Exclusiva CNN: Imágenes satelitales muestran una mayor actividad en sitios de pruebas nucleares en Rusia, China y EE.UU.

(CNN) — Rusia, Estados Unidos y China han construido nuevas instalaciones y cavado nuevos túneles en sus sitios de pruebas nucleares en los últimos años, según muestran imágenes de satélite obtenidas exclusivamente por CNN, en un momento en que las tensiones entre las tres principales potencias nucleares han alcanzado su punto más alto en décadas.

Si bien no hay evidencia que sugiera que Rusia, Estados Unidos o China se estén preparando para una prueba nuclear inminente, las imágenes, obtenidas y proporcionadas por un destacado analista en estudios de no proliferación militar, ilustran las recientes expansiones en tres sitios de pruebas nucleares en comparación con tan solo hace unos pocos años.

Uno es operado por China en la región occidental de Xinjiang, otro por Rusia en un archipiélago del Océano Ártico y otro en Estados Unidos en el desierto de Nevada.

Las imágenes satelitales de los últimos tres a cinco años muestran nuevos túneles debajo de las montañas, nuevas carreteras e instalaciones de almacenamiento, así como un mayor tráfico de vehículos que entran y salen de los sitios, dijo Jeffrey Lewis, profesor adjunto del Centro James Martin para Estudios de No Proliferación en el Instituto Middlebury de Estudios Internacionales.

“Estamos viendo muchos indicios que sugieren que Rusia, China y Estados Unidos podrían reanudar las pruebas nucleares”, afirmó, algo que ninguno de estos países ha hecho desde que se prohibieron las pruebas nucleares subterráneas en virtud del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares de 1996. China y Estados Unidos firmaron el tratado, pero no lo han ratificado.

El coronel retirado de la Fuerza Aérea estadounidense Cedric Leighton, exanalista de inteligencia, revisó las imágenes de los sitios nucleares de las tres potencias y llegó a una conclusión similar.

“Está muy claro que los tres países, Rusia, China y Estados Unidos, han invertido una gran cantidad de tiempo, esfuerzo y dinero no solo en modernizar sus arsenales nucleares, sino también en preparar los tipos de actividades que serían necesarias para una prueba”, dijo.

Moscú ratificó el tratado, pero el presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo en febrero que ordenaría una prueba si Estados Unidos actúa primero, y agregó que “nadie debería hacerse ilusiones peligrosas de que la paridad estratégica global puede ser destruida”.

Las expansiones corren el riesgo de desencadenar una carrera para modernizar la infraestructura de pruebas de armas nucleares en un momento de profunda desconfianza entre Washington y los dos gobiernos autoritarios, dijeron analistas, aunque la idea de un conflicto armado real no se considera inminente.

“La amenaza de las pruebas nucleares proviene del grado en que aceleran la creciente carrera armamentista entre Estados Unidos, por un lado, y Rusia y China, por el otro”, dijo Lewis. “Las consecuencias de esto son que gastamos grandes sumas de dinero, aunque no conseguimos estar más seguros”.

EE.UU. cree que Rusia tuvo una prueba fallida de misiles balísticos intercontinentales cerca del momento en que Biden visitó Ucrania Amenazas nucleares

Los comentarios de Lewis se produjeron después de que un destacado grupo de vigilancia nuclear, el Boletín de Científicos Atómicos, a principios de este año estableciera su icónico Reloj del Apocalipsis, una medida de lo cerca que está el mundo de la autodestrucción, en 90 segundos para la medianoche, el ajuste más precario del reloj desde su creación en 1947.

El grupo citó la guerra en Ucrania, provocada por la invasión ilegal de Rusia a su vecino en febrero de 2022, como principal motivo de su aleccionadora evaluación.

“Las amenazas apenas veladas de Rusia de utilizar armas nucleares recuerdan al mundo que la escalada del conflicto —por accidente, intención o error de cálculo— es un riesgo terrible. La posibilidad de que el conflicto se salga del control de cualquiera sigue siendo alta”, afirmó el grupo.

En otras palabras, el Reloj del Juicio Final señala hoy un mayor riesgo de fin de la humanidad que en 1953, cuando tanto Estados Unidos como la Unión Soviética llevaron a cabo espectaculares pruebas de armas nucleares en la superficie.

En agosto de 2023, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, hizo un nuevo llamado para que los países clave ratifiquen el tratado internacional que prohíbe los experimentos con fines tanto pacíficos como militares.

