Samsung quiere que podamos tener un cine en cualquier parte. Con sus novedades en proyectores está cerca de conseguirlo

El año pasado, Samsung nos sorprendió lanzando su proyector The Freestyle, enfocado a llevarse a todas partes ante su reducido tamaño y peso (solamente 800 gramos) y su versatilidad en el proceso de configuración. Con el mismo Tizen que llevan las Smart TV de los surcoreanos, su experiencia multimedia nos pareció notable al analizarlo, pese a tener aspectos menos convincentes como su baja capacidad de entrega de luz.

Este año, en el contexto de la IFA 2023 de Berlín, Samsung ha lanzado globalmente la nueva versión, The Freestyle Gen 2. Aparentemente, presenta muy pocas novedades respecto a su predecesor, pues sigue contando con un un chip DLP con resolución de 1920 x 1080 píxeles, lo que ya nos indica que a priori, y más allá del procesamiento, no habrá imágenes con mayor nitidez.

A nivel de brillo, que como decíamos, era uno de sus puntos mejorables, Samsung tampoco presume novedades, aunque sí mayor velocidad moviendo la interfaz e integración con Gaming Hub, para poder jugar a juegos de Xbox en la nube sin importar el lugar o requerir consola. Si The Freestyle no te convenció en su primero generación, es poco probable que por puras especificaciones lo consiga con su nueva versión.

Sin embargo, The Freestyle es un producto que ha demostrado tener su hueco, y sobre todo, como veremos, ser una fuente de experimentación con novedades más interesantes que los números en bruto.

Consigue una imagen de hasta 160 pulgadas al usar dos proyectores

Por defecto, The Freestyle permite generar una imagen de hasta 100 pulgadas, partiendo de un mínimo 30. Sin embargo, lo que Samsung nos ha mostrado en persona es un sistema que permite sincronizar fácilmente dos de sus proyectores para lograr una imagen de hasta 160 pulgadas (la primera generación no puede formar parte de este proceso).

Así, junto a la corrección automática de la deformación geométrica actuando sobre la corrección trapezoidal, y a su enfoque automático, ahora sus propietarios podrán beneficiarse de una imagen de mayor tamaño al comprar dos unidades. Conseguir esto ha sido posible desde hace años en otros equipos, pero conseguir que la imagen se alineara correctamente al usar dos no era sencillo.

Con Smart Edge Blending, que es como han bautizado la función, Samsung lo logra de forma sencilla: con control con un móvil conectado a la misma red de los proyectores. Mediante el uso de la app SmartThings y un patrón de calibración, situamos cada uno de ellos a un lado de la habitación y conseguimos rápidamente una imagen más panorámica (21:9) y con cierta calibración de colores gracias a la ayuda de la cámara del móvil.

Además de estas novedades, ahora Samsung incluye el mando Solarcell, como algunos de sus televisores, que no solamente se carga con luz solar, sino que no necesita pilas.

Lo que viene sorprende

En cuanto a interfaz, The Freestyle es uno más de la familia Tizen

Además del nuevo producto y de alguna demostración con él, Samsung ha mostrado a un grupo de medios entre los que se encontraba Xataka algunas funciones para proyectores en las que está trabajando con prototipos de The Freestyle, y son impresionantes.

En primer lugar, la compañía mostró cómo quiere (y ya consigue), sincronizar cuatro proyectores en tiempo real, de forma que es capaz de generar una sola imagen de hasta 200 pulgadas, sin que en ningún momento se note hasta dónde llega la imagen de cada uno. Pudimos verlo en una demo usando ‘Black Panther’ como contenido para la reproducción. Al unir cuatro proyectores 1080p, la imagen que se obtiene tiene ocho millones de píxeles, es decir, es 4K/UHD.

Mediante el uso de cuatro proyectores juntos, Samsung logra una imagen de 200 pulgadas.

Hasta aquí, la demostración fue una extensión de la sincronización de dos proyectores que hemos visto en la nueva generación, pero hay otra función que no habíamos conocido todavía en forma alguna, y que sorprendió incluso a los más expertos de la sala.

Al ser un proyector portátil, es normal querer proyectar con The Freestyle sobre superficies como sábanas o cortinas arrugadas. Sin embargo, el resultado suele ser desastroso a día de hoy, con todo el contenido distorsionado y con reflejado en distintos ángulos. La novedad en la que Samsung trabaja, tal y como mostró, crea un mapa de la superficie para medir cómo proyectar en cada parte del área total, de forma que puede corregir la imagen final para mostrarla de forma mucho más cercana (que no perfecta, ni mucho menos) a la de una pantalla lisa. Verdaderamente impresionante.

Siguiendo con superficies complicadas, Samsung mostró una función para corregir la imagen al proyectar en esquinas laterales y superiores de las paredes. Mediante el uso de algoritmos y analizando la superficie y corrigiendo la distorsión, el proyector empleado logró proyectar coordinando los reflejos, de forma que, incluso con la mitad superior de la imagen proyectada en el techo, y con la otra mitad en dos paredes laterales, el contenido se reprodujo relativamente bien. Es difícil explicarlo con palabras, pero la corrección era increíble.

Hay que recalcar que estas funciones son pruebas internas realizadas con prototipos, y que Samsung no ha anunciado una fecha para la llegada a sus proyectores. También nos ha quedado claro que no es que la compañía haya cambiado su criterio sobre qué superficie es mejor para proyectar. Es y seguirá siendo una buena pantalla. Pero sí trabaja en que, estemos donde estemos, la experiencia deje de ser tan deficiente como es en las condiciones no ideales.

En Xataka | Samsung lo tiene clarísimo: ninguna tecnología podrá con el microLED en televisores


La noticia

Samsung quiere que podamos tener un cine en cualquier parte. Con sus novedades en proyectores está cerca de conseguirlo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Antonio Sabán

.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.