La inflación se mantiene estable en septiembre en EE UU pese a la subida de los carburantes y la vivienda

Después de que el índice de precios al consumo (IPC) de Estados Unidos repuntara en agosto hasta el 3,7% (desde el 3,2% de julio) por la subida del precio de la gasolina, y de que la creación de empleo se disparase por sorpresa el mes pasado, los mercados aguardaban con expectación este jueves el comportamiento del último IPC, el correspondiente a septiembre, para intuir los próximos pasos de la Reserva Federal, que ese mes pulsó el botón de pausa tras un año de subidas de tipos. Los economistas encuestados por Reuters preveían que la inflación general se situara el mes pasado en el 3,6% en tasa anualizada, una ligerísima mejora respecto a agosto, y la subyacente, en el 4,1% anual, el menor incremento en dos años. Las previsiones de los analistas casi acertaron: la inflación aumentó un 0,4%, desestacionalizado, y un 3,7% en los últimos 12 meses (lo mismo que en agosto), mientras que la subyacente, que no tiene en cuenta los precios de alimentos y energía, más volátiles, fue del 0,3% en septiembre y del 4,1% en el último año, también igual que en agosto. La subyacente es la que más preocupa a la Fed.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.