¿Confundido? El calor puede hacerte enojar e incluso hacer que te pongas agresivo, según una investigación

(CNN) — Si sudar la camisa en el calor extremo del verano te enoja, no estás solo. De hecho, las investigaciones muestran que existe una correlación directa entre las altas temperaturas y el mal genio, y que la ira a veces puede conducir a un mal comportamiento.

Crímenes violentos como asesinatos, homicidios y violaciones, ataques terroristas y tiroteos masivos son mucho más probables cuando las temperaturas suben, según muestran los estudios. Hay tasas más altas de guerras civiles y disturbios. Incluso en entornos controlados como las prisiones, un estudio de 2021 encontró un aumento del 18 % en la violencia entre reclusos en días realmente calurosos. Las personas también pueden volver su ira contra sí mismas; hay un mayor riesgo de suicidio en los días más calurosos.

Podría haber muchas razones para estos vínculos, pero investigaciones recientes han confirmado que algunas personas se enojaban más y arremetían más cuando sentían calor. Un experimento encontró que las personas que jugaban videojuegos en una habitación calurosa, en ciertas circunstancias, eran consistentemente más crueles con sus compañeros de juego que aquellos que estaban en una habitación con una temperatura más moderada.

El experimento se realizó con 2.000 estudiantes universitarios en California y Kenya a quienes se asignó aleatoriamente para jugar en una habitación calurosa o más templada. El calor no pareció cambiar los resultados de quienes jugaron un juego que involucraba decisiones económicas generales, pero cuando jugaron un juego llamado “La alegría de la destrucción”, algunos estudiantes en la sala caliente en Kenya se volvieron más agresivos.

En ese juego, los jugadores ganan puntos que pueden canjearse por tarjetas de regalo reales. Pero los puntos también pueden ser quitados aleatoriamente por el ordenador o por un compañero de juego que actúa de forma anónima. La investigación encontró que los jugadores kenianos en la sala caliente estaban consistentemente más dispuestos a perjudicar a otros jugadores reduciendo sus ganancias.

¿No puedes dormir con las altas temperaturas de este verano? Mira estos 10 consejos

“No hubo ningún beneficio personal al hacer esto. Fue simplemente el ‘alegría de la destrucción’, como su nombre indica”, dijo el coautor del estudio, el Dr. Ian Bolliger, miembro del Grupo de Energía y Recursos de la Universidad de California, Berkeley. “Eso fue algo que nos sorprendió”.

Bolliger notó que el calor no parecía cambiar el comportamiento de los estudiantes en Berkeley, por lo que cree que la temperatura por sí sola no hace que la gente sea agresiva. Más bien, la diferencia puede haber sido lo que estaba sucediendo fuera de la sala caliente en Kenya.

El experimento tuvo lugar a finales de septiembre de 2017 y se prolongó hasta principios de 2018. Kenya acababa de celebrar unas elecciones polémicas en las que el voto se dividió según líneas étnicas. Sintiéndose engañados, el bando perdedor acusó a los ganadores de robarse las elecciones. Los jugadores de videojuegos que se alinearon con el candidato perdedor tenían “quejas importantes”, encontró el estudio.

“Ese fue el grupo que exhibió todo este comportamiento agresivo, mientras que en Berkeley y con el otro grupo étnico, no vimos un aumento en el comportamiento agresivo, ni siquiera en la sala caliente”, dijo Bolliger.

Es un hallazgo que los investigadores dijeron que les gustaría investigar más a fondo.

“Puede ser que la temperatura en sí misma no sea una causa directa de agresión, pero en realidad es un multiplicador”, dijo Bolliger. “Entonces, si ya te sientes agraviado por alguna razón, estar en un ambiente estresado podría permitir que esos agravios se manifiesten”.

Un estudio similar de 2011 encontró que cuando las temperaturas eran altas, los lanzadores de las Grandes Ligas eran mucho más propensos a tomar represalias y golpear intencionalmente a un bateador si alguien del equipo del lanzador había sido golpeado por un lanzamiento anteriormente en el juego.

El Dr. Curtis Craig, investigador asociado de Factores Humanos en el Laboratorio HumanFIRST, del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Minnesota, realizó un seguimiento de las temperaturas y la cantidad de penalizaciones en los juegos de la NFL para un estudio de 2016. Cuanto más calor hacía, más jugadores cometían infracciones.

El equipo local recibió la mayor cantidad de penalizaciones, por lo que, al igual que con el experimento del videojuego, Craig cree que si bien el calor fue un factor, las circunstancias durante el juego también importaron. En este caso, los jugadores pueden haber sentido más apoyo de los fanáticos y eso les permitió ceder a los sentimientos agresivos que pudieron haber tenido porque tenían calor.

