Las albóndigas de Ikea en Chile rivalizan con sus muebles

Más que ir por muebles u objetos de decoración a las nuevas tiendas que la firma sueca Ikea inauguró hace un año en Chile, hoy el plan principal de quienes viven en la capital del país, Santiago, es ir a comer albóndigas. El módico precio del plato de bolitas de carne, acompañado de puré de patatas y mermelada de arándanos —unos 5,6 dólares (5,2 euros)— ha conquistado paladares entre los comensales del país sudamericano. En su primer año de actividad en el mercado local, Ikea ha vendido 1,5 millones de albóndigas de carne o veganas.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.