¿Cuál fue la mayor diferencia entre los huracanes Ian e Idalia? El lugar exacto donde golpearon

(CNN) —  La magnitud de la destrucción que dejó el huracán Idalia todavía está por verse, pero los expertos dicen que una cosa está clara: podría haber sido más parecido a los daños causados por el huracán Ian si hubiera golpeado en cualquier otro lugar de la costa de Florida.

Idalia e Ian compartían características clave: ambos eran grandes huracanes con un enorme potencial destructivo y una marejada ciclónica potencialmente mortal. Además, ambos se intensificaron rápidamente a medida que se acercaban a tierra, algo que, según los expertos, está ocurriendo con los ciclones con mayor frecuencia.

Imágenes satelitales muestran los daños ocasionados por el paso del Huracán Idalia en Florida

Pero los lugares en los que tocaron tierra fueron muy diferentes.

El huracán Ian, de categoría 4, tocó tierra en una zona de alta densidad de población con una vasta barrera de desarrollo insular. El huracán Idalia, de categoría 3, aunque ciertamente más débil, tocó tierra en una zona poco poblada conocida por sus marismas y bosques.

“Estamos hablando de una zona muy urbanizada frente a una zona extremadamente rural”, declaró a CNN Jeffrey Carney, profesor y director del Florida Institute for Built Environment Resilience de la Universidad de Florida. “Esa es la mayor diferencia: una de esas zonas tiene hermosas playas de arena, y la otra es en su mayoría manglares”.

Destrucción dejada tras el paso del huracán Ian en octubre de 2022 en Fort Myers Beach, Florida. Crédito: Win McNamee/Getty Images

Aguas de tormenta en retroceso cubren una carretera cerca de Fish Creek, Florida, después del huracán Idalia. Crédito: Rebecca Blackwell/AP

En última instancia, el impacto de un ciclón depende de las características naturales de la zona, de cómo haya sido diseñada para soportar condiciones meteorológicas extremas y del grado de exposición humana.

Y en los lugares azotados por Ian e Idalia, las diferencias eran notables.

El desarrollo costero implica una mayor exposición a las inundaciones

Kathryn Frank, profesora de Planificación Urbana de la Universidad de Florida, que ha trabajado con comunidades de la región de la zona conocida como Big Bend en el noroeste de Florida en la adaptación al clima, no se mostró sorprendida por los efectos del huracán Idalia.

“Todo se reduce a la exposición”, dijo Frank a CNN. “A gran escala, es más una función de simplemente no tener desarrollo allí para ser dañado”.

La gente limpia los escombros tras el paso del huracán Ian en Fort Myers Beach, Florida, el 30 de septiembre de 2022. Crédito: Giorgio Viera/AFP/Getty Images

El desarrollo costero está poniendo en peligro a personas y propiedades tanto como las tormentas. El huracán Ian azotó una de las zonas de mayor crecimiento del país y puso en peligro a cientos de miles de personas. Según un análisis, acabó siendo el ciclón más letal de Florida en casi un siglo y la segunda catástrofe más costosa de la historia, después del huracán Katrina en 2005.

“Me pareció una gran omisión en los campos de la planificación de riesgos y la gestión de emergencias que no se tuviera en cuenta el crecimiento futuro como parte de la ecuación”, afirma Frank, que está trabajando en algunos proyectos en ciudades de Florida que tienen en cuenta el crecimiento de la población.

Aunque es difícil imaginar marejadas ciclónicas e inundaciones más aterradoras que las causadas por el huracán Ian y otros grandes ciclones anteriores a lo largo del Golfo, los investigadores afirman que se avecinan más fenómenos extremos, y que si las comunidades no reconstruyen de forma más inteligente, la devastación podría ser peor la próxima vez.

“El desarrollo continuado de estas zonas no solo pone en peligro a las personas, las viviendas y las empresas, sino que también compromete la capacidad de estas zonas para absorber la energía y las inundaciones asociadas a las tormentas”, afirma Serena Hoermann, subdirectora del Centro de Soluciones Urbanas y Medioambientales de la Universidad Atlántica de Florida.

La falta de seguros contra inundaciones en el muy afectado centro de Florida deja a familias en apuros tras el huracán Ian El poder de la naturaleza

Hoermann explicó a CNN que, ante la inminencia de un huracán, nos centramos en nuestros entornos construidos para ayudar a proteger la vida humana: carreteras por las que evacuar, diques para protegernos del oleaje.

Pero mucho antes del huracán, la atención debe centrarse en cómo la naturaleza puede ayudar a aumentar nuestra resistencia a lo largo de la costa, como “nuestras islas barrera o dunas o arrecifes de coral, nuestros humedales, porque son activos de vital importancia que nos protegen de las tormentas y nos proporcionan nuestro sustento”.

Las aguas del huracán Ian inundan viviendas en Florida en 2022. Crédito: Orlando Sentinel/Tribune News Service/Getty Images

Los expertos dijeron a CNN que la zona de Big Bend de Florida se salvó de lo peor no solo porque estaba escasamente poblada, sino también porque sus características naturales: humedales costeros, bosques y manglares, funcionaron como amortiguadores.

“La naturaleza puede proporcionar este tipo de funciones de mitigación, como por ejemplo, si tienes un pantano frente a un dique, puede absorber más agua y ralentizarla”, afirma Frank.

La población de Florida se incrementa vertiginosamente en la región más afectada por el huracán Ian

Un estudio reveló que los manglares de Florida protegieron a unas 625.000 personas y evitaron daños directos por inundaciones por valor de US$ 1.500 millones durante el huracán Irma en 2017. Según un estudio de The Nature Conservancy, un arrecife de coral saludable puede reducir el 97% de la fuerza y la energía de una ola antes de que llegue a la costa, sirviendo como amortiguador de ciclones potencialmente destructivos.

Florida va a seguir construyendo, dijo Carney, solo es cuestión de cómo hacerlo de forma que se minimicen los riesgos en un lugar constantemente vulnerable a ciclones como los huracanes Ian e Idalia.

“Cuando pensamos en nuestras ciudades, tenemos la gran responsabilidad de arreglarlas, adaptarlas y transformarlas”, afirmó. “No digo que debamos seguir construyendo mala arquitectura en los márgenes de nuestras ciudades, pero tenemos que reinvertir y transformar nuestros entornos”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.