Los demócratas de la Cámara de Representantes sopesan una estrategia arriesgada: salvar o no a Kevin McCarthy

(CNN) — Los demócratas de la Cámara de Representantes han iniciado debates internos sobre cómo afrontar las perspectivas de una situación caótica: la posibilidad de que el presidente de la Cámara, Kevin McCarthy, pierda su puesto en una votación sin precedentes en el hemiciclo.

Aunque no se ha tomado ninguna decisión, algunos de los moderados del partido están señalando en privado que estarían dispuestos a llegar a un acuerdo para ayudar a McCarthy a evitar una revuelta de la derecha, siempre y cuando el presidente cumpla con sus propias demandas.

Públicamente, el líder demócrata Hakeem Jeffries no se ha pronunciado sobre cómo querría que sus compañeros gestionaran un desafío a la presidencia de McCarthy, diciendo que es hipotético en este momento. Pero en privado, Jeffries ha aconsejado a sus miembros a mantener la pólvora seca, según múltiples fuentes, un reconocimiento de que es mejor para los demócratas a mantener sus opciones abiertas mientras se lleva a cabo una lucha por la financiación del Gobierno.

“Si de alguna manera se pide a los demócratas que ayuden, no tendrá que ser sólo por la bondad de nuestros corazones”, dijo a CNN el representante demócrata Dan Kildee, de Michigan. “Si Kevin no puede gobernar sólo con su parte —que claramente no puede— y quiere tener una conversación con nosotros sobre cómo hacerlo, vamos a tener una conversación sobre políticas”.

Cuando CNN le preguntó recientemente si necesitaría contar con la ayuda de los demócratas para salvarlo, McCarthy no quiso pronunciarse.

“No me preocupa”, dijo.

ANÁLISIS | Las luchas internas del Partido Republicano conducen a Estados Unidos a un cierre del Gobierno

Las discusiones privadas han cobrado fuerza en los últimos días, cuando un puñado de miembros de línea dura del Partido Republicano se atrincheran contra una serie de proyectos de ley de gastos —un esfuerzo que podría catapultar al Gobierno a un cierre— y cuando cualquier medida que tome el presidente para avanzar en un proyecto de ley de gastos a corto plazo con los demócratas podría desencadenar el fin de su presidencia.

Si el puesto de McCarthy se viera amenazado por una moción de destitución, y hubiera cinco republicanos que la respaldaran, los demócratas tendrían un papel importante a la hora de decidir el destino de McCarthy.

Pero los congresistas que hablaron con CNN dejaron claro que cualquier ayuda demócrata tendría un coste. Según los demócratas, el precio que piden por salvar su cargo es un acuerdo bipartidista para evitar el cierre del Gobierno, una vía que McCarthy aún no está dispuesto a tomar, ya que los republicanos todavía están tratando de llegar a un consenso sobre un plan del Partido Republicano para financiar el Gobierno.

“Creo que es justo decir que los demócratas tienen la responsabilidad de prepararse para la posibilidad de que haya algún tipo de trastorno”, dijo un miembro demócrata a CNN.

Una de las estrategias que barajan los demócratas es votar “presente” o votar a favor si se presenta una moción para destituir a McCarthy. Votar “presente” cambiaría el umbral y haría más difícil para los críticos de McCarthy destituirlo, lo que requeriría una mayoría de los votantes para tener éxito.

Se trata de un baile complicado para los demócratas, que no quieren que se considere que están salvando a McCarthy —especialmente después de que acaba de iniciar una investigación de juicio político contra el presidente Joe Biden— y que podría exponerles a la reacción de la izquierda. Pero algunos demócratas también temen la posible alternativa: un cierre del Gobierno y la posibilidad de que un legislador aún más derechista ascienda a la presidencia si destituyen a McCarthy, o que la Cámara se paralice sin que ningún candidato pueda obtener 218 votos para ser elegido presidente.

