¿Se está saliendo de la órbita del Kremlin uno de los aliados más antiguos de Rusia?

(CNN) — La llegada de soldados estadounidenses para un ejercicio de entrenamiento de fuerzas de paz en Armenia irritó al gobierno ruso, que durante décadas ha actuado como único garante de seguridad para la antigua república soviética. El ejercicio “Eagle Partner”, de 10 días de duración, que comenzó el lunes, involucra a 85 soldados estadounidenses y 175 armenios y tiene como objetivo preparar a los armenios para participar en misiones internacionales de mantenimiento de la paz.

Las maniobras, aunque de pequeña escala, son las últimas de una serie que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia calificó de “acciones hostiles” adoptadas por su tradicional aliado.

Armenia envió recientemente ayuda humanitaria a Ucrania por primera vez, y su parlamento está a punto de ratificar el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, lo que significa que se vería obligado a arrestar al presidente de Rusia, Vladimir Putin, si pusiera un pie en el país, que Rusia ha considerado durante mucho tiempo como su propio patio trasero.

El coqueteo de Armenia con nuevos socios internacionales ha sido impulsado por su frustración porque Rusia no ha podido o no ha querido defenderla de lo que considera una agresión del vecino Azerbaiyán, y ha planteado dudas sobre la capacidad de Rusia para mantener su control sobre países y conflictos en todo lo que fue el antiguo imperio soviético.

El presidente de Armenia, Nikol Pashinyan, dijo que su país estaba empezando a probar los “frutos amargos” del “error estratégico” de confiar a Rusia la responsabilidad casi exclusiva de la defensa de su país.

“La arquitectura de seguridad de Armenia estaba vinculada en un 99,99% a Rusia”, dijo al periódico italiano La Repubblica a principios de este mes. “Pero hoy vemos que la propia Rusia necesita armas… Incluso si así lo desea, la Federación Rusa no puede satisfacer las necesidades de Armenia”.

Desde que Pashinyan llegó al poder en 2018 a raíz de la “Revolución de Terciopelo” de Armenia –un estallido de ira contra la persistente corrupción y el amiguismo en la antigua república soviética– su país ha enfrentado crecientes tensiones con Azerbaiyán.

Militares azerbaiyanos hacen guardia en un puesto de control en el corredor de Lachin, que une la disputada región de Nagorno-Karabaj con Armenia. (Crédito: Tofik Babayev/AFP/Getty Images)

El punto de conflicto más feroz es Nagorno-Karabaj, una región sin salida al mar en las montañas del Cáucaso que ha sido la causa de dos guerras entre vecinos en las últimas tres décadas, la más reciente en 2020. Nagorno-Karabaj es reconocida internacionalmente como parte de Azerbaiyán, pero sus habitantes son, en su mayoría, de etnia armenia.

El conflicto de 44 días del otoño de 2020 expuso la inferioridad militar de Armenia. Azerbaiyán, armado con drones y aviones de combate F-16 proporcionados por Turquía, obtuvo una victoria aplastante, reclamando alrededor de un tercio del territorio de Nagorno-Karabaj, además de atacar a Armenia propiamente dicha.

Rusia ayudó a poner fin a la guerra negociando un alto el fuego. El acuerdo preveía el despliegue de unos 2.000 cascos azules rusos en Nagorno-Karabaj para proteger el corredor de Lachin, la única carretera que lo une con Armenia.

Pero las fuerzas de paz rusas no han impedido que las tropas azerbaiyanas establezcan un puesto de control militar a lo largo del corredor de Lachin, impidiendo la importación de alimentos al enclave. Azerbaiyán ha negado haber creado un bloqueo, mientras que Rusia ha negado las acusaciones de inacción.

Un socio poco confiable

La incapacidad o falta de voluntad de Rusia para intervenir hizo que muchos en el gobierno de Armenia se sientan traicionados, según Vahram Ter-Matevosyan, profesor asociado de política exterior en la Universidad Americana de Armenia, con sede en la capital, Ereván.

“Armenia ha invertido 30 años de su independencia –incluso diría 200 años de su historia reciente– en creer firmemente que cuando llegue el momento y surja la necesidad, Rusia cumplirá con sus obligaciones estratégicas y defenderá a Armenia contra cualquier agresión extranjera. Eso no sucedió en 2020, ni en 2021, ni en 2022”, dijo a CNN.

