España aguanta las primeras embestidas de la ralentización europea

Retorna el frío a la economía europea. Solo hay que echar un vistazo al estado de su locomotora. Alemania vuelve a ser el enfermo de Europa con una crisis que le golpea por muchos frentes y que ha puesto en evidencia las fragilidades de su modelo de crecimiento: la crisis energética e industrial tras retirarle el dopaje del gas ruso barato; las dificultades de su estructura exportadora agravadas por los males de China; un déficit demográfico que la deja sin trabajadores; la falta de infraestructuras, consumo privado y tecnología puntera; la necesidad del automóvil de adaptarse a las exigencias verdes… Alemania padece, e Italia y Holanda ya cayeron en el segundo trimestre. El deterioro de la industria europea empieza a trasladarse a los servicios. Además, las subidas de tipos buscan domeñar la inflación ahogando la actividad mediante un aumento de la carga financiera y la restricción del crédito y la inversión.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.