“Este año, nos enfrentamos a un aumento alarmante de la desconfianza y la división globales”. dijo Guterres. “En un momento en el que hay casi 13.000 armas nucleares almacenadas en todo el mundo —y los países están trabajando para mejorar su precisión, alcance y poder destructivo— es una receta para la aniquilación”.

Lewis señaló que el desempeño inesperadamente pobre del ejército ruso en Ucrania podría ser parte del impulso para que Moscú considere reanudar las pruebas nucleares.

Dmitry Medvedev, un partidario de Putin y actual vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, dijo que Moscú “tendría que usar armas nucleares” si la contraofensiva de Ucrania tuviera éxito. La retórica belicosa de Medvedev ha llamado la atención, pero Putin es el responsable clave de la toma de decisiones en Rusia y es ampliamente visto como el verdadero poder detrás del trono durante los cuatro años de presidencia de Medvedev.

Belarús, que ha desempeñado un papel clave en la invasión rusa de Ucrania, también recibió armas nucleares tácticas de Moscú, dijo el presidente de ese país, Alexander Lukashenko, en agosto. Añadió que Minsk estaría dispuesto a utilizarlas ante una “agresión” extranjera.

“No hay razón para dudar” afirmación de Putin sobre traslado de armas nucleares a Belarús, dicen funcionarios de inteligencia de EE.UU. Los sitios de pruebas nucleares de Rusia y China

Incluso cuando el ejército ruso invadió Ucrania el año pasado, los analistas también han visto una expansión del sitio de pruebas nucleares del país en Novaya Zemlya, en el archipiélago del océano Ártico.

A mediados de agosto de 2023, la instalación recibió una atención renovada cuando el ministro de Defensa Sergei Shoigu realizó una visita, según el Ministerio de Defensa ruso.

Nueva construcción en el sitio de pruebas nucleares de Novaya Zemlya en Rusia, 22 de junio de 2023. (Crédito: Planet Labs PBC/Middlebury Institute)

El sitio de Novaya Zemlya fue utilizado por primera vez por la Unión Soviética para realizar pruebas nucleares en 1955, hasta la última explosión subterránea de la URSS en 1990. Durante ese tiempo, el sitio fue testigo de un total de 130 pruebas que involucraron más de 200 dispositivos, según una reseña publicada en la revista Science and Global Security.

Imágenes satelitales obtenidas por CNN muestran que ha habido una extensa construcción en el sitio de pruebas de Novaya Zemlya de 2021 a 2023, con barcos y nuevos contenedores llegando a su puerto, carreteras manteniéndose despejadas en el invierno y túneles excavados profundamente.

“El sitio de pruebas ruso ahora está abierto todo el año, los vemos quitando la nieve de las carreteras, los vemos construyendo nuevas instalaciones”. dijo Lewis.

Cerca de esas instalaciones hay túneles donde Rusia ha realizado pruebas en el pasado, dijo Lewis. “En los últimos cinco o seis años, hemos visto a Rusia cavar nuevos túneles, lo que sugiere que están preparados para reanudar las pruebas nucleares”, añadió.

“Para mí está bastante claro que los rusos se están preparando para una posible prueba nuclear”, añadió Leighton, ex oficial de inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y ahora analista de CNN. Pero ofreció lo que dijo que eran “advertencias” importantes.

“Es posible que los rusos estén intentando ir hasta el límite haciendo todos los preparativos para una prueba nuclear, pero en realidad no la llevan a cabo. En esencia, estarían haciendo esto para ‘asustar’ a Occidente”, dijo Leighton.

Moscú no ha respondido a la solicitud de CNN de comentar sobre este tema, y no hay forma de saber exactamente qué está pasando oculto a la vista de los satélites.

Sitio de pruebas nucleares de Lop Nur. (Crédito: Planet Labs PBC/Middlebury Institute)

También se detectó un aumento de actividad en el sitio de pruebas nucleares chino en Lop Nur, un lago salado seco entre dos desiertos en el oeste escasamente poblado de China.

Las imágenes de satélite muestran que en los últimos años se ha estado excavando un nuevo quinto túnel subterráneo y se han construido nuevas carreteras. Una comparación de las imágenes tomadas en 2022 y 2023 muestra que el tamaño de la pila de escombros ha aumentado constantemente, lo que lleva a los analistas a creer que se están ampliando los túneles, dijo Lewis.

Además, el área principal de administración y apoyo ha visto nuevos proyectos de construcción. En 2021 y 2022 se construyó una nueva zona de almacenamiento que podría utilizarse para almacenar explosivos, añadió.

