ANÁLISIS | Las luchas internas del Partido Republicano conducen a Estados Unidos a un cierre del Gobierno

(CNN) — La guerra del Partido Republicano contra sí mismo ha convertido su inoperante mayoría en la Cámara de Representantes en un “espectáculo de payasos” y un “caucus de disfunción” y está dando victorias al Partido Comunista Chino, y eso es justo lo que dicen algunos de sus propios miembros al respecto.

Días de recriminaciones entre ultraderechistas, moderados, el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, y sus nihilistas verdugos alcanzaron un nuevo punto álgido este martes en extraordinarias escenas de luchas intestinas entre partidos en el lado sur del Capitolio estadounidense.

El choque de trenes legislativo dejó claro que ahora está en juego algo más que la pérdida de control de McCarthy sobre un puesto que ansió durante años y la capacidad del Partido Republicano para cumplir la función más básica de la Cámara: establecer un presupuesto para dirigir el país.

La farsa de la mayoría republicana de autolesionarse ahora parece poner a Estados Unidos en un camino que se precipita hacia un cierre del gobierno antes de la fecha límite para la nueva financiación federal a finales de la próxima semana. Esto podría significar permisos para los trabajadores federales que prestan servicios básicos, que los soldados podrían quedarse sin cobrar y la posibilidad de graves daños a una economía que no puede permitirse más golpes si el estancamiento se prolonga.

Un cierre —provocado por las exigencias de recortes masivos del gasto por parte de los republicanos de línea dura, que no tienen ninguna esperanza de forzar a través del Senado o de conseguir que el presidente Joe Biden firme— podría agriar a los votantes la pequeña mayoría de la Cámara que dieron a los republicanos en las elecciones de mitad de mandato. En términos más generales, podría suscitar nuevas dudas sobre la capacidad de una nación polarizada —con un Partido Republicano cada vez más extremista y performativo a imagen y semejanza del expresidente Donald Trump— para gobernarse a sí misma.

Y el caos podría extenderse más allá de Estados Unidos. Otro fracaso este martes para aprobar un proyecto de ley de defensa planteó la posibilidad de que la discordia política ahora y en el futuro pueda obstaculizar la preparación de Estados Unidos en medio de un desafío de una superpotencia china en ascenso. Y la lucha por la supervivencia de Ucrania parece cada vez más rehén de la falta de voluntad o la incapacidad de la Cámara de Representantes para financiar un nuevo suministro de armas y municiones.

ANÁLISIS | Múltiples crisis azotan a Washington y preparan unas fatídicas elecciones en 2024

El presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, habla después de una reunión del grupo republicano en el Capitolio de EE.UU. el 19 de septiembre de 2023 en Washington. (Crédito: Drew Angerer/Getty Images)

En qué consiste el enfrentamiento

El equipo de McCarthy sigue luchando por encontrar la manera de aprobar un proyecto de ley de gasto provisional conocido como resolución de continuidad –o CR– para mantener abierto el gobierno y ganar más tiempo para poner fin a una feroz disputa interna sobre las demandas de recortes masivos de gastos por parte de los radicales. Pero los radicales podrían tener los números para impedir que la medida llegue siquiera al pleno de la Cámara y exigir más concesiones.

“No sé cómo llegarán a 218”, dijo la representante republicana de Carolina del Sur Nancy Mace, refiriéndose al número mágico de McCarthy para aprobar un proyecto de ley, tras salir de una reunión de la conferencia.

En el Congreso, el caos y el malestar suelen alcanzar su punto álgido justo antes de que se desate la fiebre y surja una solución creativa para dar carpetazo a un problema semanas después. McCarthy espera que éste sea el caso, negándose a abandonar la CR. Pero la mayoría republicana es tan escasa —el presidente de la Cámara sólo puede perder cuatro votos con su margen actual— y el partido está tan amargamente dividido, que la experiencia pasada puede ser un mal indicador de los resultados. Y para algunos de un pequeño bloque en el extremo de la conferencia pro-Trump, la oportunidad de cerrar un gobierno que muchos de ellos desprecian podría conseguirles puntos de los votantes de base y del expresidente y podría ser un fin en sí mismo.

