BRICS y gobernanza económica mundial

La pasada reunión de los BRICS (el grupo que reúne a los grandes países emergentes: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) ha constatado el cambio de ciclo al que se está sometiendo el régimen de gobernanza global surgido de la caída del muro de Berlín. Tras unas pocas décadas celebrando la globalización liberal, basada en un modelo de libre comercio con vocación multilateral y regido por reglas, y bajo la tutela de organizaciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, el modelo de gobernanza económica internacional está dando muestras no sólo de agotamiento, sino más bien de defunción. Los datos indican que, tras la crisis de 2008, la exposición internacional de la economía global, medida como la relación entre exportaciones e importaciones sobre el producto interior bruto mundial, se encuentra estancada, tras dos décadas de fuerte crecimiento. Los recelos geoestratégicos, que tanto se han incrementado por la invasión rusa en Ucrania, han vuelto a aparecer y los grandes países emergentes hablan ya sin tapujos de la necesidad de ofrecer un contrapeso global al otrora incuestionable dominio de las economías occidentales. El tiempo corre a su favor pues a medio plazo, los países emergentes no sólo alcanzarán sino que superarán el peso económico de los países altamente industrializados reunidos en torno al G7.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.