Cómo una teoría conspirativa sobre John F. Kennedy, Trump y Jesús destrozó vidas y familias

Cómo las teorías conspirativas están destrozando a las familias estadounidenses. Donie O’Sullivan de CNN presenta la investigación “Waiting for JFK: Report from the Fringe”, en “The Whole Story with Anderson Cooper”, este domingo a las 8 P.M., hora de Miami.

(CNN) — “Ahora el árbol genealógico es así”, ensalzó con confianza el hombre de la cinta. “John John y… Trump son primos. Y el tío de Trump es John F. Kennedy padre, y Joe Kennedy, que tampoco está muerto….Y el padre de Trump es el general George Patton y su hermano es Mussolini”.

Colleen Protzman escuchaba, abatida. El hombre que hablaba en la cinta era su hijo, Michael Protzman.

“Y la cuestión es que él cree eso”, dijo.

Su hijo se había convertido en la figura principal de una rama de QAnon que creía que John F. Kennedy Jr., quien murió en un accidente aéreo cerca de Martha’s Vineyard en 1999, estaba vivo y trabajando en secreto con el expresidente Donald Trump para salvar a Estados Unidos de una camarilla malvada.

Es el tipo de teoría conspirativa que uno podría suponer que se manifiesta solo en los rincones oscuros de Internet.

Pero eso cambió el 2 de noviembre de 2021, cuando cientos de personas de todo el país se reunieron en la infame loma cubierta de hierba en Dealey Plaza de Dallas, donde el presidente John F. Kennedy fue asesinado en 1963. La congregación no estaba allí para conmemorar la muerte del 35º presidente de Estados Unidos. Estaban allí para ver lo que desesperadamente esperaban que fuera el regreso de los Kennedy.

Una multitud se reúne en Dallas en noviembre de 2021. (WFAA)

“Se dice en la calle que Junior, JFK Jr, aparecerá y presentará a sus padres”, dijo un creyente al equipo de noticias local de la WFAA que se había apresurado a ir a la plaza después de escuchar informes de una gran multitud reunida. Cuando se le preguntó qué esperaba que pasara, el hombre respondió con seriedad: “Él (JFK Jr.) probablemente será el vicepresidente con Trump”.

El difunto John F. Kennedy y su hijo no lograron materializarse. La mayoría de la multitud reunida se fue a casa y siguió con sus vidas, algunos de ellos decepcionados de que lo imposible no hubiera ocurrido. Pero otros se quedaron, esperando durante meses en Dallas el regreso de los Kennedy.

De alguna manera, los Kennedy, una dinastía familiar que alguna vez encarnó al Partido Demócrata, se habían convertido en héroes de un movimiento que también adoraba a Trump. Una extraña mezcla de tradición estadounidense que se remonta al asesinato de JFK, junto con profecías bíblicas y adyacentes a QAnon, sugería que los Kennedy y Trump eran descendientes directos de Jesucristo y protagonistas heroicos de una antigua batalla entre el bien y el mal.

La historia es objetivamente loca, pero logró tocar una fibra sensible. Cientos de personas se presentaron ese día en Dallas con la esperanza de que al menos un Kennedy resurgiera. Otros dejaron atrás sus vidas, sus familias y sus trabajos durante meses esperando esa falsa promesa. ¿Pero por qué?

Reducir desdeñosamente la respuesta a esta pregunta como una ilusión colectiva de los “locos de QAnon” es ignorar el profundo impacto que las teorías de la conspiración marginales están teniendo en las familias estadounidenses y la democracia estadounidense.

Estas falsas creencias son un símbolo y síntoma de una ideología más amplia que se alimenta de la ira, desilusión y soledad y es alimentada por oportunistas motivados política y financieramente que han convertido en un arma las capacidades de construcción de comunidades en las redes sociales.

Michael Protzman se dejó llevar por esta realidad alternativa.

Dependiendo de a quién le preguntes, Protzman fue una víctima cuyas convicciones y visión del mundo fueron alteradas tan radicalmente por lo que leía en Internet que le costó su familia, su hogar y su negocio. O fue un oportunista manipulador que engañó a sus seguidores haciéndoles creer en una profecía bíblica retorcida al estilo de QAnon que los alejó de sus familias, algunas de las cuales creen que engendró una secta.