El representante Mike Simpson, un veterano miembro por Idaho, lamentó la situación en la que los miembros recalcitrantes pueden tomar como rehén al resto de la Cámara. Dijo que es “frustrante que este lugar ya no funcione”.

Simpson añadió: “Nos arrastran 20 personas, pero 200 estamos de acuerdo. …Quieren su camino o la autopista. Y así no funciona este gobierno”.

El comentario de Simpson resume tanto la realidad de la minúscula mayoría republicana como el hecho de que los radicales del Partido Republicano rechazan esencialmente la premisa de un gobierno constitucional dividido. No han conseguido el apoyo público suficiente a través de las elecciones para hacerse con el poder —pero intentan ejercerlo de todos modos—, un enfoque que amenaza la democracia pero que está en consonancia con el carácter de gran parte de su partido en la era de Trump.

La Casa Blanca y los republicanos de la Cámara llegan a un principio de acuerdo para elevar el techo de la deuda ¿Podría salvar el día una unión entre republicanos y demócratas moderados?

Sin embargo, hay una posible solución que podría evitar la crisis: un debate incipiente sobre un acuerdo entre varios republicanos moderados de la Cámara de Representantes, cuyos escaños están en riesgo en 2024, y los demócratas, que ampliaría la financiación del gobierno e incluso podría proporcionar nueva ayuda a Ucrania.

Un complejo conjunto de maniobras podría sacar de la Cámara un proyecto de ley de gastos con el que podrían estar de acuerdo un número suficiente de senadores de ambos partidos en el Senado, liderado por los demócratas. Sin embargo, incluso esta arcana respuesta es una posibilidad remota. Por un lado, el uso de la llamada petición de aprobación de la gestión llevaría tiempo, ya que el tiempo en reloj del cierre se agota.

Eso significa que un compromiso entre republicanos y demócratas moderados podría ser una opción más viable para poner fin al cierre que para evitarlo. También requeriría que los demócratas minoritarios decidieran alinearse con los legisladores republicanos de estados como Nueva York, a los que apuntarán en su intento de recuperar la mayoría en 2024. Así que dar una victoria a los republicanos críticos de los que depende la mayoría del Partido Republicano puede ser una mala estrategia. Y una alianza también podría tener el efecto de rescatar a McCarthy de una situación en la que su conferencia parece incapaz y disfuncional y de la que los demócratas pueden sacar provecho.

Por otra parte, los demócratas podrían disfrutar de la óptica de secuestrar la Cámara de Representantes y hacer que el presidente parezca aún más débil. La intriga sobre una posible venganza de los moderados se disparó este martes después de que el representante republicano Mike Lawler, de un distrito indeciso de Nueva York, dijera que estaba abierto a trabajar con los demócratas.

“Si el espectáculo de payasos de los colegas que se niegan a gobernar realmente no quiere aprobar el CR, haré todo lo necesario para asegurarme de que se apruebe un CR”, dijo Lawler.

“La conclusión es que no vamos a cerrar el Gobierno”, añadió.

El representante Mike Lawler habla en su camino a una reunión de la Conferencia Republicana de la Cámara en el Capitolio de EE.UU. el 19 de septiembre de 2023 en Washington. (Crédito: Chip Somodevilla/Getty Images)

En una señal de que los demócratas están considerando sus opciones, su líder Hakeem Jeffries se reunirá este miércoles con el grupo bipartidista Problem Solvers Caucus. El grupo tiene un plan bipartidista para financiar el Gobierno ampliando temporalmente los niveles de gasto actuales e incluir ayudas para los recientes desastres nacionales, financiación para Ucrania y algunas disposiciones de seguridad fronteriza. Pero, para subrayar las posibles tensiones en el seno del Partido Demócrata sobre un eventual acuerdo, el Caucus Progresista del Congreso anunció una reunión para debatir su perspectiva sobre las negociaciones presupuestarias.

