México llega a un acuerdo con Estados Unidos para deportar a migrantes de sus ciudades fronterizas mientras un alcalde advierte que su ciudad está en “un punto de quiebre”

(CNN) — México llegó a un acuerdo con Estados Unidos para deportar a migrantes de sus ciudades fronterizas a sus países de origen y tomar varias medidas para disuadir a los migrantes como parte de un nuevo esfuerzo para combatir el reciente aumento en los cruces fronterizos.

Funcionarios mexicanos se reunieron con funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos el viernes en Ciudad Juárez, México, al otro lado de la frontera con El Paso, Texas, luego del reciente aumento de cruces ilegales hacia Estados Unidos que cerró temporalmente un puente internacional y detuvo el principal sistema de trenes de carga de México. .

Como parte del acuerdo, México acordó “despresurizar” sus ciudades del norte, que limitan con El Paso, San Diego y Eagle Pass, Texas, donde el alcalde ha declarado el estado de emergencia. También implementarán más de una docena de acciones para evitar que los migrantes arriesguen sus vidas al utilizar el sistema ferroviario para llegar a la frontera entre Estados Unidos y México, según el Instituto Nacional de Migración de México.

Los cruces de migrantes a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México están aumentando, superando los 8.600 en un período de 24 horas esta semana, según un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional. Eso representa un aumento de alrededor de 3.500 arrestos diarios en la frontera después de que la expiración del Título 42 en mayo desencadenara nuevas consecuencias para quienes cruzan la frontera ilegalmente. El lunes hubo más de 8.000 detenciones.

Organizaciones sin fines de lucro y funcionarios de comunidades fronterizas a ambos lados de la línea entre Estados Unidos y México, desde el océano Pacífico hasta el Golfo de México, dicen que el aumento actual de la migración podría deberse a la desinformación y a un aumento de los secuestros en México, entre otras cosas.

México acepta deportar inmigrantes para “despresurizar” su frontera norte con EE.UU.

Los sectores más transitados son Del Río, El Paso, Lower Rio Grande Valley y Tucson; cada uno enfrentó más de 1.000 encuentros en las últimas 24 horas, según el funcionario. Eagle Pass está en el sector de Del Río.

Unos 6.500 inmigrantes están detenidos sólo en El Paso, que “tiene una cantidad limitada de recursos”, dijo el alcalde Oscar Leeser en la conferencia de prensa de este sábado.

“Hemos llegado a lo que consideramos un punto de quiebre en este momento”, dijo el alcalde.

Un refugio desbordado en la parte noreste de la ciudad planeaba abrir sus puertas este sábado por la noche mientras la ciudad enfrenta una oleada sin precedentes de migrantes que cruzan la frontera sur de Estados Unidos, dijo el administrador municipal adjunto Mario D’Agostino en una conferencia de prensa.

El refugio, que funcionará en el Centro Recreativo Nations Tobin, ha sido preparado durante las “últimas dos semanas”, dijo D’Agostino. La instalación tiene capacidad para unas 400 personas.

El Paso recibe más de 2.000 inmigrantes adicionales cada día, dijo D’Agostino, y la ciudad espera una “gran afluencia” en los próximos días.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha estado aumentando los recursos en la frontera, incluido un anuncio hecho por funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional el miércoles de que enviaría al menos 800 nuevos miembros del personal en servicio activo para unirse a los 2.500 miembros de la Guardia Nacional que ya prestan servicio.

La máxima diplomática de México señaló que su país está lidiando con sus propios desafíos debido al reciente aumento: México recibe alrededor de 6.000 migrantes diariamente en su propia frontera sur, la mitad de los cuales son de países centroamericanos, dijo la Secretaria de Relaciones Exteriores de México, Alicia Bárcena. en una conferencia de prensa en la ONU el viernes.

Un día de la semana pasada, alrededor de 11.000 migrantes llegaron a la frontera de México con Estados Unidos, dijo Bárcena, anunciando que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quiere reunirse con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en Washington en noviembre para discutir la migración, junto con el tráfico de drogas y armas de fuego.