“Si simplemente nos atasca con algo horrible, y todavía tratan de destituirlo, y ese va a ser su enfoque para trabajar con el Freedom Caucus, hay menos incentivos (para ayudarlo)”, dijo un demócrata. “Aun así, incluso entonces, vas a tener a mucha gente que diga: ‘Bueno, creo que lo que hay detrás de la puerta número 3 podría ser mucho peor'”.

“Creo que si está dispuesto a colaborar en las cosas”, dijo el congresista, y añadió: “Seremos suficientes para protegerlo”.

Aún no está claro cuándo o si los detractores de McCarthy tratarán de impulsar la cuestión. El representante republicano Matt Gaetz, de Florida, uno de los críticos más acérrimos de McCarthy, no quiso especificar este miércoles cuándo intentaría forzar una votación para destituir a McCarthy como presidente de la Cámara. Pero advirtió a McCarthy en contra de trabajar con los demócratas, y dijo que los republicanos de la Cámara que trabajan con los demócratas para evitar un cierre estarían firmando su propia “sentencia de muerte política”.

ANÁLISIS | Múltiples crisis azotan a Washington y preparan unas fatídicas elecciones en 2024 Piden investigación de juicio político contra Biden 6:50

“Si el presidente McCarthy confía en los demócratas para aprobar una resolución continua, llamaría al camión de mudanzas del Capitolio a su oficina muy pronto porque mi expectativa sería que estaría fuera de la oficina del presidente con bastante prontitud”, dijo Gaetz, quien en privado dijo a sus colegas este miércoles que hay siete republicanos que votarían en contra de cualquier medida de interrupción, suficiente para acabarla si todos los demócratas se oponen a un plan conservador.

Con menos de dos semanas antes de un cierre del Gobierno, los demócratas están observando cuidadosamente las acciones del presidente sobre el gasto y teniendo en cuenta si McCarthy está dispuesto a cortar su flanco derecho a perder en la búsqueda de un acuerdo bipartidista sobre el gasto —a corto plazo en el Capitolio como una resolución continua o un CR— en consideración a cómo actuarían en el pleno si se presentara una moción para desalojar.

“Si realmente formáramos parte del acuerdo, como parte de un acuerdo de sentido común sobre la CR y el presupuesto, creo que habría un grupo significativo de personas dispuestas a votar a favor”, dijo un demócrata.

El líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries, a la izquierda, y el presidente de la Cámara, el republicano californiano Kevin McCarthy, a la derecha. (Crédito: Getty Images)

En busca de un acuerdo bipartidista

Mientras tanto, la frustración en el Partido Republicano ha alcanzado su punto álgido, las conversaciones privadas entre demócratas moderados y republicanos sobre un acuerdo de financiación bipartidista se han vuelto más serias: el grupo bipartidista Problem Solvers Caucus ha desarrollado un marco para un plan, y Jeffries se pasó por su reunión este miércoles.

Al salir de la reunión, Jeffries pidió un acuerdo bipartidista en la línea de lo que ya se negoció en el paquete sobre el techo de la deuda, un acuerdo recortado por McCarthy pero posteriormente abandonado ante la presión de su flanco derecho para buscar recortes más profundos.

“Tenemos que encontrar un acuerdo bipartidista coherente con lo que se alcanzó anteriormente”, dijo.

Pero el mecanismo para presentar un proyecto de ley de este tipo es complicado. Una posible opción es que los miembros republicanos del grupo firmen la llamada petición de aprobación de la gestión, un mecanismo de procedimiento complicado y largo. Si cinco republicanos lo hicieran, se desencadenaría un proceso que podría forzar la votación del proyecto sin que McCarthy tuviera que hacerlo. Pero ese proceso probablemente llevaría demasiado tiempo en este momento para evitar un cierre.

Los miembros también están discutiendo otras opciones de procedimiento con el parlamentario de la Cámara, dijeron los legisladores a CNN.

“El fracaso no es una opción. Vamos a hacer todo lo posible para evitar un cierre”, dijo el representante republicano Don Bacon, que representa a un distrito decisivo en Nebraska.

