ANÁLISIS | El momento en que McConnell se queda congelado frente a reporteros renueva las preguntas sobre la vejez de los líderes de Estados Unidos

(CNN) — Lo que ocurrió fue un momento insoportable de impotencia para uno de los hombres más poderosos de Washington.

Las palabras del líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, se agotaron y se quedó paralizado, congelado, permaneciendo en silencio y mirando al frente durante unos 30 dolorosos segundos en medio de una conferencia de prensa este miércoles; esta es la segunda vez que debe soportar una prueba tan incómoda frente a la cámara desde julio. No está claro si ha sucedido más veces lejos de la mirada del público. Pero para un senador orgulloso que ha dominado la cámara durante muchos años, la pérdida momentánea de lucidez es, como mínimo, embarazosa y podría convertirse en un problema político cada vez mayor.

El republicano de Kentucky, de 81 años, pudo reanudar sus comentarios, respondiendo vacilantemente a una pregunta sobre la carrera para gobernador de la Commonwealth, y luego asistió a una recaudación de fondos para un candidato al Senado. Pero su desgracia reavivó inmediatamente las dudas sobre su salud y su edad, especialmente desde que sufrió una conmoción cerebral en una caída a principios de este año. Su oficina insistió este miércoles en que el veterano senador simplemente se había sentido “momentáneamente mareado”.

En términos más generales, los acontecimientos de este miércoles volvieron a centrar la atención en una de las tendencias que definen la política estadounidense actual: las personas mayores que no tienen intención de dejar los puestos superiores del gobierno estadounidense, incluido el presidente Joe Biden, de 80 años, y un expresidente que quiere recuperar el poder: Donald Trump, de 77 años. También en el Senado, Dianne Feinstein, de 90 años, de California, ha estado enferma y ha mostrado un aparente deterioro cognitivo en público en los últimos meses.

El influyente senador republicano Mitch McConnell hospitalizado tras una caída en un hotel

Mitch McConnell quedó paralizado frente a periodistas en julio de 2023.

La cuestión de si alguien es demasiado mayor para servir es incómoda, ya que implica discutir cuestiones de salud privada y mortalidad. Y en el caso de Feinstein, algunos se han quejado de que las exigencias para que deje su trabajo son sexistas, ya que muchos senadores de edad avanzada (como el fallecido Strom Thurmond de Carolina del Sur, que tenía 99 años cuando se retiró de la Cámara, y el fallecido Robert Byrd, de Virginia Occidental, que tenía 92 años cuando murió en el cargo en 2010, no enfrentó pedidos similares para renunciar.

Pero dado que Biden, McConnell y Feinstein son funcionarios públicos, los votantes tienen derecho a un alto nivel de transparencia.

El Dr. Jonathan Reiner, cardiólogo y profesor de la Universidad George Washington, le dijo a Erica Hill de CNN este miércoles que su corazón estaba con McConnell, pero que la posición del senador significa que debe a sus electores detalles sobre su salud.

“El senador es realmente el miembro principal de su grupo en un Senado de los Estados Unidos muy estrechamente controlado y las preocupaciones sobre su salud realmente resuenan en el público, por lo que creo que deberían ser un poco más transparentes sobre cómo se encuentra en este momento”, dijo Reiner, también analista médico de CNN.

El senador Mitch McConnell ha sufrido varias caídas este año, afirman fuentes La cuestión de la edad que Biden no podrá esquivar

Cuanto más alto sea el puesto, más importante se vuelve la transparencia. Biden, por ejemplo, tendría 86 años cuando finalice su segundo mandato, lo que representa su mayor vulnerabilidad en las elecciones de 2024.

Una encuesta de Associated Press-NORC publicada esta semana encontró que el 77% de los estadounidenses piensa que Biden es demasiado mayor para ser eficaz durante cuatro años más. Sorprendentemente, en una época en la que las cuestiones importantes dividen según las líneas partidistas, el 69% de los demócratas compartía esa opinión. Sin embargo, sólo alrededor de la mitad de los adultos estadounidenses dijeron que Trump era demasiado mayor para ser eficaz, a pesar de que tendría más de 80 años al final del segundo mandato no consecutivo que intenta ganar el próximo año. El comportamiento frenético de Trump y sus apariciones públicas a menudo desquiciadas parecen de alguna manera oscurecer las preguntas sobre su edad.