La idea de una revuelta moderada y de soluciones bipartidistas desde el centro político se ha planteado a menudo en tiempos de furia hiperpartidista en el Congreso. En raras ocasiones han funcionado, por ejemplo, en el programa de infraestructuras aprobado por el presidente Joe Biden en una victoria que eludió a sus predecesores. Pero tales esfuerzos suelen derrumbarse en la lógica del partidismo. A veces, son utilizados como una finta por miembros del partido para llamar la atención de los miembros más radicales de su conferencia. Y cualquier decisión de un puñado de republicanos de separarse de McCarthy, que les apoyó con recaudación de fondos y asesoramiento en las elecciones de mitad de mandato, sería dura, personal y políticamente. También podría convertirlos en personas non gratas en su propia bancada del Congreso.

“Si los republicanos moderados firman una petición de baja con los demócratas, estarán firmando su propia sentencia de muerte política y se la estarán entregando a su verdugo, porque no seremos yo y los conservadores los que vayamos a la caza de los moderados”, dijo el representante de Florida Matt Gaetz, el crítico más destacado del Partido Republicano con McCarthy. “Serán los propios demócratas con los que estarían trabajando bajo esa hipótesis”.

Y pesará sobre los moderados republicanos el riesgo de que puedan costarle el puesto al presidente de la Cámara. Un proyecto de ley aprobado en la Cámara con votos demócratas podría ser la gota que colmara el vaso para los enemigos de McCarthy y provocar una votación para desbancarlo.

ANÁLISIS | Esta es la agenda política y las propuestas de campaña que los republicanos están impulsando para 2024

El representante Matt Gaetz habla de camino a una reunión de la Conferencia Republicana de la Cámara en el Capitolio el 19 de septiembre de 2023 en Washington, DC. (Crédito: Chip Somodevilla/Getty Images)

La Cámara ni siquiera puede financiar al ejército

La difícil situación de un presidente de la Cámara de Representantes con una escasa mayoría y una conferencia rebelde en un partido que premia la agitación extrema en lugar de legislar y gobernar quedó al descubierto este martes cuando cinco miembros conservadores echaron por tierra un intento de aprobar un proyecto de ley de defensa cargado de prioridades del Partido Republicano, normalmente una de las tareas legislativas más fáciles.

“Acaban de dar una victoria al Partido Comunista Chino con esta votación”, dijo a Manu Raju, de CNN, el representante Mike García, republicano de California y expiloto de caza de la Infantería de Marina.

El representante de Nebraska Don Bacon, que representa a un distrito decisivo para Biden, comentó a los periodistas mientras señalaba hacia el hemiciclo de la Cámara: “El caucus de la disfunción en acción”.

Las extrañas circunstancias de la crisis de la Cámara quedaron encapsuladas durante una comparecencia ante los periodistas este martes de McCarthy, cuando las tensiones parecieron desbordarse al ser preguntado por la ayuda a Ucrania, que Biden advirtió en las Naciones Unidas este martes que era fundamental para ganar una guerra que se extendería mucho más allá de su huella actual en medio del expansionismo ruso si EE.UU. abandona Kyiv.

“¿Fue Zelensky elegido para el Congreso? ¿Es nuestro presidente? No lo creo”, dijo McCarthy, en un llamativo arrebato contra un aliado de Washington que lucha en una guerra por la supervivencia de su país. Zelensky estará en el Capitolio este jueves, en una misión para apuntalar la ayuda que su país necesita desesperadamente de Estados Unidos.

Incluso para un dirigente de una zona en guerra constantemente atacada por aviones no tripulados y misiles rusos, la incapacidad absoluta de Washington para gobernarse a sí mismo puede parecer una disfunción desbocada.

 

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.