Michael Protzman (CNN)

Para comprender mejor cómo la desinformación en línea está afectando a las familias estadounidenses, CNN pasó el año pasado rastreando a Protzman y sus seguidores para un documental que se transmitirá por CNN como parte de la serie “The Whole Story” con Anderson Cooper.

Hablamos con decenas de estadounidenses cuyas vidas y familias se han visto afectadas por teorías de conspiración, incluida la propia familia de Protzman.

En junio, Protzman resultó gravemente herido en un accidente en una pista de motocross en Minnesota y murió unos días después. Tenía 60 años. Pero la trágica historia de Michael Brian Protzman comenzó mucho antes del accidente.

Presa

Michael “no era un experto en informática”, dijo su madre, Colleen Protzman. Pero en los años posteriores al colapso financiero de 2008, comenzó a investigar en línea sobre la inversión en plata. Muchos sitios web que promocionan la venta de metales preciosos como la plata se basan en teorías de conspiración apocalípticas sobre un colapso monetario global para convencer a la gente de que entregue su dinero.

En ese momento, Michael vivía con su esposa y sus dos hijos cerca de Seattle. Dirigía un negocio de demolición pero estaba preocupado por el futuro financiero de su familia. “Él sabía que no iba a poder seguir haciendo este trabajo para siempre porque es muy duro para el cuerpo”, dijo su madre a CNN.

Fue con esas preocupaciones, y algunos otros problemas familiares, que los sitios de teorías conspirativas comenzaron a absorberlo. Con el tiempo, su miedo se hizo palpable: el dólar estadounidense estaba a punto de colapsar. Quería que su madre cobrara sus ahorros de jubilación 401(k) y los invirtiera en plata, dijo.

“Él simplemente era tan inflexible sobre el hecho de que temía que nosotros, su familia, sus hermanas, yo, su esposa y su hija nos quedáramos sin nada si no entendíamos que esto iba a suceder y no invertíamos”, explicó.

Colleen Protzman (CNN)

Después de unos años, la visión del mundo de Michael se había extendido a teorías conspirativas sobre los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y la masacre de la escuela primaria Sandy Hook.

“Creo que se aisló más. Y cuanto más aislado estaba, más necesitaba que su familia estuviera de acuerdo con él, que creyera en todo lo que él creía. Y no lo hicimos”, dijo su madre.

Colleen Protzman aceptó hablar con CNN en febrero de este año porque quería que la gente supiera quién era su hijo antes de que se convirtiera en un líder de una secta acusado; a sus ojos, el verdadero Michael.

Habló de un hijo amoroso, un padre trabajador, alguien comprometido en el cuidado de su familia. Contó una ocasión en la que Michael conducía por la Interestatal 5 cerca de su casa en el estado de Washington y vio a una familia cuyo automóvil se había averiado bajo la lluvia torrencial. Michael se detuvo y ayudó a la familia a llegar a un garaje y a conseguir ropa nueva y seca. “Ese es el tipo de persona que era”, dijo su madre.

Pero, dijo, a medida que pasaron los años y Michael cayó más profundamente en la madriguera de las teorías conspirativas, comenzó a involucrarse con QAnon, el creciente engaño en línea que afirma que el expresidente Donald Trump es un héroe destinado a salvar a Estados Unidos de una camarilla malvada de pedófilos adoradores de Satán.

Fue toda una transformación: Michael había votado dos veces por el presidente Barack Obama, según su madre, y había sido fanático del ícono liberal Rachel Maddow. Él “pensaba que ella era fantástica, inteligente y perfecta”, recordó.

Con el tiempo, las teorías conspirativas se convirtieron en lo único de lo que Michael podía hablar. Su madre intentó ayudarlo a desacreditar parte de la información errónea que le enviaba, pero fue en vano.

Eventualmente, comenzó a sentirse frustrado porque su familia se negaba a creer las mismas afirmaciones falsas que él defendía. Su familia también se sintió frustrada, agotada por su proselitismo.

El corresponsal de CNN Donie O’Sullivan entrevista a Michal Protzman en Dallas (CNN)

En noviembre de 2021, cuando Michael y sus seguidores llenaron en los titulares de todo el país con su extraña reunión en Dealey Plaza esperando que aparecieran inexplicablemente los Kennedy, ya no vivía con su familia, su esposa se estaba preparando para solicitar el divorcio y su negocio había terminado cerrando.