“No nos gusta estar calientes”, dijo Craig. “Las altas temperaturas aumentan el malestar. Aumenta las emociones negativas, especialmente si uno ya tiene una asociación negativa con otra cosa”.

Ninguno de estos estudios puede explicar realmente por qué el calor puede hacer que las personas sean más agresivas y se comporten mal, pero los científicos tienen teorías.

Las altas temperaturas oceánicas en Florida ocasionan un evento masivo de blanqueamiento de corales Bajas defensas

El Dr. Joseph Taliercio, coordinador de Investigación y psicólogo autorizado de Cognitive and Behavioral Consultants, cree que cuando hace calor afuera, es posible que el cuerpo no tenga sus defensas habituales para mantener bajo control los impulsos agresivos.

El cuerpo necesita gastar energía para enfriarse, y parte de esa energía puede provenir de la parte del cerebro que consume la mayor cantidad de energía: la corteza prefrontal, que ayuda a las personas a autorregularse. Es la misma parte que se apaga cuando la gente bebe alcohol, dijo, y eso puede llevar a un comportamiento impulsivo.

“Es como cuando ves un programa o una película de ciencia ficción y hablan de cómo tienen que redirigir la energía a los escudos delanteros. Nuestro cerebro tiene que redirigir el poder cuando hace calor y, como resultado, nos volveremos más impulsivos y actuaremos más sin pensar”, dijo Taliercio.

La Dra. Susan Yeargin, quien estudia la conexión entre el calor y el comportamiento como profesora asociada de Ciencias del Ejercicio en la Universidad de Carolina del Sur, dijo que así como el cuerpo desvía sangre a la piel para ayudar a liberar calor, tendría sentido que la energía fuera desviada del cerebro.

“Cualquier cosa que se aparte de la homeostasis, el cerebro no estará feliz y reaccionará de alguna manera”, dijo. En el caso del golpe de calor, por ejemplo, un síntoma es la disfunción del sistema nervioso central, “lo que simplemente significa que la persona no está tomando buenas decisiones”.

El calor también hace que el cuerpo sude y pierda nutrientes, que desempeñan un papel en la autorregulación y la salud mental. “Es como si intentáramos hacer funcionar la máquina usando el combustible incorrecto, o al menos usando un equilibrio inadecuado de combustible”, dijo Taliercio.

La Dra. Amruta Nori-Sarma, profesora asistente en el Departamento de Salud Ambiental de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston, encontró en un estudio de 2022 que muchos más adultos acudían a emergencias por problemas de salud mental en climas cálidos. Eso no sugiere que las personas con problemas de salud mental estén enojadas o violentas, pero que el calor puede afectar el bienestar mental de la persona.

“Al principio, creo que la gente se sorprendió un poco al ver un aumento en las tasas de visitas al Departamento de Emergencias por motivos de salud mental en el verano”, dijo Nori-Sarma. Con el trastorno afectivo estacional y el aislamiento que conlleva el frío extremo, algunos científicos esperaban que las salas de emergencia estuvieran llenas de pacientes de salud mental en el invierno. “Sin embargo, ahora que lo que sabemos sobre la violencia y la agresión aumenta a medida que aumentan las temperaturas, esto puede tener más sentido”.

Las altas temperaturas pueden aumentar los niveles de ansiedad, dijo Nori-Sarma. Incluso anticipar temperaturas más altas puede causar ansiedad. Una razón puede ser que las personas no duermen tan bien cuando hace calor, y la falta de sueño puede causar irritación y afectar la capacidad de tomar decisiones.

“Dormir es una de las mejores cosas que podemos hacer para autorregular las emociones”, dijo Taliercio.

No todo el mundo se enojará, será agresivo o incluso violento con las altas temperaturas, dijo, y cada uno tendrá un nivel diferente en el que el calor puede volverlo más agresivo. Pero, dijo, “la irritabilidad aparecerá en muchas personas cuando hace calor”.

A medida que el clima se calienta, es posible que las personas necesiten consultar periódicamente los pronósticos meteorológicos antes de salir, dijo Taliercio.

“Pregúntate: Según mi propia personalidad, ¿debo estar más alerta para no estar potencialmente irritable hoy porque hace calor afuera?”, preguntó Taliercio.

Lo comparó con comprobar si se necesitaban mascarillas este verano, ya que los incendios forestales canadienses causaron una contaminación atmosférica generalizada.

“Tal vez poner menos tiempo en el horario cuando las temperaturas son altas, o salir con personas que te irritan menos”, dijo Taliercio. “Quizás incluso reprogramar reuniones importantes para los días más fríos. Con la crisis climática y el aumento de las temperaturas, esto es sin duda algo que más gente tendrá que tener en cuenta”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.