Condenan a dos años de prisión a una madre de Nebraska que ayudó a su hija a hacerse un aborto ilegal y a descartar el feto

(CNN) — Una madre de Nebraska acusada de ayudar a su hija de 17 años a realizarse un aborto ilegal y descartar el feto fue sentenciada a dos años de prisión este viernes, informó Norfolk Daily News.

La sentencia llega después de que Jessica Burgess, de 42 años, se declarara culpable en julio de dos delitos graves (retirar, ocultar o abandonar un cuerpo humano muerto y realizar un aborto después de las 20 semanas de embarazo) y un delito menor de información falsa.

CNN se comunicó con la defensa de Burgess, el abogado del condado de Madison y el tribunal de distrito del condado de Madison para solicitar comentarios.

La hija de Burgess, Celeste Burgess, que ahora tiene 19 años, fue sentenciada en julio a 90 días de cárcel después de declararse culpable del delito grave de sustraer, ocultar o abandonar un cuerpo humano muerto.

La policía de Norfolk comenzó a investigar a las mujeres en abril de 2022 creyendo que Celeste Burgess había dado a luz un feto muerto, según documentos judiciales.

Las autoridades alegaron que Celeste Burgess se sometió a un aborto con medicamentos y que violó la prohibición estatal de aborto tras las 20 semanas de embarazo. Celeste Burgess tenía alrededor de 28 semanas de embarazo cuando decidió ponerle fin, según alegan documentos judiciales.

La píldora de aborto mifepristona seguirá disponible en EE.UU., determina una corte de apelaciones. Pero también falla a favor de limitar su acceso

A principios de este año, el gobernador de Nebraska promulgó un proyecto de ley que prohíbe la mayoría de los abortos después de las 12 semanas, con excepciones por agresión sexual, incesto y emergencias médicas.

Los investigadores utilizaron mensajes de Facebook entre las mujeres Burgess para establecer que debatieron la obtención de píldoras abortivas y la quema de «las pruebas», según mostraron documentos judiciales.

Las píldoras compradas por Jessica Burgess no son recetadas por los médicos después de que el embarazo llegó a las 10 semanas, dijo el fiscal del condado de Madison, Joe Smith, según Norfolk Daily News.

Un cartel pegado a una percha cuelga cerca del Capitolio de Idaho, en Boise, tras las protestas contra las nuevas leyes abortistas del estado, que prohíben el procedimiento. (Crédito:Sarah A. Miller/Idaho Statesman/TNS/Getty Images/FILE)

«Esta acusada en realidad le dio estas drogas a su propia hija. El abogado defensor hizo un buen trabajo evitando un caso de abuso infantil. Todo esto fue innecesario. Todo fue una tontería», dijo Smith, citado por el periódico.

Jessica Burgess cuestionó algunas de las afirmaciones de los informes policiales, pero aceptó la responsabilidad de sus acciones, dijo su abogado Brad Ewalt en el informe.

«Entiendo que hay violaciones a la ley. Entiendo que existen graves violaciones de la ley. Ella entiende que se enfrenta a sanciones graves, pero las acepta. Y está dispuesta a aceptar lo que decida el tribunal», dijo Ewalt, según el periódico.

Jessica Burgess podrá ser liberada después de cumplir un año de prisión, informó el periódico.

El juez de distrito del condado de Madison, Mark Johnson, la amonestó ante el tribunal.

«Me estremezco al pensar, señora Burgess, que usted tiene tal falta de respeto por (llámelo feto humano, llámelo niño nacido muerto) que lo trataría como basura y no le daría ningún respeto en su tratamiento y descarte. Nuestra sociedad espera más, exige más», dijo Johnson.

«Fuiste la adulta durante todo este tiempo y fracasaste estrepitosamente en ser la consejera adulta de tu hija», añadió.

Andy Rose de CNN contribuyó a este informe.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.