ANÁLISIS | Tres razones por las que los problemas de Biden parecen exagerados

(CNN) — El presidente Joe Biden tuvo una semana bastante mala. Es investigado para un posible juicio político, su hijo fue procesado en Delaware, la inflación parece estar volviendo a subir, el sindicato United Auto Workers se declaró en huelga después de que Biden dijera que no pasaría, y en las tertulias están hablando de que no se presente a la reelección.

Algunos de estos factores explican por qué mi colega Zach Wolf escribió que “las dos peores debilidades de Biden quedaron al descubierto” esta semana pasada, y también por qué he escrito sobre las dificultades del presidente de cara al próximo año.

Pero si bien es evidente que Biden tiene problemas – ningún presidente con un índice de aprobación en torno al 40% está en buena forma – algunos de sus problemas parecen exagerados en este momento. He aquí tres razones:

1. Biden ganará las primarias demócratas, a menos que ocurra algo drástico

Un artículo de opinión en el Washington Post del columnista David Ignatius en el que se pedía a Biden que no se presentara a la reelección tuvo mucha repercusión la semana pasada.

Dejando a un lado si Biden debería o no presentarse, el hecho es que se presenta. Mucha gente señalará encuestas (como las de CNN) que muestran que la mayoría de los demócratas no creen que el partido deba volver a designarlo.

Sin embargo, estas encuestas no dicen mucho. Enfrentan a Biden consigo mismo y no con nadie más. Cuando en la encuesta de CNN se les pidió que nombraran una alternativa preferida a Biden, sólo un poco más del 10% quería a otra persona y podía nombrar a una persona concreta.

Cuando se le compara con la oposición demócrata anunciada (Robert F. Kennedy Jr. y Marianne Williamson), Biden arrasa. Supera el 70% de media en los últimos sondeos.

Además, el índice de aprobación del trabajo de Biden entre los demócratas ronda el 80%. Esta cifra está muy por encima del nivel en el que los candidatos en el cargo se han enfrentado en el pasado a fuertes desafíos en las primarias. Esos desafíos (como cuando Ted Kennedy desafió al entonces presidente Jimmy Carter en 1980) se produjeron en un momento en el que el presidente tenía un índice de aprobación de entre 50 y 60 puntos entre los miembros de su propio partido.

Merece la pena analizar si el hecho de que muchos demócratas no crean que Biden deba ser renominado enmascara un problema mayor al que podría enfrentarse en unas elecciones generales.

Sin embargo, Biden cuenta con más del 90% de los demócratas en las encuestas sobre las elecciones generales de Fox News y la Universidad de Quinnipiac publicadas la semana pasada. En ambos sondeos, su porcentaje supera ligeramente al del expresidente Donald Trump entre los republicanos (aunque dentro del margen de error).

El hecho es que Biden tiene problemas, pero preocuparse por la nueva designación no es uno de ellos.

2. La investigación para juicio político no perjudica a Biden… todavía

Desde un punto de vista político, las conexiones de Biden con su hijo Hunter no han causado al presidente más que disgustos. La mayoría de los votantes piensan que Biden hizo algo inapropiado en relación con los negocios de su hijo.

Así que, naturalmente, la investigación de los republicanos de la Cámara de Representantes sobre los vínculos del presidente con los negocios de su hijo en el extranjero podría ser perjudicial para su futuro político.

Alrededor del 40% de los votantes, en promedio, piensan que Joe Biden hizo algo ilegal. La mayoría no lo cree.

Algunos republicanos esperan sin duda que los propios problemas de Biden hagan que su probable candidato (Trump), que está bajo cuatro acusaciones, parezca menos malo en comparación. Sin embargo, la mayoría de los votantes cree que Trump cometió un delito.

El público no ve los casos de Biden y Trump de la misma manera.

ANÁLISIS | La saga del juicio político a Biden crea un nuevo y salvaje giro político en unas elecciones sin precedentes

Una encuesta del Wall Street Journal de finales de agosto reveló que la mayoría de los estadounidenses (52%) no quería que Biden fuera destituido.

Los republicanos tendrán que demostrar sus argumentos ante el tribunal de la opinión pública.

Es concebible que los republicanos se pasen de la raya, como han hecho en el pasado. La investigación del juicio político sobre la destitución de Bill Clinton en 1998 precedió a una de las mejores actuaciones del partido de un presidente en unas elecciones de mitad de mandato. El Partido Demócrata de Clinton obtuvo escaños en la Cámara de Representantes, lo que ha ocurrido tres veces para el partido del presidente en las elecciones de mitad de mandato en el último siglo.

Para ver cómo el impeachment podría poner las cosas patas arriba para el Partido Republicano este ciclo, consideremos a los votantes independientes. Mientras que la gran mayoría de los independientes desaprueba el trabajo que Biden hace como presidente (64%) en nuestra última encuesta de CNN, sólo el 39% piensa que hizo algo ilegal.

Una elección sobre un juicio político potencialmente impopular sería mejor para Biden que una sobre un tema que realmente le perjudique (como que los votantes lo vean demasiado viejo).

3. A los votantes no les gusta el estado de la economía; puede que no importe tanto

Deténganme si han oído esto antes: Biden es el presidente de cara a unas elecciones, a los votantes no les gusta el estado de la economía, y a su partido le va mucho mejor en las elecciones de lo que mucha gente pensaba.

Eso es lo que ocurrió en las elecciones legislativas de 2022.

La tasa de inflación es más baja ahora que entonces, pero está subiendo. Los votantes, tanto ahora como entonces, desaprueban abrumadoramente la gestión de Biden de la economía. Incluso dicen que la economía importa más que cualquier otro tema, como hicieron en 2022.

Lo que ninguno de estos datos tiene en cuenta es que, según Gallup, los estadounidenses casi siempre consideran que la economía es el tema principal.

Encuesta de CNN: la mayoría de los estadounidenses están descontentos con Biden, la economía y el estado del país

Lo creas o no, menos estadounidenses dicen que la economía es el principal problema al que se enfrenta el país ahora (31%) que en la media (40%) o en la media (45%) de las elecciones presidenciales desde 1988.

Si pensamos en las últimas elecciones presidenciales en las que la economía fue el gran problema (1992, 2008 y 2012), el estado de la economía dominó los titulares.

Sin embargo, como ya se ha dicho, ahora mismo están ocurriendo muchas otras cosas en el país, como ocurrió también durante las elecciones de mitad de mandato de 2022.

No es que la economía esté ayudando a Biden. No estoy seguro de que le esté perjudicando.

Después de todo, hay una razón por la que los demócratas han superado sistemáticamente la línea de base presidencial de 2020 en las elecciones especiales de este año.

Si las cosas fueran realmente tan mal para Biden y los demócratas, lo más probable es que estuvieran perdiendo elecciones en todo el país. Eso simplemente no ocurre en este momento.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.