Sindicato UAW anuncia importante extensión de la huelga en GM y Stellantis, pero informa avances en las conversaciones con Ford

(CNN) — El sindicato United Auto Workers (UAW) anunció una extensión de la huelga contra GM y Stellantis, pero dijo que el progreso en las negociaciones con Ford significa que no ampliará el número de trabajadores de Ford que participan en los paros.

El presidente de la UAW, Shawn Fain, hizo el anuncio en la mañana de este viernes. “Hoy al mediodía, hora del este [hora de Miami], todos los centros de distribución de repuestos de General Motors y Stellantis estarán en huelga”, dijo. “Cerraremos la distribución de piezas hasta que esas dos empresas entren en razón y se sienten a la mesa con una oferta seria”.

Sin embargo, Fain dijo que hubo una mejora significativa en las ofertas de Ford y que, por eso, la huelga no se ampliará allí.

“Queremos reconocer que Ford se toma en serio el deseo de llegar a un acuerdo”, dijo.

La huelga ahora se expandirá a los 38 centros de distribución y repuestos de GM y Stellantis repartidos en 20 estados. Los centros de distribución generalmente envían piezas a los concesionarios para utilizarlas en reparaciones, por lo que la medida podría paralizar rápidamente la capacidad de los concesionarios para reparar vehículos, que es la parte más rentable de su negocio.

Aun así, el anuncio de avances en Ford generó esperanzas de que la huelga, al menos allí, pudiera terminar relativamente rápido. Antes del viernes, había pocas señales públicas de que el sindicato y la dirección de las tres empresas estuvieran cerca de llegar a un acuerdo.

Parece probable una huelga en la industria automotriz de Estados Unidos. ¿Debo comprar un auto ahora?

“Ford está trabajando diligentemente con el UAW para llegar a un acuerdo que recompense a nuestra fuerza laboral y permita a la compañía invertir en un futuro vibrante y en crecimiento”, dijo Ford en un comunicado. “Aunque estamos logrando avances en algunas áreas, todavía tenemos brechas importantes que cerrar en las cuestiones económicas clave. Al final, las cuestiones están interconectadas y deben funcionar dentro de un acuerdo general que respalde nuestro éxito mutuo”.

El anuncio se produce pocos días después de que Ford llegara a un acuerdo tentativo con el sindicato canadiense Unifor, que evitó una huelga de más de 5.000 trabajadores de la industria automotriz en Canadá, que la obligaría a cerrar sus tres fábricas allí.

Si bien la huelga continuará en las tres líneas de ensamblaje que ya están protestando actualmente (una planta de camionetas Ford, en Wayne, Michigan; una planta de GM, en Wentzville, Missouri y de Stellantis, en Toledo), no se agregarán fábricas, solo los centros de distribución de repuestos. Pero eso creará una gran presión sobre GM y Stellantis desde su red de concesionarios. Stellantis vende automóviles en Norteamérica con las marcas Jeep, Ram, Dodge y Chrysler.

El sindicato inició las medidas el 15 de septiembre con huelgas en solo tres de las 25 plantas de ensamblaje de las empresas en Estados Unidos, y alrededor de 12.700 de sus 145.000 miembros en los tradicionales “Tres Grandes” se marcharon temprano esa mañana.

Unos 5.625 miembros del UAW trabajan en los nuevos objetivos de huelga anunciados este viernes. Eso elevará el total de miembros del UAW que estarán en huelga a poco más de 18.300. Y la huelga ahora se extenderá de costa a costa, donde se retirarán de sus lugares de trabajo los trabajadores de instalaciones desde Virginia hasta California.

Concesionarios y centros de reparación

Las nuevas huelgas están destinadas específicamente a perjudicar a los concesionarios.

Los concesionarios de automóviles de las Tres Grandes no son propiedad de las propias Tres Grandes empresas. En cambio, son franquicias individuales que compran automóviles a los fabricantes y luego los venden a los clientes.

Sin embargo, simplemente vendiendo automóviles no es como esos concesionarios ganan mucho dinero: los concesionarios ganan mucho dinero con los mecánicos de los centros de servicio. Cada vez que es necesario reparar un automóvil, es probable que se necesite una pieza nueva, y muchos conductores llevan sus automóviles directamente a los concesionarios para que los revisen, especialmente cuando aún están en garantía.

Pero la huelga ampliada del UAW ahora tiene como objetivo los centros de distribución de repuestos para GM y Stellantis. Sin el envío de piezas nuevas a los centros de servicio, los concesionarios pronto empezarán a quedarse sin stock, lo que podría obligarlos a rechazar reparaciones de automóviles y grandes ingresos potenciales.

Sin esos ingresos adicionales, los propios propietarios de los concesionarios podrían comenzar a aumentar la presión sobre GM y Stellantis para que comiencen a hacer concesiones a sus trabajadores, de manera muy similar a como lo ha hecho Ford.

Negociaciones contractuales: la huelga del sindicato UAW vuelve a centrar la atención en la semana laboral de cuatro días

Ford, que ha hecho concesiones en todo, desde la eliminación de niveles salariales hasta la seguridad laboral, probablemente verá que sus centros de servicio de concesionarios funcionarán con normalidad.

Inflación, concesiones previas

Esta es la primera vez que el sindicato golpea a los tres grandes fabricantes de automóviles al mismo tiempo. Tradicionalmente había elegido una empresa a la vez como objetivo de sus acciones laborales. Y la mayoría de las veces, todos los trabajadores de esa empresa se declararon en huelga al mismo tiempo.

El sindicato insiste en que es mejor seguir con esta nueva estrategia de huelgas selectivas que interrumpan las operaciones, pero planteó la posibilidad de acciones adicionales en el futuro si las empresas no cumplen con sus demandas.

Durante el anuncio de este viernes, Fain hizo referencia a “mantener nuestra flexibilidad y nuestra influencia para escalar, según sea necesario”.

El sindicato inició negociaciones exigiendo un aumento inmediato del 20 % para sus miembros y un total del 40 % en aumentos salariales durante los cuatro años de vigencia del contrato.

También quiere revertir una serie de concesiones a las que el sindicato renunció durante las negociaciones de 2007 y 2009, cuando Ford estaba casi sin efectivo y GM y el predecesor de Stellantis, Chrysler, estaban camino a la quiebra y a los rescates federales.

Entre las concesiones que quiere revocar: el UAW quiere que las empresas ofrezcan planes de pensiones tradicionales y atención médica para jubilados a los trabajadores contratados desde 2007, un servicio que ahora solo está disponible para los empleados de mayor antigüedad. También exige una reanudación de los ajustes del costo de vida para proteger a los trabajadores del aumento de los precios, así como el fin del nivel más bajo de salarios y beneficios para los trabajadores contratados desde 2007.

De cara a este viernes, las empresas están ofreciendo aumentos de alrededor del 20 % durante la vigencia del contrato, incluidos aumentos inmediatos de alrededor del 10 %.

Pero a pesar de que las empresas obtienen ganancias récord o casi récord, dicen que las demandas sindicales no son asequibles y las colocarían en una grave desventaja competitiva en comparación con sus rivales no sindicalizados, incluidos Tesla y los fabricantes de automóviles extranjeros que operan plantas en Estados Unidos.

A las 10:30, hora de Miami, Stellantis subió en la bolsa un 0,98 %; Ford subió un 3,57 %; y GM subió un 0,7 %.

Mike Ballaban, de CNN, contribuyó con el reporte.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.