Incidente de diarrea obliga a un vuelo de Delta con más de 300 pasajeros a dar la vuelta y regresar a Atlanta

(CNN) — Un vuelo de Delta Air Lines que iba de Atlanta a Barcelona en la noche de este viernes debió dar media vuelta y regresar al aeropuerto después de que un pasajero sufriera un incidente de diarrea.

El Airbus A350 despegó puntualmente el 1 de septiembre con 336 pasajeros a bordo, pero tuvo que regresar cuando volaba sobre el centro de Virginia.

“Es simplemente una cuestión de riesgo biológico: tuvimos un pasajero que tuvo diarrea a lo largo del avión, por lo que querían que regresáramos a Atlanta”, dijo un piloto del DL 194 al control de tráfico aéreo.

El vuelo llegó de vuelta al Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta poco más de dos horas después que saliera, según FlightAware.

Avión de Delta desciende a un aeropuerto de Carolina del Norte sin el tren de aterrizaje: así fue la hazaña

Delta dijo a CNN que el vuelo se retrasó un poco más de ocho horas, pero finalmente aterrizó en Barcelona sin incidentes adicionales el sábado a las 5:16.p.m., hora local. “Nuestros equipos trabajaron de la forma más rápida y segura posible para llevar a nuestros clientes a su destino final”, dijo un portavoz. “Pedimos disculpas sinceras a nuestros clientes por el retraso y las molestias en sus planes de viaje”.

Este no es el primer vuelo durante el verano boreal en el que la experiencia de los pasajeros se ve alterada por fluidos corporales. Esta semana, Air Canada se disculpó después de que a dos pasajeros se les indicara que debían sentarse en asientos que no habían sido limpiados adecuadamente y que estaban cubiertos de vómito de un vuelo anterior.

El incidente ocurrió en un vuelo entre Las Vegas y Montreal el 26 de agosto.

Además el 30 de junio, un hombre que iba en un vuelo de Air France de París a Toronto encontró que el tapete de su asiento seguía mojado con la sangre y diarrea de un pasajero anterior.

Pasajero de avión se encuentra con una alfombra llena de sangre

Habib Battah le relató a CNN que sintió un olor extraño, “como estiércol”, pero cuando alertó a una azafata le entregaron toallitas húmedas y él mismo tuvo que limpiar el área, antes de que le ofrecieran mantas de clase ejecutiva para absorber los desechos. “Tuvimos que sentarnos allí oliendo la sangre durante las siguientes siete horas”, le dijo a CNN.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.