“El sitio de pruebas chino es diferente al sitio de pruebas ruso”, dijo Lewis. “El sitio de pruebas chino es enorme y tiene muchas partes diferentes”.

“(Parece) muy ocupado y estas cosas se ven fácilmente en imágenes de satélite. Si nosotros podemos verlos, creo que el gobierno de Estados Unidos ciertamente puede hacerlo”, añadió.

El aumento de la actividad en Lop Nur también fue señalado en un informe de abril del proyecto Observador de China de la Fundación para la Paz Sasakawa, un grupo de expertos de China en Japón.

Después de un análisis de fotografías satelitales del sitio de Lop Nur, el grupo concluyó que el “posible objetivo de China es realizar pruebas nucleares subcríticas”.

Encontró un posible sexto túnel de prueba en construcción en Lop Nur, afirmando que “el hecho de que se haya excavado un túnel muy largo a lo largo del terreno de la montaña con curvas en el camino indica que la construcción del sitio de prueba se encuentra en su fase final”

En una declaración a CNN, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China criticó el informe por “exagerar la ‘amenaza nuclear de China’” y lo describió como “extremadamente irresponsable”.

Belarús utilizaría armas nucleares en caso de “agresión”, afirma Lukashenko

Nueva Construcción en el área administrativa y de apoyo, sitio de pruebas nucleares de Lop Nor. (Crédito: Planet Labs PBC/)

“Desde el anuncio de la suspensión de las pruebas nucleares en 1996, la parte china ha respetado consistentemente esta promesa y trabajado duro para defender el consenso internacional sobre la prohibición de las pruebas nucleares”, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

Añadió que la comunidad internacional debería tener una “alta vigilancia” sobre las actividades de Estados Unidos en materia de pruebas nucleares.

La actividad nuclear en el desierto de Nevada, EE.UU.

Estados Unidos publica una versión no clasificada de la Revisión de la Postura Nuclear cada pocos años, que proporciona una visión general del papel de las armas nucleares en su estrategia de seguridad.

El informe más reciente, publicado en octubre del año pasado, decía que Washington solo consideraría el uso de armas nucleares en “circunstancias extremas”. Sin embargo, también afirmaba que Estados Unidos no adopta una “política de no ser el primero en usar” porque resultaría en un “nivel de riesgo inaceptable” para su seguridad.

Estados Unidos llevó a cabo su última prueba subterránea en 1992, pero Lewis dijo que el país se ha mantenido durante mucho tiempo en un estado de preparación para una prueba nuclear, listo para reaccionar si uno de sus rivales actúa primero.

“Estados Unidos tiene la política de estar preparado para realizar una prueba nuclear con un aviso relativamente corto, alrededor de seis meses”, dijo.

Las imágenes de satélite comerciales, tomadas sobre el sitio de pruebas nucleares en Nevada, oficialmente conocido como Sitio de Seguridad Nacional de Nevada, muestran que una instalación subterránea, el complejo U1a, se amplió considerablemente entre 2018 y 2023.

La Administración de Seguridad Nacional (NNSA), una rama del Departamento de Energía de Estados Unidos que supervisa el sitio, dice que el laboratorio es para realizar experimentos nucleares “subcríticos”, una práctica de larga data destinada a garantizar la confiabilidad de las armas en el arsenal actual sin pruebas a gran escala.

“En experimentos subcríticos, los explosivos químicos de alto poder generan altas presiones, que se aplican a materiales de armas nucleares, como el plutonio. La configuración y la cantidad de explosivos y materiales nucleares son tales que no se producirá ninguna explosión nuclear”, dice el sitio web de la NNSA.

En respuesta a la solicitud de comentarios de CNN, un portavoz de la NNSA confirmó que se ha estado “recapitalizando la infraestructura y las capacidades científicas” en el sitio de pruebas de Nevada, lo que incluye la adquisición de nuevas fuentes y detectores avanzados, el desarrollo de tecnología de medición de reactividad y la actividad continua de túneles.

“(Esto) proporcionará capacidades de diagnóstico y datos modernos para ayudar a mantener la seguridad y el rendimiento del arsenal nuclear estadounidense sin más pruebas explosivas nucleares subterráneas”, añadió el portavoz.

