Aragonès: “Ha sido una manifestación de odio y venganza contra Cataluña”

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, valoró ayer con dureza la convocatoria impulsada por el PP en contra de la amnistía de los líderes independentistas catalanes asegurando que fue “una manifestación de odio y venganza contra Cataluña”. “El PP solo tiene un mensaje para los independentistas: un mensaje de represión y de venganza. Hoy han escupido odio contra Cataluña”, insistió Aragonès, en una comparecencia por la tarde en el Palau de la Generalitat. El president cargó contra el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, afirmando que si “ha fracasado” en su intento por ser investido presidente del Gobierno es porque “Cataluña ha vencido a Feijóo en las urnas”.

Aragonès ha continuado con un tono duro y ha aseverado que este domingo “es una España negra la que se ha manifestado” y ha considerado que esta actitud de los populares lo que ha conseguido es que los catalanes indecisos sobre la amnistía, se hayan decantado a favor de ella. Sobre su eventual apoyo a Pedro Sánchez, Aragonès ha valorado que “la amnistía es un paso necesario, pero no es suficiente para resolver el conflicto de Cataluña” y ha asegurado que “para avanzar” en las negociaciones sobre la investidura, el PSOE tendrá que poner sobre la mesa “cómo Cataluña decide su futuro”, además de “cómo acabar con el déficit fiscal” o el traspaso total del servicio de Rodalies.

“El acto representa a la España que ve que las urnas no le dan la razón”, afirma Jordi Turull, secretario general de Junts

El secretario general de Junts, Jordi Turull, también ha sostenido que el acto representa a la España que “ve que las urnas no le dan la razón”. “Se van a unir ‘el atado y bien atado’ [en referencia al testamento de Franco] y el ‘a por ellos”. El líder de Junts también ha acusado a los expresidentes del Gobierno Felipe González y José María Aznar de “representar la España más negra” e incidió en que nada de ello “asusta o impresiona” a Junts. “Nosotros vamos a defender lo que han dicho las urnas. Otros lo intentan a través de las togas y mecanismos que no son los democráticos”. Turull también censuró que se busque la vía judicial para intentar que quien marca la política en Cataluña “no sean las urnas sino las togas”, aseguró en Vitoria-Gazteiz, donde estaba invitado por el PNV a la celebración del tradicional Alderdi Eguna (día del partido).

El PNV ha celebrado este domingo su fiesta junto a dirigentes, militantes y simpatizantes del partido. Miles de personas han acudido bajo el lema Batzen Gaituen Eguna (El día que nos une). La formación vio cumplidas sus expectativas, después de la desmovilización de la pasada edición que el partido atribuyó a la pandemia. El presidente del partido vasco, Andoni Ortúzar, consideró que ha llegado la hora de hablar del modelo territorial del Estado y del “reconocimiento nacional” de Euskadi y Cataluña, “con prudencia y con valentía”. El líder vasco también ha adviertido al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que también es el momento de “cumplir los compromisos” adquiridos. “Solo quien cumple la palabra dada antes puede volver a pedir apoyos después. Vienen semanas intensas. Sabremos actuar con inteligencia para que las cosas salgan bien para Euskadi”, ha avisado.

Ortúzar ha comenzado su intervención con una alusión al “momento político y social complejo” que se vive. En este contexto, ha explicado que “la democracia en España está malita”, y el que PNV tiene disposición de “aportar”, pero que quiere que se les “corresponda con la misma voluntad por todas las partes”. A su juicio, “una de las mejores demostraciones de que la democracia española está malita es que ha sido imposible en los últimos 20 años hablar del modelo territorial del Estado, el más mínimo debate sobre el reconocimiento nacional de Euskadi o de Cataluña”. “Pues bien. Ha llegado la hora de hacerlo”, remató.

Mientras, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha censurado los “mensajes catastrofistas” y las “críticas destructivas que pretenden dañar la reputación” de Euskadi, así como “las huelgas y manifestaciones”, realizadas “por intereses políticos” que “generan un malestar artificial en la sociedad vasca, que a nadie beneficia”. Urkullu ha cuestionado “la reiteración de críticas que no aportan” a la sociedad y ha apelado a “los valores del PNV” para construir una “sociedad igualitaria”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.