Cómo poner coto a los vendedores de aceite de serpiente en Bolsa

EiDF, empresa de instalaciones solares fotovoltaicas, perdió entre el lunes y el martes de esta semana 1.500 millones de euros de capitalización bursátil. La tierra tembló bajo los pies de la firma pontevedresa que había sido la estrella del BME Growth, el mercado donde cotizan los valores emergentes, cuando la CNMV dio a conocer parte de un informe realizado por Deloitte que hablaba de posibles modificaciones contables y falseamiento de documentos. Las evidencias sentaron como una bomba cuando, después de cuatro meses sin cotizar por no presentar el informe de cuentas auditado, la compañía regresó al parqué. Como este hay decenas de ejemplos parecidos, de empresas que sucumbieron en días u horas tras haber tocado el cielo de la Bolsa.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.