La fascinación por los Kennedy emana de una rama de la mitología de QAnon. La cuenta anónima en línea con una larga historia de predicciones falsas y publicaciones sin sentido en el centro del fenómeno QAnon, denominada “Q”, repentinamente quedó en silencio durante un período en 2018, dando paso a otra cuenta anónima que introdujo la narrativa de Kennedy.

La teoría de la conspiración sugiere, sin pruebas, que JFK Jr. en realidad no murió en un accidente aéreo en 1999 y que está trabajando con Trump para salvar a Estados Unidos. Los creyentes afirman que JFK Jr. se convertirá en vicepresidente en la próxima administración Trump, y algunos llegan incluso a sugerir que el propio JFK podría caminar entre nosotros nuevamente porque él es Jesucristo.

De hecho, algunos seguidores de QAnon piensan que esto es una locura, y la cuenta “Q” original, una vez que comenzó a publicar nuevamente en 2018, rechazó la teoría de la conspiración. Pero aún así, la creencia entre algunos sigue viva.

Depredador

“Se llevó a mi persona”, dijo Erica Vigrass, conteniendo las lágrimas.

Su hermano Jason fue a Dallas en noviembre de 2021 para presenciar lo que creía que sería el regreso de JFK y se quedó allí. Pasó meses en Dallas y viajó por todo el país con Protzman y sus seguidores a los mítines de Trump.

Erica Vigrass (CNN)

Erica cree que Jason encontró a Michael Protzman en Telegram, una aplicación de mensajería de redes sociales que ganó popularidad en EE.UU. después del ataque del 6 de enero al Capitolio, cuando grandes plataformas como Facebook y Twitter cerraron las cuentas de destacados teóricos de la conspiración.

Fue allí donde Protzman encontró una audiencia, personas que validaban sus creencias en las teorías de conspiración que su familia le había estado diciendo durante años que eran absurdas. “Recuerdo que le dijo a su amigo: ‘Estoy en Telegram y, de repente, tengo estos seguidores'”, recordó la madre de Protzman.

Protzman solía pronunciar sermones en vivo a sus seguidores durante horas seguidas en Telegram. Los largos y serpenteantes monólogos incluían un vertiginoso uso de la gematría, la práctica de asignar un valor numérico a cada letra del alfabeto (A=1, B=2, C=3… etc.). Protzman usó la gematría para tratar de demostrar conexiones entre personas como los Kennedy y Trump.

Las afirmaciones sin sentido han demostrado ser efectivas para atraer a la gente (Protzman tenía decenas de miles de seguidores en Telegram), incluido Jason, el hermano de Erica Vigrass.

Vigrass y otras familias cuyos seres queridos abandonaron su hogar para seguir a Protzman creían que él era un maestro manipulador que separaba a las personas de sus familias y las abrumaba con teorías extravagantes y gematría.

Erica dijo que su hija menor una vez le dijo a Jason que tenía miedo de ser secuestrada. Después de eso, dijo Erica, Jason comenzó a leer en línea sobre casos de secuestro, tráfico y abuso de niños en Estados Unidos.

Estos son problemas muy reales. Pero en línea, las denuncias de delitos y las denuncias en torno a ellos se han convertido en armas, y los malos actores difunden desinformación diseñada para explotar uno de nuestros instintos más básicos: proteger a los niños. Los políticos del Partido Demócrata y las celebridades de Hollywood han sido etiquetados como pedófilos y afirmados falsamente que son parte de una camarilla que abusa y trafica con niños.

Es una teoría de conspiración profundamente poco original que se remonta a la Edad Media, cuando los judíos fueron acusados ​​de utilizar la sangre de niños cristianos en rituales. Pero se ha mantenido a lo largo de los siglos, tal vez debido a las emociones instintivas que despierta entre los creyentes.

“Creo que una de las principales cosas que llamó la atención de Michael fue que había un esfuerzo tan concertado para dañar a los niños”, dijo la madre de Protzman. “Existe este grupo, no solo en nuestro país, sino en el mundo, que controla todo. Y lo principal es que dañan a los niños de todo tipo de formas horribles. Y eso simplemente lo enfureció”.

