24 años, mientras las encuestas sugieren que el Gobierno está camino al fracaso a menos que pueda revertir la caída del apoyo de la consulta.

El 14 de octubre, más de 17 millones de votantes registrados en todo el país votarán sobre si se debe cambiar la constitución para reconocer a los habitantes originales de la tierra a través de un grupo asesor de las Primeras Naciones con línea directa con el gobierno.

“Ese día, cada australiano tendrá una oportunidad única en su generación de unir a nuestro país y cambiarlo para mejor”, dijo este miércoles el primer ministro de Australia Anthony Albanese.

Tan pronto como se anunció la fecha, la campaña del no envió un mensaje de texto solicitando donaciones deducibles de impuestos que decía: “¡Ya está! ¡Albo lo ha convocado y tenemos hasta el 14 de octubre para ganarle a la Voz!”.

Sólo se hará una pregunta que requiere una respuesta “sí” o “no”: “Propuesta de ley: modificar la Constitución para reconocer a los primeros pueblos de Australia mediante el establecimiento de una voz de los aborígenes y los isleños del Estrecho de Torres. ¿Aprueba esta modificación propuesta? Sí – No”.

La pregunta ha generado cientos de titulares y horas de debate en línea y al aire, mientras ambas partes organizan vigorosas campañas para influir en la mayoría en todos los estados y territorios.

Se necesita una mayoría doble para que la votación sea aprobada, es decir, más del 50% de los votantes en todo el país y al menos el 50% en la mayoría de los estados, al menos cuatro de seis. Los votos en los territorios (el Territorio del Norte y el Territorio de la Capital Australiana) solo se incluirán en el total nacional.

La votación se considera un momento crucial, no sólo porque el cambio constitucional es raro e irreversible, sino porque ha iluminado cuestiones que se han enconado durante siglos.

La Voz, si se aprueba, consagraría un organismo en la constitución compuesto por pueblos indígenas para asesorar al gobierno sobre las leyes que les conciernen.

Los partidarios dicen que la votación es una oportunidad para tratar las heridas abiertas de la injusticia, para finalmente escuchar a los pueblos de las Primeras Naciones después de generaciones de persecución, racismo y abandono.

Otros dicen que es un gesto simbólico que, en el mejor de los casos, no logrará nada y corre el riesgo de dividir a la nación al otorgar a algunos australianos un lugar especial por encima de otros en la constitución.

El panorama se complica aún más por aquellos en el campo del “sí” que creen que una marca en una boleta es una pequeña posición contra el racismo destinada a ser exhibida por algunos votantes del “no”, cuyas filas incluyen a algunas personas de las Primeras Naciones que argumentan que votar Sí, absolverá a los australianos de cualquier acción sustancial contra el racismo y lo que realmente se necesita es un tratado.

Mueren tres infantes de Marina de EE.UU. en un accidente aéreo en Australia durante un ejercicio de entrenamiento

Miembros de la audiencia reaccionan durante los liberales de WA por no lanzar campaña en Perth, el domingo 20 de agosto de 2023. (Crédito: Richard Wainwright/AAP Image/Reuters)

Críticas al proceso

Ahora que se ha fijado una fecha, se espera que los activistas intensifiquen sus esfuerzos para capturar a los votantes indecisos, quienes tal vez no emitan automáticamente sus votos siguiendo las líneas de los partidos políticos tradicionales.

Si bien el gobierno laborista quiere un voto afirmativo, los otros partidos importantes de Australia (el Partido Liberal y el Partido Nacional, cuya coalición fue abandonada en mayo pasado después de nueve años en el poder) respaldan el “no”.

El acalorado clima político ha creado focos puntuales de desinformación que la Comisión Electoral Australiana (AEC) ha intentado apagar antes de que se afiancen.

Por ejemplo, la semana pasada, el líder liberal Peter Dutton sugirió que el proceso de la AEC tenía fallas porque el comisionado de la AEC dijo que probablemente aceptarían una marca por sí, pero no una cruz por no.

“En todo momento, me parece que están aprovechando la oportunidad para sesgar esto a favor del voto por el sí, cuando los australianos sólo quieren unas elecciones justas, no dudosas”, dijo Dutton a Sky News.

La AEC emitió un comunicado diciendo que “rechaza total y absolutamente las sugerencias de algunos de que al seguir de manera transparente los requisitos legislativos establecidos, públicos y conocidos estamos socavando la imparcialidad y la equidad del referéndum”.

La AEC dijo que por ley está obligada a contar los votos con una clara intención de voto que hayan sido emitidos incorrectamente y que “el asesoramiento legal de larga data establece que una cruz puede estar abierta a interpretación en cuanto a si denota aprobación o desaprobación”.