Lukashenko ofrece armas nucleares a países dispuestos a “unirse al Estado de la Unión de Rusia y Belarús”

Actividad de construcción, Sitio de Seguridad Nacional de Nevada de 2023 a 2018. (Crédito: Planet Labs PBC/Middlebury Institute)

Un informe de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) de EE.UU. publicado en agosto dice que Estados Unidos construirá dos dispositivos de medición en el sitio de Nevada para “realizar nuevas mediciones de plutonio durante experimentos subcríticos”.

Los dispositivos y las mejoras de infraestructura relacionadas, necesarios “para informar los planes para modernizar el arsenal de armas nucleares”, costarán entre US$ 2.500 y 2.600 millones y estarán listos para 2030, según el informe de la GAO.

Un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional también dijo a CNN que está monitoreando de cerca las actividades militares de Rusia, pero agregó que “no ha visto ninguna razón para ajustar nuestra propia postura nuclear”.

Sin embargo, la ampliación de las instalaciones en el sitio de pruebas de Nevada podría alimentar los temores en Moscú y Beijing de que Washington pueda estar preparándose para una prueba nuclear, porque si bien ambos países pudieron ver el desarrollo a partir de imágenes satelitales, carecen de la capacidad de verificar de forma independiente lo que sucede adentro, dijo Lewis.

Y tales percepciones pueden volverse peligrosas, especialmente en la era actual con miedo y falta de confianza por todas partes, dijo.

“El peligro es que incluso si los tres comienzan planeando ir en segundo lugar, uno de ellos podría convencerse de la importancia de ir primero, uno de ellos podría decidir que, dado que todos los demás lo están haciendo, es mejor dar el salto, y realmente ponerse en marcha”.

Si lo hacen, el mundo lo sabría: es probable que cualquier explosión subterránea importante sea detectada por el Sistema de Vigilancia Internacional (IMS), una red de 337 instalaciones que monitorea el planeta en busca de signos de explosiones nucleares.

Modernización continua

Hans Kristensen, director del Proyecto de Información Nuclear de la Federación de Científicos Estadounidenses, estuvo de acuerdo en que existe un peligro real de una escalada de pruebas si una de las principales potencias lo hiciera.

“En el momento en que una de las principales potencias nucleares haga estallar un arma nuclear en alguna parte, ya sabes, todas las apuestas están canceladas, porque no hay duda de que todos volverán a unirse a ese negocio”, dijo.

En un anuario reciente sobre las fuerzas nucleares mundiales, del que Kristensen es coautor y fue publicado por el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) en junio, analistas concluyeron que todas las potencias nucleares del mundo –que también incluían al Reino Unido, Francia, India, Pakistán, Corea del Norte e Israel– continuaron “modernizando sus arsenales nucleares” el año pasado.

Rusia, por ejemplo, anunció el 1 de septiembre que su nuevo misil balístico intercontinental Sarmat o “Satanás II” está operativo. El Sarmat podría transportar 10 y posiblemente más ojivas nucleares con objetivos independientes con un alcance de hasta 18.000 kilómetros, según el Proyecto de Defensa contra Misiles del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Estados Unidos también está construyendo nuevos sistemas vectores para ojivas nucleares, como el bombardero furtivo B-21 y el submarino de misiles balísticos clase Columbia. Como parte de la actualización, también se agregarán sitios de almacenamiento nuclear a las bases de la Fuerza Aérea de EE.UU. en Ellsworth y Dyess, escribió Kristensen en un informe en la Federación de Científicos Estadounidenses en 2020.

El El B-21 Raider se presenta durante una ceremonia en la Planta 42 de la Fuerza Aérea de Northrop Grumman en Palmdale, California, el 2 de diciembre de 2022. (Crédito: Frederic J. Brown/AFP/Getty Images/Archivo)

El informe del SIPRI decía que Rusia y Estados Unidos poseen actualmente alrededor del 90% de todas las armas nucleares del mundo; se estima que Estados Unidos tiene más de 3.700 ojivas almacenadas y Rusia unas 4.500. Ambos países mantienen sus arsenales nucleares estratégicos en alerta inmediata, lo que significa que pueden lanzarse armas nucleares con poca antelación.

El arsenal nuclear de China ha aumentado de 350 ojivas en enero de 2022 a 410 en enero de 2023.

En el pasado, China no combinó ojivas con sistemas vectores, manteniendo sus fuerzas nucleares en estado de “alerta baja”. Pero la ONG Asociación de Control de Armas (ACA) dijo este año que el Ejército ahora rota mensualmente los batallones de misiles del estado de ‘espera’ al estado ‘listo para lanzar’.