Los republicanos y los medios de comunicación conservadores impulsan una narrativa constante de que Biden está confundido, es viejo y senil. Episodios como la vez que se cayó de su bicicleta en Rehoboth Beach, Delaware, solo contribuyeron a esta crítica y convirtieron al presidente en objeto de burla por parte de la derecha.

“Biden sigue saludable y vigoroso”, dice el informe médico Joe Biden se cae de la bicicleta; la Casa Blanca dice que él está bien 0:33

La lucha que tuvo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, para abordar el tema en una entrevista con Jake Tapper de CNN esta semana ilustró lo difícil que será la campaña. Tapper le dijo a Jean-Pierre que estaba desviando la conversación hacia el historial de Biden mientras él quería que ella respondiera preguntas sobre la “edad y la resistencia” del presidente y la forma en que había envejecido en quizás el trabajo más exigente del mundo. Jean-Pierre destacó la visita de Biden a la zona de guerra en Ucrania a principios de este año y afirmó que algunos reporteros mucho más jóvenes del cuerpo de prensa de la Casa Blanca tenían problemas para seguir el ritmo del presidente.

Biden goza de buena salud en general y sus médicos dicen que está en condiciones de desempeñar su cargo. Pero su edad y agudeza ya son un problema en la campaña de 2024. La exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, por ejemplo, propone una prueba de competencia mental para los políticos mayores de 75 años mientras suplica a los estadounidenses en su campaña primaria republicana que adopten una nueva generación de liderazgo. Su plan no involucraría sólo a Biden; también atraparía convenientemente a Trump, el favorito del Partido Republicano.

Haley también se encuentra entre los primeros republicanos en acuñar una frase que se escuchará con frecuencia el próximo año: que un segundo mandato de Biden aumentaría la probabilidad de que la impopular vicepresidenta Kamala Harris, que está a un paso de la presidencia, obtenga el puesto más alto. “Creo que todos podemos ser muy claros y decir con toda seguridad que si votas por Joe Biden, realmente estás contando con que Harris sea presidenta, porque la idea de que llegaría hasta los 86 años no es algo que creo que sea probable”, dijo Haley a Fox News en abril, en comentarios que parecían de bastante mal gusto pero que planteaban un argumento político válido.

¿Dónde están los líderes más jóvenes?

En cierto modo, la cuestión de la edad es producto de los avances sociales y médicos: las personas generalmente viven más ahora que hace 100 años. Ver a personas mayores realizando trabajos estresantes y responsables puede inspirar admiración.

Sin embargo, la edad de algunos líderes clave plantea la pregunta de si su negativa a cabalgar hacia el ocaso está frustrando el ascenso de una nueva generación de políticos o si las figuras más jóvenes de ambos partidos carecen del talento y el impulso para dejarlos de lado. Preguntas similares surgieron antes de un cambio generacional en el liderazgo demócrata en la Cámara de Representantes después de las últimas elecciones, cuando la presidenta Nancy Pelosi, que ahora tiene 83 años, y su lugarteniente de toda la vida, el representante Steny Hoyer, que ahora tiene 84, entregaron el las riendas del liderazgo. El precio de permanecer en el poder por mucho tiempo quedó subrayado para muchos demócratas cuando la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg murió a la edad de 87 años en 2020, abriendo una vacante que McConnell se apresuró a llenar justo antes de las elecciones de 2020.

Pero muchos líderes han pasado décadas acumulando poder y, por lo tanto, pueden ser reacios a renunciar a todo por lo que han trabajado. Biden, por ejemplo, pasó casi 50 años en Washington antes de ser elegido presidente, lo que llevó a algunos a decir que no se le debería impedir postularse para un segundo mandato si por lo demás se siente bien. El sistema de antigüedad del Senado significa que pueden ser necesarios numerosos mandatos de seis años para que alguien acumule autoridad real y gane presidencias de comités destacados. Al igual que con la presidencia, existe una edad mínima constitucional para estar en la Cámara de Representantes, pero no hay una restricción similar con respecto al límite de edad superior.

