ANÁLISIS | Los precios de la gasolina en EE.UU. están inusualmente altos. ¿Hay que preocuparse?

Nueva York (CNN) — El otoño suele coincidir con una caída en los precios de la gasolina, debido a que la temporada de viajes de verano por carretera termina y la demanda en las estaciones de gasolina disminuye. Sin embargo, este año los precios del combustible han subido y están a solo unos centavos de su nivel más alto en lo que va de 2023.

Eso se debe a que los recortes agresivos de la oferta de petróleo en Arabia Saudita y Rusia, junto a las mortales inundaciones en Libia, dispararon los precios del crudo. El costo del petróleo alcanzó el viernes su máximo en 10 meses y va camino de registrar su mayor incremento trimestral desde que Rusia invadió Ucrania a principios de 2022.

Arabia Saudita extiende su recorte de producción de petróleo

El aumento de los precios del petróleo es un mal presagio para Wall Street: significa una mayor inflación e introduce la posibilidad de más subidas de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal. Los precios más altos en las gasolineras también conllevan menos gasto de los consumidores en otros lugares y una mayor posibilidad de recesión.

Ya hay muchos motivos para preocuparse este otoño: los trabajadores del sector del automóvil están en huelga, el Gobierno Federal podría enfrentarse a un nuevo cierre, la economía china sigue débil y las tensiones geopolíticas van en aumento.

¿Es el alza de los precios del petróleo otro elemento para sumar a la lista?

David Kelly, estratega jefe global de JPMorgan Asset Management y alarmista autodeclarado, no lo cree así.

“Before the Bell” de CNN habló con Kelly sobre por qué los estadounidenses no tienen que temerle a los precios de la gasolina, al menos por ahora.

La siguiente entrevista fue ligeramente editada en su extensión y claridad.

¿Hasta dónde crees que llegarán los precios del petróleo?

David Kelly: Si hay algún otro shock, alguna gran tormenta en el golfo de México, podría subir más. Pero no creemos que la tendencia en el próximo año y en el siguiente vaya a ser al alza.
Hay varias razones para ello.

Una cosa que debemos recordar es que el precio de todo ha subido, y todos los costes de producción del petróleo han aumentado. Claro que ahora estamos a US$ 90 el barril, pero si lo medimos en dólares de hoy, en realidad alcanzamos un máximo de unos US$ 184 por barril en 2008. Cuando se ajusta a la inflación, el petróleo no está tan alto ahora.

Otra cosa es que Estados Unidos ha reducido su Reserva Estratégica de Petróleo. Había un exceso de inventario que podíamos utilizar para intentar equilibrar el mercado, y ya no es tan grande como antes.

De cara al futuro, la producción estadounidense está creciendo muy rápidamente: hoy producimos más crudo que Rusia o Arabia Saudita. Este será un año récord para la producción estadounidense de combustibles líquidos, y el que viene va a ser aún más fuerte.

La economía mundial crece despacio, lo que limitará el crecimiento de la demanda de energía fósil. Y, francamente, la transición a la energía verde también está limitando el crecimiento de la demanda.

Así que, por el lado de la oferta, creo que Estados Unidos y otros países no miembros de la OPEP ayudarán, y por el lado de la demanda, no veo mucho crecimiento económico ni mucha demanda de combustibles fósiles. Así que no espero que las tendencias económicas hagan subir mucho los precios, aunque por supuesto algún sobresalto podría producirse.

¿Por qué los precios del petróleo están tan relacionados con la recesión?

Kelly: El petróleo caro tiene un triple efecto muy desagradable: hace subir la inflación y a veces obliga a una política monetaria más restrictiva, al mismo tiempo que reduce la capacidad de los consumidores para gastar en otras cosas.

Lo vimos claramente en la década de 1970, cuando los altos precios de la gasolina hicieron que la gente tuviera menos dinero para gastar en otras cosas y, mientras tanto, la Reserva Federal subió demasiado los tipos para luchar contra la inflación. Es por eso que el petróleo causó una recesión en 1974-1975 y causó recesiones dobles en 1980 y 1982. La Gran Crisis Financiera de 2008 no tuvo que ver con el petróleo, pero los consumidores estaban en una posición debilitada al entrar en ella por todo el dinero que estaban gastando en gasolina. Todas estas son razones por las que los estadounidenses han llegado a temer un repunte en el surtidor de gasolina.

Así es como el calor extremo hace que la gasolina sea más cara en Estados Unidos

¿Qué significan los elevados precios del petróleo para la inflación y las futuras subidas de tasas de la Reserva Federal?

Kelly: Desde luego, espero que la Reserva Federal no reaccione subiendo las tasas de interés una vez más. No creemos que vayan a subirlos en septiembre, y el mercado de futuros dice que hay un 50% de probabilidades de que lo hagan una vez más en noviembre.

Los economistas y el resto del mundo hablan de la inflación de forma diferente: los economistas hablan de la inflación como la tasa de variación de los precios, y los consumidores piensan que hay inflación cuando los precios son altos. Para que la inflación desaparezca no hace falta que baje el precio de la gasolina, sino que deje de subir.

Creo que vamos a seguir registrando precios altos para muchas cosas, incluida la gasolina, pero no creo que vayamos a ver una aceleración de los precios.

Creemos que la inflación se situará por debajo del objetivo del 2% de la Fed en el cuarto trimestre del próximo año.

La Reserva Federal mide la inflación interanual, por lo que el hecho de que estemos teniendo un repunte de los precios de la gasolina en estos momentos hace más probable que para el año que viene el crecimiento de los precios esté por debajo del 2%.

Hemos estado en esta montaña rusa, pero lo bueno de una montaña rusa es que te bajas donde te subiste, sin importar lo accidentado que haya sido el viaje.

¿Por qué los precios al consumidor siguen altos en Estados Unidos aunque la inflación bajó?

¿Qué deben hacer los inversores mientras tanto?

Kelly: Seguir buscando oportunidades para invertir en la transición energética. Lo más importante no es el precio del petróleo a corto plazo, sino el hecho de que quienes lo controlan, los saudíes y los rusos, no son especialmente amigos de Estados Unidos en estos momentos.

Aunque seamos exportadores netos de petróleo, seguimos viéndonos afectados por su capacidad de influir en el mercado de un modo que no nos beneficia. Creo que esta reciente subida del petróleo no hace sino confirmar el hecho de que necesitamos invertir en algo distinto a los combustibles fósiles.

Si la Reserva Federal sube las tasas una vez más, creo que aumenta el riesgo de recesión. Así que hay que asegurarse de estar posicionado un poco más a la defensiva debido al peligro de que los precios más altos de la gasolina aumenten el riesgo de recesión.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.