México acuerda tomar 15 acciones

A la reunión del viernes asistieron el comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza, Troy Miller, el comisionado del Instituto Nacional de Migración de México, el gobernador del estado mexicano de Chihuahua, miembros de la defensa nacional y de la Guardia Nacional de México y representantes de Ferromex, un operador ferroviario mexicano, según al instituto.

Los funcionarios mexicanos prometieron llevar a cabo una serie de 15 acciones como parte del acuerdo, algunas en coordinación con Aduanas y Protección Fronteriza y Ferromex, que incluye la deportación de migrantes a sus países de origen por tierra y aire.

El país dijo que llevará a cabo negociaciones con los gobiernos de Venezuela, Brasil, Nicaragua, Colombia y Cuba para confirmar la recepción de sus ciudadanos deportados desde la frontera entre Estados Unidos y México. También permitirá a los agentes de la patrulla fronteriza estadounidense expulsar a los migrantes a través del puente internacional de Ciudad Juárez, que conecta con El Paso.

Miller “insta a la coordinación de esfuerzos para disminuir la creciente migración irregular y la continuación del comercio y los viajes legales, al tiempo que reitera la necesidad de un compromiso coordinado, para incluir patrullas reflejadas con las agencias policiales locales mexicanas”, dijo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos en un comunicado más tarde el domingo.

“Seguimos trabajando estrechamente con nuestros socios en México para aumentar la seguridad y abordar la migración irregular a lo largo de nuestra frontera compartida”, dijo Miller en un comunicado. “Estados Unidos y México siguen comprometidos a detener el flujo de migración irregular impulsado por contrabandistas sin escrúpulos, manteniendo al mismo tiempo el acceso a vías legales”.

Otros términos del acuerdo incluyen presentar un informe diario del número de migrantes en el sistema ferroviario al sector de El Paso de Aduanas y Protección Fronteriza, establecer puntos de control a lo largo de la ruta ferroviaria de Ferromex y realizar intervenciones en vías férreas y carreteras, según el Instituto Nacional de Migración de México.

El instituto dijo que México había deportado a más de 788.000 inmigrantes a sus países de origen entre el 1 de enero y septiembre.

Las acciones acordadas por los funcionarios mexicanos plantean dudas sobre si el país está realizando el trabajo típicamente designado para Estados Unidos, desde el sur de la frontera, para gestionar la afluencia de migrantes en las últimas semanas, lo que ha agotado los recursos federales y abrumado las instalaciones ya abarrotadas, informó CNN anteriormente.

Muchos de los que abandonan sus hogares para ir a Estados Unidos enfrentan viajes largos y peligrosos con la esperanza de encontrar una vida mejor y más segura. Algunos pueden huir de la violencia, mientras que otros pueden emigrar en busca de oportunidades económicas o para reunirse con sus familias, dicen los expertos. El deterioro de las condiciones en América Latina, exacerbado por la pandemia de coronavirus, también ha contribuido a la afluencia de inmigrantes a Estados Unidos.

Antes de que se anunciara el acuerdo con México, Ariel Ruiz Soto, analista principal de políticas del independiente Instituto de Política Migratoria en Washington, dijo a CNN la semana pasada que el número de cruces fronterizos probablemente aumentaría “a menos que México aumente la aplicación de la ley o suceda algo más en el futuro”. región.”

Pero es poco probable que incluso el aumento de las deportaciones desde México afecte un factor que, según Ruiz, ha estado detrás del reciente aumento de los cruces fronterizos. La creciente violencia en ciertas regiones de México ha impulsado una mayor migración, dijo Ruiz, señalando que el número de familias mexicanas que llegan a la frontera y probablemente buscan asilo ha “aumentado notablemente”.

En julio de 2022, cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos indican 4.000 encuentros de familias mexicanas en la frontera. Un año después, el número se había más que cuadriplicado, llegando a casi 22.000.

