Un extraño depósito de diamantes rosas se formó cuando un supercontinente se separó, revela estudio

(CNN) — Los diamantes rosas son extremadamente raros y codiciados: una mina australiana que ya cerró ha sido la fuente del 90% de las piedras preciosas de color. Los ejemplares rosas pulidos de mayor calidad pueden venderse por decenas de millones de dólares. Sin embargo, un descubrimiento realizado en la misma zona podría ayudar a encontrar nuevos yacimientos de estas joyas, según los investigadores.

Los científicos que estudian el yacimiento de diamantes de Argyle, en Australia Occidental, donde se encontraba la mina, afirman que ahora comprenden mejor las condiciones geológicas necesarias para que se formen los diamantes rosas y otras variedades de color, según un estudio publicado este martes en la revista Nature Communications.

Con 170 quilates, este puede ser el diamante rosa más grande encontrado en 300 años

Al utilizar láseres para analizar minerales y rocas extraídas del yacimiento de Argyle, los investigadores descubrieron que el yacimiento rico en diamantes rosas se formó durante la desintegración de un antiguo supercontinente, llamado Nuna, hace unos 1.300 millones de años.

“Mientras que el continente que se convertiría en Australia permaneció unido, la zona donde se encuentra Argyle se estiró, incluso a lo largo de la cicatriz, lo que creó brechas en la corteza terrestre por las que el magma salió disparado hacia la superficie, trayendo consigo diamantes rosas”, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Hugo Olierook, investigador del Centro John de Laeter de la Universidad de Curtin en Perth, Australia, en un comunicado de prensa.

La mina de diamantes de Argyle está situada en la remota región de Kimberley, en el extremo noreste de Australia Occidental. (Crédito: Murray Rayner)

Desenterrando diamantes rosas

La mayoría de los yacimientos de diamantes se encuentran en medio de antiguos continentes, en rocas volcánicas que transportan rápidamente diamantes desde las profundidades del interior de la Tierra hasta la superficie.

Sin embargo, para que los diamantes se vuelvan rosas o rojos, deben estar sometidos a intensas fuerzas procedentes de la colisión de placas tectónicas, que retuercen y doblan sus redes cristalinas. La mayoría de los diamantes marrones también se forman de esta manera.

En Argyle, este proceso se produjo hace unos 1.800 millones de años, cuando colisionaron Australia occidental y Australia septentrional, lo que hizo que los diamantes, antes incoloros, se volvieran rosas a cientos de kilómetros por debajo de la corteza terrestre.

Pero ¿cómo llegaron estos diamantes de color hasta la superficie? El equipo de investigadores descubrió que los yacimientos de Argyle tenían 1.300 millones de años, de una época en la que un antiguo supercontinente, conocido como Nuna, se estaba fragmentando.

Los diamantes rosas de la mina de diamantes de Argyle se formaron cuando un antiguo supercontinente se separaba en fragmentos, según un nuevo estudio. (Crédito: Murray Rayner)

Los supercontinentes, que se forman cuando varios continentes se unen para formar una sola masa continental, han surgido varias veces en la historia geológica de la Tierra.

“Al utilizar rayos láser más pequeños que la anchura de un cabello humano sobre rocas suministradas por Río Tinto (la empresa propietaria de la mina), descubrimos que Argyle tiene 1.300 millones de años, es decir, 100 millones de años más de lo que se pensaba, lo que significa que probablemente se formó como resultado de la ruptura de un antiguo supercontinente”, explica Olierook.

El extraño fenómeno luminoso que se observa antes de algunos terremotos es un misterio desde hace mucho tiempo. Esto es lo que los científicos creen que significa

Los autores propusieron que la ruptura de Nuna podría haber reabierto la antigua coyuntura que los continentes colisionados dejaron tras de sí, lo que permitió que las rocas diamantíferas atravesaran esta región para formar el gran yacimiento de diamantes.

Esta cadena de acontecimientos, según el estudio, sugiere que las coyunturas de los antiguos continentes pueden ser importantes para encontrar diamantes rosas, y puede orientar la exploración de otros yacimientos.

“La mayoría de los yacimientos de diamantes se han encontrado en el centro de antiguos continentes porque los volcanes que los albergan suelen estar expuestos en la superficie para que los exploradores los encuentren”, explica Olierook.

“Argyle se encuentra en la sutura de dos de estos antiguos continentes, y estos bordes suelen estar cubiertos por arena y tierra, lo que deja la posibilidad de que aún queden por descubrir volcanes similares portadores de diamantes rosas, incluso en Australia”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.