Cuatro familiares fueron a almorzar. Tres murieron con síntomas de intoxicación por hongos de la muerte en Australia Una cuestión de percepción

Más allá de las discusiones sobre el procedimiento, el debate ha tocado el corazón de cómo la nación percibe a sus pueblos indígenas 235 años después de que la llegada de los colonos británicos transformara irreparablemente el destino de aquellos cuyos antepasados habían habitado el subcontinente australiano durante decenas de miles de años.

Las estadísticas gubernamentales actualizadas cada año muestran el costo perdurable de la colonización, que arroja un amplio espectro sobre una población indígena cuyos cientos de grupos distintos representan menos del 4% de la población: unas 800.000 personas en un país de 26 millones.

Durante mucho tiempo, la historia de Australia se contó a través de la lente de los colonizadores, que ignoraron o restaron importancia a las raíces violentas del país, dice Anna Clark, historiadora del Centro Australiano de Historia Pública, de la Universidad Tecnológica de Sydney.

A finales del siglo XIX, dijo, los pueblos indígenas no encajaban en la narrativa de construcción nacional de Australia, y décadas más tarde, cuando los movimientos estadounidenses de derechos civiles y contra el apartheid se afianzaron, “el silencio se volvió abrumador”.

Las demandas de la comunidad indígena se hicieron más fuertes y fueron discutidas, refinadas y finalmente redactadas en la “Declaración de Uluru desde el corazón”, un documento respaldado por casi 250 líderes y ancianos aborígenes e isleños del Estrecho de Torres. La declaración forma la base de la propuesta de la Voz, que, según Clark, los historiadores respaldan “abrumadoramente”.

“Es un momento realmente importante porque los historiadores australianos han curado y definido qué es la historia australiana y quién es un historiador y quién puede contar esa historia. Y ahora mismo nos invitan a dar un paso atrás y escuchar otras narrativas nacionales y a dar esa voz a los narradores y poseedores de conocimientos aborígenes”.

Un curioso cetáceo sigue un kayak mientras Australia se deleita con un excelente conteo anual de ballenas jorobadas

Cedric Marika lidera a los bailarines Gumatj durante el Festival Garma en East Arnhem, Australia, el 4 de agosto. (Crédito: Tamati Smith/Getty Images)

No hay fortalecimiento de votos en las encuestas

Pero sondeos recientes sugiere que si se emitiera una votación ahora, probablemente fracasaría.

La campaña por el no ha cobrado impulso con preguntas sobre los detalles, lo que sugiere que los votantes no saben lo suficiente sobre cómo funcionará la Voz para tomar una decisión. El gobierno dice que esos detalles se debatirán en el parlamento después del cambio constitucional.

La última vez que se pidió a los australianos que votaran en un referéndum sobre los pueblos indígenas del país fue en 1967, cuando el 90% votó para incluir a los australianos indígenas en los recuentos de población y para que el gobierno promulgara leyes que les conciernen.

En esta ocasión, a June Oscar, Comisaria de Justicia Social para Aborígenes e Isleños del Estrecho de Torres de la Comisión Australiana de Derechos Humanos (AHRC), le preocupa que la información no llegue a algunas personas, como las que viven en zonas remotas y otras que se mantienen al margen de la conversación, lo que a veces ha resultado angustioso para algunas personas de las Primeras Naciones.

“Estamos viendo o escuchando mucho discurso racista y dañino en relación con el referéndum”, dijo Oscar, señalando que la AHRC produjo un kit de recursos para el referéndum que asesora a las personas sobre cómo minimizar el daño. Los consejos incluyen centrar el conocimiento, las voces y las perspectivas indígenas y evitar el lenguaje racialmente denigrante.

Oscar dijo que también está “triste y decepcionada por algunas de las falsedades” que se están difundiendo.

El temor entre algunos es que si la votación fracasa, se enviará un mensaje, correcto o incorrecto, de que los racistas han ganado, y siglos de lucha por el respeto como pueblo de las Primeras Naciones del país recaerán en manos de las generaciones futuras.

“Creo que existe una creencia fuerte y compartida de que debemos y somos capaces de hacer esto bien durante nuestra vida, y que no debemos dejar este legado de lucha a nuestros hijos y nietos”, dijo Oscar.

¿Y si falla?

“Volvemos a la mesa de redacción nuevamente y aprendemos de esto para cuando se presente la próxima oportunidad”.

Pero Albanese ha dejado claro que no hay segundas oportunidades.

“Votar no, no lleva a ninguna parte. Significa que nada cambia. Votar no cierra la puerta a esta oportunidad de avanzar”, dijo este miércoles.

Dirigiéndose directamente a los australianos, dijo: “No cierren la puerta a una idea que surgió de los propios aborígenes e isleños del Estrecho de Torres, y no cierren la puerta a la próxima generación de australianos indígenas”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.