“Estas personas están perdidas”, continuó, “al igual que [Michael] se perdió”.

Ella cree que Protzman, al igual que Jason, también fue víctima de todo esto. Cayó por la madriguera del conejo de la misma manera que lo habían hecho sus seguidores, solo que bajó mucho más.

“No los obligaron a ir a Dallas. No están obligados a estar allí, pero han sido absorbidos al igual que [Michael] fue absorbido”, dijo la madre de Protzman. “Él no empezó teniendo una secta”, dijo, aunque reconoció que su hijo se había vuelto cómplice del problema.

Después de la muerte de Michael Protzman este verano, algunos de sus seguidores se negaron a creer que había fallecido. Al igual que JFK Jr., dijeron algunos de ellos, Protzman había fingido su propia muerte. De hecho, algunos creían que era posible que Michael fuera JFK Jr.

Colleen Protzman esperaba que la muerte de su hijo pudiera ser una oportunidad para que sus antiguos seguidores reflexionaran y regresaran con sus familias. “Tal vez puedan dejar esto atrás”, dijo, “y darse cuenta de que todo lo que estaban siguiendo o buscando, al menos en esta parte, ya está hecho”.

Más allá de JFK

Los casos de Michael Protzman y el hermano de Erica Vigrass pueden parecer extremos –y en muchos sentidos lo son–, pero también son ilustrativos de un problema más amplio que afecta potencialmente a millones de familias estadounidenses. Vigrass nunca imaginó que las teorías de conspiración que su hermano estaba ventilando en la mesa de la cocina podrían llevarlo a unirse a lo que ella considera una secta.

“Tómalo en serio y se conciente de que es mucho más insidioso de lo que parece”, advirtió Vigrass. “Si te están hablando de eso, es muy posible que la cantidad de esas cosas que han consumido sea mucho mayor de lo que imaginas”.

Las familias suelen ser las únicas que ven el daño devastador que causan las teorías de la conspiración cuando un ser querido se ve consumido por información falsa.

“Gran parte del dolor, el trauma y la destrucción que QAnon está infligiendo ocurren a puertas cerradas, detrás de escena”, dijo Jesselyn Cook, periodista y autora que ha pasado años hablando con familias que enfrentan información errónea. “No aparece en las noticias. No se está manifestando ante el público. Está sucediendo en la mesa de la cena. Está sucediendo por teléfono con tu abuela”.

Estas realidades alternativas y peligrosas han desgarrado a las familias y al tejido social y se han manifestado en un ataque mortal al Capitolio de Estados Unidos. Cuanto más se adentra uno en la madriguera del conejo, más probabilidades hay de encontrar, y tal vez aceptar, odio racista y antisemita, dicen los investigadores.

Diane Benscoter, exmiembro de la Iglesia de la Unificación (mejor conocida como los “Moonies”) que ahora dirige Antidote, una organización sin fines de lucro que ayuda a las personas que han sido víctimas de la desinformación y las sectas, le dijo a CNN que ha visto una explosión de personas que buscan ayuda.

Si bien hay un sinfín de razones por las que las personas se han visto absorbidas por estas realidades alternativas, todas las familias y expertos con los que habló CNN dijeron que el sentido de pertenencia y comunidad jugó un papel clave.

Bowling Alone, un estudio fundamental publicado en 2000, documentó la disminución del capital social en Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XX, en parte observando la disminución de la membresía en clubes de bolos y otros clubes sociales.

Las redes sociales que han surgido desde entonces nos han distanciado a muchos de nosotros. A principios de este año, el Cirujano General de Estados Unidos dijo que la soledad y el aislamiento habían alcanzado niveles epidémicos.

Esto ha llevado a Benscoter, una autodenominada exmiembro de una sect, a creer que la proliferación de teorías de conspiración en los Estados Unidos del siglo XXI debe tratarse no solo como un problema político o de salud mental, sino como un problema de salud pública.

La amenaza, dijo, va mucho más allá de la división de las familias estadounidenses, y el ataque al Capitolio de Estados Unidos demuestra la peligrosa potencia de estas mentiras.

“Creo que estamos en una situación de crisis real, real”, dijo Benscoter. “Creo que podríamos perder la democracia”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.