Fiona Cunningham, académica no residente del Programa de Política Nuclear del Carnegie Endowment for International Peace, escribió en la revista mensual de la ACA en agosto que la postura nuclear de Beijing es difícil de discernir.

“El creciente tamaño, precisión, preparación y diversidad del arsenal de China refuerza la credibilidad de la capacidad del país para amenazar con represalias por un ataque nuclear y permite a China hacer amenazas más creíbles de usar armas nucleares primero”, escribió.

Vista aérea de la capa de nieve en el lago Lop Nur y el desierto de Taklamakan en el condado de Yuli el 28 de noviembre de 2021, en la prefectura autónoma mongol de Bayingolin, región autónoma uygur de Xinjiang de China. (Crédito: Yang Kun/VCG/Getty Images)

Pero Kristensen le dijo a CNN que si bien las tres potencias principales han estado realizando pruebas subcríticas, creía que “una prueba nuclear a gran escala es poco probable”.

Daryl Kimball, director ejecutivo de la Asociación para el Control de Armas, estuvo de acuerdo y escribió en el boletín informativo de septiembre de la organización que “China, Rusia y Estados Unidos continúan participando en actividades relacionadas con armas en sus antiguos sitios de pruebas nucleares”.

Pero Kimball señaló que sin una prueba real, “es más difícil, aunque no imposible, que los estados desarrollen, prueben y utilicen nuevos diseños de ojivas”.

¿Cuál es el punto de hacer más pruebas nucleares?

Si los tres países suspendieron las pruebas nucleares desde la década de 1990, ¿qué podrían ganar con la reanudación de estas pruebas?

Lewis dijo que una razón para realizar pruebas, especialmente para China, es obtener datos más actualizados para modelos informáticos que muestren lo que haría una explosión nuclear. Porque mientras Estados Unidos y Rusia han realizado cientos de pruebas, China solo ha realizado unas 40 y tiene muchos menos puntos de datos.

“Esas 40 pruebas se realizaron en los años 60, en los años 70, en los años 80, cuando su tecnología no era tan avanzada. Los datos que tenemos no son tan buenos”, dijo Lewis.

Novaya Zemlya es un archipiélago en el Océano Ártico ubicado al norte de Rusia, 23 de agosto de 2012. (Crédito: DigitalGlobe/Maxar/Getty Images/File)

Otros señalan que las grandes potencias no han probado armas nucleares de bajo rendimiento, que producen una explosión nuclear más pequeña que podría apuntar a una unidad o formación específica del campo de batalla, en lugar de destruir una ciudad importante.

En un informe de 2022 para el Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins en Baltimore, los investigadores Michael Frankel, James Scouras y George Ullrich sugieren que Estados Unidos podría dudar en tomar represalias por un ataque ruso de bajo rendimiento porque no ha probado los tipos de armas que necesitaría usar.

“Si bien Estados Unidos tiene ahora varias armas de menor rendimiento en su arsenal, son insuficientes en cantidad y diversidad de sistemas de lanzamiento”, dice su informe.

En particular, dice el informe, se han propuesto armas nucleares más pequeñas, con rendimientos inferiores a un kilotón (en comparación, la bomba atómica que Estados Unidos lanzó sobre Hiroshima, Japón, en 1945 tenía un rendimiento de unos 15 kilotones) que pueden ser lanzadas por avión o barcos como elemento disuasivo ante las amenazas nucleares rusas.

“Es poco probable que tales armas estén disponibles si no se realizan pruebas”, dice el informe.

Estados Unidos, primera potencia nuclear del mundo, ha realizado 1.032 pruebas, la primera en 1945 y la última en 1992, según datos de Naciones Unidas. La Unión Soviética (ahora Rusia) realizó 715 pruebas entre 1949 y 1990, y China realizó 45 pruebas entre 1964 y 1996.

Lewis cree que un deseo de Estados Unidos, Rusia y China de ser los primeros en desarrollar armas “exóticas” del futuro también infunde la necesidad de realizar pruebas nucleares de esos posibles sistemas.

Algunos de estos podrían estar pronto en el arsenal ruso, ya que Putin se ha jactado de armas como un torpedo apocalíptico con armas nucleares y un misil de crucero de propulsión nuclear.

“Estamos al borde de este tipo de futuro de ciencia ficción en el que estamos resucitando todas estas terribles ideas de la Guerra Fría”, dijo Lewis.

Hayley Britzky de CNN contribuyó a este informe.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.