Esta no es la primera vez que México acepta ayudar a Estados Unidos con el control de la inmigración.

En 2019, los expertos dijeron que el despliegue masivo de tropas de la Guardia Nacional en México había jugado un papel importante en el bloqueo de los esfuerzos de los migrantes por llegar a la frontera.

¿Qué está impulsando el aumento?

El principal funcionario de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos dijo este domingo que los contrabandistas son los culpables del último aumento de inmigrantes.

“Los contrabandistas están cruzando ilegalmente a estos grandes grupos para obtener ganancias financieras y usándolos como una distracción para introducir narcóticos mortales y criminales violentos a los Estados Unidos”, dijo el jefe de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos, Jason Owens, en una publicación en las redes sociales.

Los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional que la semana pasada anunciaron un aumento de los recursos a la frontera no dieron una explicación clara de qué podría estar impulsando el último aumento y dijeron que todavía están examinando las razones específicas.

En McAllen, Texas, la Patrulla Fronteriza liberó a unos 600 inmigrantes por día a organizaciones sin fines de lucro la semana pasada, en comparación con alrededor de 400 por día el mes pasado, según la hermana Norma Pimentel, directora ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande.

Pimentel dijo que el repentino aumento de migrantes que cruzan entre puertos de entrada podría deberse, en parte, a un aumento de secuestros, amenazas y extorsiones en las ciudades mexicanas de Matamoros y Reynosa.

“Está sucediendo en cantidades muy elevadas”, dijo Pimentel a CNN. “En lugar de esperar su cita con CBP One, eligen ingresar porque temen por sus vidas”.

Los migrantes que llegan al albergue son en su mayoría de Honduras, pero también hay personas de Ecuador, Colombia, Cuba y Venezuela, dijo Pimentel.

En la cercana Matamoros, México, al otro lado de la frontera con Brownsville, Texas, alrededor de 4.500 migrantes esperan en refugios y campamentos, dijo a CNN Glady Edith Cañas, quien dirige la organización sin fines de lucro Ayudandoles a Triunfar.

Cañas dice que la información errónea, que puede propagarse muy rápidamente entre las redes de inmigrantes, ha estado empujando a algunos inmigrantes a cruzar entre puertos de entrada.

Aquellos que cruzan la frontera y son procesados por las autoridades fronterizas estadounidenses y liberados en ciudades estadounidenses envían videos a los migrantes que esperan en México, diciéndoles que se les ha “permitido” ingresar al país, dijo.

“Los migrantes se llenan de esperanza”, dijo Cañas. “La información se difunde tan rápido que han sido procesados en la frontera con Matamoros, y cruzan el río exponiendo sus vidas”.

Al otro lado de la frontera de San Diego, en Tijuana, México, alrededor de 5.500 migrantes esperan en refugios de la ciudad, según Enrique Lucero, director de asuntos migratorios de la ciudad.

Al igual que Cañas, Lucero dice que los inmigrantes se desesperan y cruzan ilegalmente debido a la información errónea que se difunde entre las familias de inmigrantes a quienes los funcionarios de inmigración les han concedido libertad condicional, una forma de alivio temporal.

Eagle Pass, Texas, que ha sido el punto álgido más reciente en la frontera sur, ha visto a miles de migrantes cruzar la frontera ilegalmente en un solo día en varias ocasiones la semana pasada.

Para la única organización sin fines de lucro que trabaja con inmigrantes en la pequeña ciudad, eso significó que el número de inmigrantes dejados por las autoridades fronterizas aumentó de 300 por día a 500 o incluso 900 por día, según Valeria Wheeler, directora ejecutiva de Mission. Esperanza fronteriza.

Wheeler le dijo a CNN que la mayoría de los inmigrantes eran venezolanos y permanecieron en la ciudad aproximadamente una noche. Y, dice, espera que el creciente número de inmigrantes que ingresan al país continúe esta semana.

— Catherine E. Shoichet, Priscilla Alvarez y Ed Lavandera de CNN contribuyeron a este informe.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.