Feijóo renuncia ahora a sentarse con Junts tras escuchar las condiciones de Puigdemont

Tras semanas de ruido interno en el PP, Alberto Núñez Feijóo ha rectificado su decisión de sentarse a hablar sobre su investidura con Junts per Catalunya. El líder del PP ha anunciado este martes, después de escuchar las condiciones que Carles Puigdemont ha fijado para respaldar una investidura tanto del PSOE como del PP, que si el requisito es “comprometer una amnistía”, no tiene sentido que el PP se reúna con Junts. “Nos podemos ahorrar la reunión”, ha reflexionado Feijóo en una comparecencia en el Congreso en la que ha calificado las exigencias del expresident catalán fugado en Bruselas como “inaceptables e imposibles”. El líder del PP ha agradecido, por otro lado, el apoyo de Vox a su investidura, comprometido de nuevo por Santiago Abascal después de que ambos líderes se hayan reunido hoy durante algo más de una hora en el Congreso. El líder de Vox había advertido antes de que los contactos del PP con Junts le “preocupaban”, aunque no había condicionado su apoyo a Feijóo a que los interrumpiera.

Feijóo ha argumentado su cambio de posición sobre Junts en que Puigdemont ha exigido este martes —desde Bruselas y apelando tanto al PSOE como al PP— una amnistía como condición previa a apoyar cualquier investidura. “Después de conocer la postura del señor Puigdemont, si nos va a proponer la amnistía como requisito, nos podemos ahorrar la reunión tanto Junts como el PP”, ha enfatizado el líder del PP en el Congreso. “No tiene sentido una reunión para trasladarme la amnistía. Si nos tienen cosas distintas que decir, escucharemos e iremos”. Feijóo deja abierta así la puerta al diálogo con los independentistas en caso de un cambio de parecer en Junts: “Si el requisito para que yo sea presidente es comprometer la amnistía, la respuesta es que nos podemos ahorrar la reunión. Si Junts quiere hacer matizaciones o enfocar este asunto de otra forma, que nos lo diga. Si no, lo más operativo, por economía política y procesal, es no tener una reunión”.

A la pregunta de cuál sería esa “matización” que le permitiría sentarse con Junts, fuentes del entorno de Feijóo han precisado que esta sería retirar la exigencia de una ley de amnistía. Es decir, que en la práctica dejar esa puerta abierta era más bien retórica, porque el jefe de los populares no se sentará con Junts si no renuncia a la principal condición que ha planteado su líder para pactar.

Aunque este martes Puigdemont ha precisado sus exigencias y ha añadido otras nuevas, la reclamación de una ley de amnistía precisamente estaba encima de la mesa por parte de Junts desde el principio, cuando el PP todavía mantenía que se reuniría con el partido independentista. “Yo sé que Puigdemont y otros hablan de la amnistía”, ha justificado Feijóo preguntado por si no era consciente de cuáles eran las condiciones de los independentistas. Y ha contestado así sobre su cambio de posición: “Pero también sé que el PSOE hasta la fecha siempre negó esta posibilidad. En este contexto se producen dos hechos determinantes: hay un proceso de investidura. Y segundo, estamos a 24 horas de la reunión del señor Puigdemont con la vicepresidenta. La declaración [de Puigdemont de hoy] es explícita, clara y honesta de una amnistía como requisito previo a la investidura. Es un hecho relevante. Eso nos lleva a decir lo que le acabo de trasladar a todos ustedes”.

A primera hora de esta mañana, en la cadena COPE, Feijóo había vuelto a defender que “oír es una cosa, y pactar y ceder es otra cosa”, para diferenciar sus contactos con Junts de la reunión de la vicepresidenta Yolanda Díaz ayer con Puigdemont en Bruselas. Es decir, que mantenía y defendía su decisión de sentarse con Junts. Fuentes del entorno del líder popular aseguran que les ha “sorprendido” que el expresident catalán fijara como condición previa la amnistía a la investidura. En el equipo directo de Feijóo sostienen que Puigdemont “ha subido el diapasón” hoy, así que ha cambiado el escenario y ya no ven posible reunirse con Junts.

Feijóo ha negado el ruido interno en el PP por su decisión, hoy rectificada, de hablar con los independentistas para su investidura, aunque el líder del PP catalán, Alejandro Fernández, había expresado su oposición de forma pública. “Junts sí es mi rival, un partido cuya tesis esencial es que España es una dictadura dirigida por un Rey fascista, con el que se niegan a ‘hablar’. Que alguien me diga de qué hay que ‘hablar’ con ellos…”, se quejó Fernández, después de que Feijóo hubiera defendido en una entrevista en El Mundo que Junts no era su rival y que podía dialogar con ellos. A Alejandro Fernández se sumó después la diputada Cayetana Álvarez de Toledo, crítica incluso con la posibilidad de abrir negociaciones con el PNV. “No he percibido inquietud en mi partido”, ha defendido sin embargo hoy Feijóo. “Mi partido sabe que tengo una responsabilidad adicional que es ser candidato a la presidencia del Gobierno”.

Condiciones

El líder del PP ha sido muy crítico con las condiciones de Puigdemont, que considera que Pedro Sánchez tampoco debería aceptar. “Se pone en cuestión, después de 500 años, la integridad territorial de España”, se ha quejado. “Este planteamiento es inaceptable e imposible. Le ponga el nombre que le ponga el PSOE. Lleva a España a dos caminos: a acordar entre los partidos nacionales defender la igualdad, el Estado de derecho. O a un bloqueo y una repetición electoral. Solo contemplamos esas dos posibilidades. No la de un pacto en estas condiciones que es un disparate histórico. Atenta contra los derechos de los españoles y ni Pedro Sánchez debería ser capaz de llevarlo adelante. Pedir una amnistía es negar la existencia propia de la democracia”. En este contexto, Feijóo ha reiterado su oferta al líder del PSOE para que le deje gobernar en solitario dos años a cambio de pactar juntos seis acuerdos de Estado.

Feijóo cuenta con el apoyo del líder de Vox, incluso en el caso de que ese hipotético acuerdo con el PSOE se produjera. Después de reunirse con Feijóo, Abascal ha comparecido en tono muy conciliador con el PP y ha dejado claro que Vox “no sería un obstáculo” en caso de que Sánchez aceptara la oferta de Feijóo. Abascal da vía libre a Feijóo con tal de frenar, ha defendido, un “golpe” desde La Moncloa si Sánchez llega al Gobierno. “Los españoles padecimos un golpe a la Constitución por los separatistas que hoy pretenden condicionar la investidura. Lo que tememos es que ese golpe, si prospera la investidura de Pedro Sánchez, se produzca desde La Moncloa”, ha manifestado el líder de Vox.

Abascal ha celebrado la nueva “etapa de entendimiento entre PP y Vox” que se ha abierto después de que ambos partidos hayan cerrado acuerdos para gobernar conjuntamente en cinco comunidades autónomas y en 140 ayuntamientos. El último, el Gobierno de coalición de Murcia, por el que Abascal ha querido “felicitar a los murcianos”. Feijóo, que se ha reunido por primera vez de forma pública con Abascal año y medio después de haber llegado a la presidencia del PP y tras todos esos acuerdos conjuntos, ha reconocido que, pese a sus “discrepancias” con la extrema derecha, gobiernan juntos y coinciden en “el diagnóstico y en el tratamiento de problemas importantes”.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.