Una cosa es que un senador poderoso tenga un susto. Sin embargo, la presidencia está en otro nivel. Si Biden, en caso de ganar un segundo mandato, experimenta un momento similar al de McConnell, las preguntas sobre la continuidad del liderazgo estadounidense reverberarían en todo el mundo y ofrecerían oportunidades para los adversarios estadounidenses.

El ritmo lento de la campaña de reelección de Biden impulsa la ansiedad de los demócratas de cara a 2024 McConnell busca restar importancia al incidente

McConnell estará bajo un escrutinio aún mayor cuando el Senado regrese a trabajar la próxima semana después del Día del Trabajo de EE.UU. El titán del Capitolio es conocido por su caminar lento –el legado de un ataque infantil de polio–, pero últimamente ha quedado dolorosamente claro que su edad se está notando.

Su difícil situación también aumentará las especulaciones sobre si planea seguir siendo líder después de las elecciones de 2024, cuando espera recuperar la mayoría, o si se presentará a la reelección dos años después. Incluso más que después del incidente anterior de julio, ahora debe considerar lo que los votantes de Kentucky merecen saber sobre su salud.

McConnell actuó rápidamente este miércoles para evitar que su episodio se convirtiera en un tema que pudiera amenazar su posición de liderazgo que ha mantenido durante mucho tiempo, que ha ejercido hábilmente a través de sucesivas mayorías y minorías republicanas. Su principal logro ha sido construir la mayoría conservadora en la Corte Suprema que probablemente le sobrevivirá por mucho tiempo.

Pronto estuvo hablando por teléfono después de su momento de parálisis, aparentemente buscando minimizar las consecuencias políticas. Un portavoz de la senadora Shelley Moore Capito le dijo a Manu Raju de CNN que el republicano de Virginia Occidental habló con McConnell y que “sonaba bien”. El líder republicano John Thune también conversó con el líder, quien “sonaba como siempre y estaba de buen humor”, dijo el portavoz del senador de Dakota del Sur.

Un asesor dijo que McConnell “se siente bien” pero que sería examinado por un médico antes de su próximo evento “como medida prudencial”. Más tarde, el líder asistió a una recaudación de fondos para la candidatura al Senado del representante Jim Banks, donde una fuente le dijo a Raju de CNN que el líder estaba “muy concentrado” en la campaña del republicano de Indiana.

Ser viejo casi nunca ha sido una descalificación en el Senado, una cámara donde los titulares suelen servir mucho más allá de la edad de jubilación de la mayoría de los estadounidenses. El alegre senador republicano de Iowa, Chuck Grassley, ganó un nuevo mandato en 2022 y muestra pocos signos de desaceleración a sus 89 años. Sin embargo, la situación de Feinstein muestra la posibilidad de que permanecer en el Senado a una edad avanzada pueda crear una coda indigna para una gran carrera. La demócrata de California ha parecido confundida en ocasiones, cuestionando la duración de su ausencia y sus diagnósticos. En una audiencia del Comité de Asignaciones del Senado a finales de julio, el presidente del panel tuvo que pedirle a Feinstein que votara “sí”.

Las preocupaciones por la salud de Feinstein crecieron a principios de este año, junto con las demandas de una mayor responsabilidad, después de que fue hospitalizada con culebrilla. Su larga ausencia del Capitolio también fue una complicación para los demócratas dada su pequeña mayoría en el Senado. En una medida sorprendente, varios miembros demócratas de la Cámara pidieron que Feinstein, quien ya ha dicho que no se postulará para la reelección el próximo año, renuncie. Ya están en marcha unas primarias muy competitivas para elegir su escaño.

No es el ocaso de una carrera política lo que Feinstein, una política pionera, hubiera preferido. Pero también resalta la sensibilidad de saber cuándo renunciar, una pregunta que McConnell también podría verse obligado a enfrentar pronto.

 

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.