Esta lealtad tuvo muchos costos autoinfligidos. “Armenia ha hecho casi todo lo que Rusia quería en los últimos 30 años”, dijo Ter-Matevosyan, incluido detener sus esfuerzos hacia la integración europea en 2013 después de que Moscú expresara su descontento.

Los analistas dijeron que la eficacia de la presencia de mantenimiento de la paz de Rusia, que comenzó después de la guerra en 2020, ha disminuido con el tiempo. (Crédito: Karen Minasyan/AFP/Getty Images)

Habiendo bailado al son de Moscú durante tanto tiempo, Ereván espera que cumpla con sus compromisos de seguridad, que Rusia pretende cumplir a través de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO, por sus siglas en inglés), una alianza militar de estados postsoviéticos, incluida Armenia. Pero en los últimos años ha habido una serie de promesas incumplidas, dicen los analistas.

“Rusia no cumplió sus promesas de asegurar el corredor de Lachin… Rusia no entregó las armas que Armenia compró a Rusia, Rusia no logró limitar el comportamiento expansionista y agresivo de Azerbaiyán contra Armenia”, dijo Ter-Matevosyan.

En respuesta, dijo, Armenia ha sentido que no tenía otra opción que diversificar su aparato de seguridad.

Consecuencias no deseadas

Algunos analistas atribuyen el hecho de que Rusia no haya respetado los términos del alto el fuego que negoció a que se distrajo con su invasión a gran escala de Ucrania.

Pero Marie Dumoulin, directora del programa de una Europa Ampliada en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, dijo que la situación fue causada en parte por el intento de Rusia de mantener a Armenia y Azerbaiyán de su lado al mismo tiempo, una tarea que se hizo imposible debido a la continua agresión de Azerbaiyán, afirmó.

“Desde la guerra de 2020, Rusia se ha mostrado muy reacia a elegir entre Armenia y Azerbaiyán, lo que concretamente significó que eligieron Azerbaiyán”, dijo Dumoulin a CNN. “Es una actitud pasiva. Pero esta pasividad en sí misma es una posición muy pro-Azerbaiyán”.

Dumoulin también señaló los crecientes vínculos entre Moscú y Bakú –impulsados por la relación personal entre Putin y el antiguo presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev–, que pueden haberse producido a expensas de Ereván.

“No creo que Pashinyan sea el tipo de líder que le gusta a Putin. Ha llegado al poder gracias a una revolución. Tiene este discurso democrático, reformista y anticorrupción. Aliyev es mucho más el tipo de líder con el que Putin puede llevarse bien”, dijo Dumoulin.

Putin mantuvo negociaciones con Aliyev y Pashinyan en Moscú, Rusia, en mayo de 2023. (Crédito: Getty Images)

Las relaciones entre Putin y Pashinyan no se han visto favorecidas por las medidas de Armenia para convertirse en parte del Estatuto de Roma de la CPI, lo que le daría a Armenia un nuevo foro para expresar sus preocupaciones en materia de derechos humanos contra Azerbaiyán. Armenia firmó el estatuto en 1999, pero su Tribunal Constitucional dictaminó que violaba la constitución del país, decisión que revocó en marzo, allanando el camino para una posible ratificación.

Pero al tratar de reforzar su seguridad frente a Azerbaiyán, Armenia, sin darse cuenta, ha hecho un doloroso desaire a Rusia. La CPI tiene pendiente una orden de arresto contra Putin por un supuesto plan para deportar a niños ucranianos.

“El momento fue terrible”, dijo Ter-Matevosyan. Pero, afirmó, “el gobierno armenio ha hecho un mal trabajo al explicar claramente a sus socios rusos los dos significados detrás del proceso de ratificación del Estatuto de Roma”.

Azerbaiyán y Armenia reanudan los combates tras un corto alto al fuego (2022)

El posterior anuncio de ejercicios de entrenamiento militar conjuntos con Estados Unidos deterioró aún más las relaciones. Rusia convocó al embajador de Armenia en Moscú la semana pasada para mantener conversaciones “difíciles”, informó Politico.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que los ejercicios no “ayudan a fortalecer una atmósfera de confianza mutua en la región”.