Bacon advirtió que llegaría a un acuerdo con los demócratas si llegan a un punto muerto con los conservadores de línea dura.

“Bueno, al final, si no, tendremos que trabajar a través del pasillo y conseguirlo. Creo que la gente ha captado ese mensaje”, afirmó.

ANÁLISIS | A un año, esto es lo que podemos saber sobre cómo se verá la contienda electoral presidencial en EE.UU. cuando se conmemore el Día del Trabajo de 2024

Pero el creciente consenso es que, con el tiempo agotándose, el camino más viable para evitar un cierre del Gobierno es que el presidente del Congreso se desprenda de su flanco derecho y llegue a un acuerdo con el centro, y entonces los demócratas podrían rescatar a McCarthy de la inevitable votación para destituirlo que se desencadenaría en ese escenario.

Los demócratas que se plantean rescatar a McCarthy dicen que no se detendrían necesariamente ahí.

“Estamos teniendo conversaciones bastante amplias sobre cómo usar la imaginación para replantear este lugar que no está funcionando”, dijo el miembro. “No creo que sea algo tan transaccional como ‘vale, voto mi proyecto de ley y ya está’, porque no se puede confiar en él. Creo que entonces se convierte en todo, desde lo que es la presentación en comisión hasta cómo se llevan los proyectos de ley al pleno y cómo se toman esas decisiones”.

Sin embargo, una oportunidad para extraer concesiones de McCarthy probablemente nunca sería suficiente para algunos demócratas. Para los demócratas, tender un salvavidas a McCarthy podría significar enfrentarse a un desafío en las primarias de su partido, por no mencionar el hecho de que cualquier buena voluntad que McCarthy pudiera haber tenido todavía con algunos demócratas se evaporó con su anuncio de que iba a iniciar una investigación sobre la destitución de Biden.

“No hay ni una sola posibilidad de que vote a favor del presidente. Apenas tengo palabras. ¿Qué cosa razonable ha hecho? ¿Qué acercamiento demostrable ha hecho para tratar de unir a la Cámara, para trabajar juntos de una manera deliberativa y cooperativa?”, dijo a CNN la representante demócrata Debbie Wasserman Schultz, de Florida. “La respuesta real es que ahora mismo no veo un escenario en el que él merecería mi apoyo, pero tampoco diría nunca”.

El representante demócrata Dean Phillips, de Minnesota, dijo recientemente que “ahora mismo, no”, que ni él ni otros demócratas acudirían al rescate de McCarthy si se enfrentara a una moción de destitución de su propio partido.

ANÁLISIS | Esta es la agenda política y las propuestas de campaña que los republicanos están impulsando para 2024

“Si me lo hubieran preguntado hace dos meses, habría dicho que absolutamente. Pero creo que, lamentablemente, su comportamiento carece de principios y no es útil para el país”, dijo.

Y prosiguió: “Entiendo la posición en la que se encuentra, pero son tiempos en los que la gente tiene que elegir. ¿Complaces a unos pocos o te ocupas de la mayoría?”.

Varios demócratas argumentaron que los anteriores líderes republicanos en la Cámara —como Paul Ryan o John Boehner— podrían haber merecido ser salvados. Pero McCarthy, argumentan, es diferente.

Si McCarthy fuera cuestionado, sólo haría falta un puñado de demócratas para salvarlo. Además de votar “presente”, también podrían votar a favor de presentar la resolución, una solución de procedimiento que básicamente acabaría con la iniciativa. Sin embargo, dejar que los demócratas voten solos podría ser políticamente peligroso para los moderados. Votar al unísono de los demócratas podría proteger a los miembros de la base.

“Creo que tenemos que tener una posición de partido al respecto. No creo que se haya resuelto todavía. Todavía está evolucionando”, declaró a CNN el representante demócrata Richard Neal, de Massachusetts.

Muchos demócratas siguen sopesando sus opciones.

“Hay tantas variables en este momento que realmente no tengo una respuesta”, dijo a CNN la representante Mary Gay Scanlon, de Pensilvania.

 

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.