Pero Ter-Matevosyan sugirió que esto revelaba una paranoia por parte de Moscú.

“Con su reacción, Rusia dio a este acontecimiento una importancia que no merece, dada su escala y alcance. Son unas 260 personas armadas con rifles –no armamento pesado– reunidas en Armenia durante nueve o diez días, para mejorar lo que llaman ‘la interoperabilidad de las fuerzas de mantenimiento de la paz’”, dijo Ter-Matevosyan, señalando la naturaleza rutinaria de tales ejercicios en todo el mundo.

“Rusia reaccionó exageradamente al cuestionar los verdaderos objetivos de los ejercicios y al ver la mano de la OTAN detrás de ellos”.

La influencia rusa “diluida”

Aún no está claro si los esfuerzos de Armenia por crear nuevas asociaciones internacionales están motivados únicamente por sus intentos de reforzar su seguridad, o si estos intentos constituyen un giro occidental más amplio.

“Como Estado pequeño, es bastante arriesgado para Armenia dar un giro de 180 grados, un gran salto geopolítico. Conocemos los riesgos de eso”, dijo a CNN Anna Ohanyan, experta en política exterior rusa y profesora del Stonehill College en Massachusetts.

En lugar de intentar cortar por completo los lazos con Rusia, Armenia simplemente está “diluyendo” su influencia, dijo Ohanyan.

Pero si bien las medidas adoptadas hasta ahora pueden ser modestas, podrían encaminar a Armenia por un camino del que será difícil dar marcha atrás. “Si Putin se despertara mañana y de repente comenzara a aplicar diferentes tipos de políticas –proporcionando algunas garantías de seguridad específicas– no creo que la política exterior de Armenia se recalibrara”, dijo Ohanyan.

“Si Rusia proporcionara un espectro completo de seguridad a Armenia, eso significaría una integración mucho más profunda de Armenia en la esfera neoimperial rusa, similar a Belarús”, dijo, un destino que la Revolución de Terciopelo de Armenia señaló que “no tolerará”.

¿Atrapado en el medio?

Los líderes de Armenia no ignoran los desafíos que les esperan. En declaraciones a La Repubblica, Pashinyan dijo que temía que Armenia pudiera terminar atrapada en el medio, atrapada entre Rusia y Occidente.

“Los países occidentales o los expertos… califican a Armenia como un país prorruso. Por otro lado, muchos círculos en Rusia consideran a Armenia o a su gobierno… prooccidentales”, dijo.

Al no poder hacer lo suficiente para complacer a ninguna de las partes, Armenia corre el riesgo de distanciarse de ambas y quedar expuesta.

Pashinyan dijo que temía que Armenia fuera vista como demasiado rusa por las naciones occidentales y demasiado occidental por Rusia. (Crédito: Karen Minasyan/AFP/Getty Images)

Muchos en Ereván ya han comenzado a temer una posible reprimenda rusa. Esta podría ser económica, ya que Rusia controla enormes sectores de la economía de Armenia, desde las telecomunicaciones hasta la energía. El Kremlin prohibió las importaciones de lácteos desde Armenia en abril, aparentemente después de que se descubrieran algunos problemas de salud recientemente, pero en lo que Ohanyan sugirió fue un castigo para Ereván que estaba considerando la ratificación de la CPI.

O podría ser algo peor. “Tenemos que recordar que Rusia tiene un enorme potencial destructivo en la región”, dijo Ter-Matevosyan, refiriéndose a la importante base militar rusa al norte de Ereván.

Para Ter-Matevosyan, el actual gobierno armenio, cuyas “raíces ideológicas provienen de… los valores liberales occidentales”, aprovechó este “momento oportuno” para implementar “algunas de sus ideas, pensamientos y creencias que acariciaron durante muchos años”.

“¿Tendrán éxito o no? El tiempo lo mostrara. Pero ¿cuál será el precio de este cambio, de esta diversificación? Ésa es la pregunta más importante que muchos se hacen en Armenia”.

 

— Caolán Magee de CNN contribuyó con el reportaje.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.